Considerado por la crítica especializada como el más grande director de orquesta del siglo XX, Arturo Toscanini será recordado a 60 años de su muerte, que se cumplen este lunes 16 de enero.


NTX/MSM/MCV |  entretenimiento.terra.com | Fotografía Getty Image

De acuerdo con datos disponibles, Toscanini nació en Parma, Reino de Italia, el 25 de marzo de 1867, y dio inicio a su carrera musical como violonchelista pero al poco tiempo demostró su talento para la dirección orquestal.

Entre 1898 y 1903, Toscanini fue director de La Scala de Milán, en donde dio a conocer nuevas partituras de repertorios en alemán y francés y dedicó especial atención al repertorio sinfónico.

El sitio “Biografiasyvidas.com” señala que Toscanini realizó una importante gira de conciertos por toda Italia. Al poco tiempo realizó presentaciones en Argentina y en 1908 en Nueva York dirigió el Metropolitan Opera House. Durante su estancia en Estados Unidos, interpretó por primera vez piezas como ” La fanciulla del West ” y “Boris Godunov”. Regresó a Italia en 1930 para estar al frente como director de La Scala, logrando incrementar la orquesta hasta 100 intérpretes y formar un coro con 120 voces. Fue en 1937 que Toscanini obtuvo el puesto de director de la National Broadcasting Company Symphony Orchestra, creada especialmente para él, con la que dirigió una famosa serie de actuaciones en la radio.

En su repertorio figuraban 117 óperas de 53 compositores mientras que su repertorio sinfónico constaba de más de 480 obras de 175 compositores.

Arturo Toscanini falleció el 16 de enero de 1957, en la ciudad de Nueva York, no sin antes haber dejado diversas anécdotas relacionadas con su perfeccionismo y su carácter “tosco”.

Sobre ese carácter, recuerdan que durante la Primera Guerra Mundial hizo que la orquesta del Ejército italiano tocara durante el ataque de Monte Santo mientras caían granadas alrededor.

Le agredieron cuando se negó a tocar el himno fascista Juventud. Y cuando se promulgaron las leyes raciales contra los judíos, dirigió a la Filarmónica de Israel, compuesta por músicos hebreos escapados de la persecución nazi, en su concierto inaugural en Tel Aviv, por citar algunas de las que han quedado registradas en sus biografías.