Destacados Eventos Sinfónico

Hablar del barítono Gaspar Colón Moleiro es referirse a uno de los cantantes líricos más exitosos que ha dado Venezuela.

Por Roberto C. Palmitesta
ESPECIAL PARA VENEZUELA SINFÓNICA

Este 2017 estuvo lleno de éxitos nacionales e internacionales, inclusive llegó a presentarse 2 veces y con rotundo éxito en Japón, junto a orquestas de gran prestigio como la New Japan Philarmonyc y la Orquesta Sinfónica de Varsovia durante el mes de mayo.

Actualmente Gaspar se encuentra en Caracas y será el solista por segunda vez de la obra “La Leyenda del Diablo de Carora”, original del compositor José Agustín Sánchez y que fuera estrenada mundialmente el 2 abril en la ciudad de Carora. Este sábado 11 de noviembre a las 4:00 pm, será interpretada por primera vez en la capital, con la Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas, bajo la dirección de Luis Miguel González, teniendo como escenario a la Sala José Félix Ribas del Teatro Teresa Carreño.

Colón interpretó la Sinfonía Nº 9 de Beethoven con la Sinfónica de Varsovia y con la New Japan Philarmonyc formó parte de la obra “Misa Tango”, del compositor argentino Luis Bacalov. En 2016 su voz también se escuchó en tierras niponas,  esa vez con la Orquesta Filarmónica de Osaka en el concierto de su aniversario Nº 50.

Además de contar cómo será la experiencia de volverse a meter en la piel del diablo en el concierto de este sábado, Gaspar habla sobre sus planes futuros en Venezuela y del éxito obtenido en el lejano oriente.

¿Cómo te preparas para meterte de nuevo en la piel del diablo?

Para mí representa una gran alegría estrenar esta obra Caracas, ya que viene de un tema propio de Carora; cuando la estrenamos allí fue muy bien recibida y espero que eso ocurra este sábado, no me cabe la menor duda que será un éxito. Musicalmente tiene elementos compositivos muy interesantes y pasajes musicales muy bellos, también histriónicamente es un reto, es imposible cantarla sin actuarla, hay un vínculo que hace que sea imposible el no actuar, debo hacer un performance para transmitir lo que aparece en la partitura.

¿Qué tal las expectativas de trabajar nuevamente con la OSMC y con Luis Miguel González?

Me alegra mucho volver a trabajar con la Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas, le tengo un profundo cariño y respeto, son mis amigos, gente muy valiosa, excelentes músicos, además trabajar de nuevo con Luis Miguel Romero será un privilegio, con él hice la ópera Tosca, él es un director muy ingenioso, con buenas ideas, te enseña, es enriquecedor trabajar con él. En este caso estoy seguro que en los ensayos se aprenderán muchas cosas porque es segunda vez que se interpreta esta obra, así que tendremos nuevas visiones lo cual te enriquece como ser humano.

¿Cuál es tu opinión acerca del trabajo como compositor de José Agustín Sánchez? Ya tu habías estrenado “Amazónica” con la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, que también es de su autoría.

La forma en que José Agustín Sánchez toma su inspiración es muy interesante, vocalmente hablando es un reto y lo digo por Amazónica, tanto aquella vez como ahora con El Diablo de Carora ha sido un reto, pero que al superarlo te enriqueces como artista. Además del atractivo musical son obras interesantes, bellas, ricas en sonoridades, son un reto técnico y teórico, tiene unas concepciones rítmicas difíciles de agarrarles el swing, son unas búsquedas acidas que se lanza el maestro (risas). Además él es todo un personaje, muy inteligente, es poeta y con él se conversa sabroso, tiene mucho que decir y que aportar.

En Venezuela tenemos material interesantísimo que es importante retomar, tenemos cuentos e historias para hacer muchos ciclos y me alegra que esta vez se haya llevado a escenario. Es una fortuna que tengamos un compositor que oriente su espíritu creador hacia nuestra cultura

¿Qué opinas de idea de un ciclo de obras y conciertos que rescatan los cuentos y leyendas de la cultura venezolana?

Me parece muy importante el rescate de nuestras historias, es muy positivo este ciclo de conciertos de la OSMC e igualmente el trabajo del compositor José Agustín Sánchez. En Venezuela tenemos material interesantísimo que es importante retomar, tenemos cuentos e historias para hacer muchos ciclos y me alegra que esta vez se haya llevado a escenario. Es una fortuna que tengamos un compositor que oriente su espíritu creador hacia nuestra cultura, eso nos hace falta. Nuestro país tiene mucho potencial para explotar, no solo en la música, también con el teatro.

Si, estas iniciativas tanto por parta de la orquesta, como del compositor, tienen un gran valor cultural.

Claro, hay unos valores que son superiores, estamos estrenando obra de la cultura venezolana, con un vínculo con historia del país, de un lugar emblemático musical y culturalmente como lo es Carora, de donde han salido tantos artistas, además de lo que representa trabajar con una orquesta tan importante como la Municipal de Caracas y con un gran director al frente como los es Luis Miguel González.  

Después del concierto de este sábado ¿Cuáles son tus planes más inmediatos?

Tengo puros compromisos en Venezuela, en lo que queda del año. Al terminar con la OSMC me meto de lleno en los ensayos la opera Gertrudis, del maestro Gerardo Gerulewicz, que tiene una música muy bella, es una obra de tres mujeres con una participación interesante del Rey Claudio al cual voy a dar vida. La vamos a presentar en Barquisimeto, Caracas y Cumaná.

También tengo un compromiso con la Orquesta Sinfónica Gran Mariscal Ayacucho con el espectáculo “La canción de Caracas en navidad”, con guión de Federico Pacanis, es un espectáculo muy agradable, que tiene muchas cosas de la cultura venezolana.

¿Cómo te fue en Japón?

Tuve el placer de presentarme en dos oportunidades en Japón, todo salió muy bien y a diferencia de lo que muchos piensan los japoneses son un público muy entusiasta, más de lo que se imaginan, porque no son nada fríos. Cantar en Japón fue una experiencia rarísima porque allá todo resulta interesante, es otra cultura, todo es diferente y tienen una forma muy distinta la manera de hacer las cosas, sobre todo con las precisiones de los horarios.

En Japón dentro del mundo sinfónico – académico y del canto lírico los venezolanos han sido muy bien recibidos.

Así es, ellos reciben muy bien a los venezolanos, sus orquestas, sus cantantes, agrupaciones corales, solistas y me alegra mucho que sea así. Espero concretar nuevos proyectos en ese país en el futuro.