Este 24 de noviembre, Gaélica volverá montarse en escena con su tradicional concierto de navidad. Pero en esta ocasión, trae una novedad, y es que por siete años consecutivos, la agrupación liderada por Gabriel Figueiras ha interpretado los cánticos decembrinos con su particular sonoridad: ahora se incorpora la dimensión sinfónica y la esencia de un gran espectáculo, por lo que el público disfrutará de una verdadera gala musical titulada “Una Sinfonía de Paz”


Por Ana María Hernández Guerra | Fotografías: José Alberto Sandoval | www.albertosandoval.com

Figueiras comenta que con el repertorio navideño, Gaélica ha realizado dos discos, “Paz” y “Luz”, y “ya habíamos hecho de este concierto una especie de clásico caraqueño. En este octavo año surgió este, y es un paso grande, importante para nosotros crear un espectáculo nuevo. No lo llamamos ‘concierto de navidad’, sino ‘Sinfonía de Paz’ porque valía la pena lanzarlo como nuevo”, agrega, y adelanta que aun no es tiempo para pensar en una producción discográfica aunque seguramente si el espectáculo se consolida, pues lo realizarán.

“Vamos a dejar grabado el concierto en un video, porque es una experiencia único, sobre todo para dejar constancia de la magnitud de lo que estamos haciendo”, explica el flautista y también intérprete de la gaita celta.

Sobre lo que le aporta el sonido sinfónico a Gaélica, Figueiras lanza un “¡guao!” que denota y subraya lo que quiere expresar: “una grandeza increíble, pero también es una dinámica doble, porque en los temas grandes se engrandece y le da un dramatismo mayor. Yo hablaba con mi chica y me dijo ‘voy a tener que llevar una caja de pañuelos, por la emoción’, y creo que yo también me voy a emocionar mucho”.

En esta ocasión, el maestro Héctor Araguainamo es quien realiza los arreglos sinfónicos que reproducirá la Orquesta Sinfónica Teresa Carreño, bajo la batuta de Christian Vásquez. Del mismo modo, en el espectáculo estarán como invitados especiales Mariaca Semprún y los integrantes de la Movida Acústica Urbana: Álvaro Paiva en la guitarra, Edward Ramírez en el cuatro, Jorge Torres en la mandolina, Manuel Rangel en las maracas, María Fernanda González en la bandola llanera, “ellos van a tener una participación especial con los sonidos de la navidad criolla”, dice Figueiras.

Pero esta no es la primera vez que Gaélica se enfrenta al sonido sinfónico. “Ya habíamos tenido una experiencia similar en 2006, en un evento, el Mozartfest, donde diferentes artistas de música pop, rock, alternativa, hacíamos versiones de la música de Mozart, y allí participamos con la Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho, y nos dirigió Alfredo Rugeles”, explicó.

Y para 2017, Gaélica publicará un nuevo álbum, y esta vez con la novedad de canciones cantadas por ellos mismos. Sería su quinto álbum.

De izq a derecha: Elibeth Rodríguez, José Domingo Flores, Marielig Barroso (Amarú Producciones)

De izq a derecha: Elibeth Rodríguez, José Domingo Flores, Marielig Barroso (Amarú Producciones)

Espectáculos a lo grande

Sin duda, una gala como “Sinfonía de Paz” no es posible sin el motor que lo impulse, y, en esta oportunidad, tiene nombre y apellido: Marielig Barroso de Amarú Producciones.

Esta joven promotora, tiene, además de una enorme fuerza de voluntad, la valentía de haber puesto en escena, este mismo año, el exitoso espectáculo “Carmina Burana” que tantos y tan buenos comentarios suscitó.

-¿Cómo llega a la producción de espectáculos?

-Soy egresada de Unearte, como licenciada en Gerencia y Producción Teatral, y también fui adquiriendo conocimientos junto a Mimí Lazo, Fina Torres, Israel Lucas. Estuve en la producción de la ópera “Dido y Eneas”, con la Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas, dirigida por Rodolfo Saglimbeni, fue un montaje grande, con el coro del Sistema (de Orquestas); y fue como el primer encuentro. Después, con Lilibet Rodríguez nos hicimos socias con Amarú para realizar montajes grandes. Luego surgió la iniciativa de abrir una compañía de arte: somos productoras en las cinco áreas, danza, música, teatro, audiovisuales y artes plásticas; y tuvimos un proceso de formación hasta que a finales del año pasado se me ocurre plantearnos un reto mayor y comienza la oferta a Fundamusical con el Carmina Burana. Los convencimos, lo hicimos, y después nos planteamos el híbrido creativo entre Gaélica, Christian Vásquez y nosotros.

Marielig se confiesa fanática de Gaélica. Nunca se había perdido sus espectáculos, e igualmente, en 2015, cuando asistió a su concierto navideño en el Centro Cultural Chacao, se prometió a sí misma llevar a la agrupación de Figueiras a un gran montaje sinfónico. Lo demás fue cuadrar con Vásquez, y para ello aprovechó el contacto que ya se había dado en el marco del “Carmina Burana”.

-¿Qué le motiva a hacer este tipo de eventos?

-Me motiva porque pienso que en un país en crisis, pienso que sí se pueden hacer cosas, sí hay talento, incluso que no se ha descubierto. Pienso que en momentos de crisis es donde más se puede hacer porque tienes muchas dificultades y tienes que buscar maneras creativas. A veces estamos como muy sumergidos en los temas políticos, y ¿por qué no hacer eventos grandes en Venezuela? Antes se hacían cosas tan grandes, y hoy en día se piensa que la única salida es un monólogo barato, o lo comercial. ¿Por qué no de calidad, si el público se lo merece? Por eso hacemos estos espectáculos, que integren todas las artes.

No es fácil. Marielig Barroso asegura que lo que el público verá está hecho a pulso, “los estamos financiando nosotros mismos, Producciones Amarú y el Sistema de Orquestas, y Vásquez y Gaélica aportan.

-¿Y la sala Ríos Reyna? ¿cómo se dieron las cosas?

-Después de “Carmina”, el Teatro Teresa Carreño quedó contento con la experiencia. Creo que uno de los retos más grandes es haber podido reunir a gente de parte y parte: ver a Leonardo Padrón, con viceministros, diputados, todos entre el público, gente que confesó que tenía años sin venir al Teresa Carreño y pudo disfrutar algo con calidad internacional. Creo que al presidente del TTC le agradó que esta movida cultural se diera.

Así que la ambición por brindar cosas buenas no se detiene, y Amarú traerá para 2017 nada más y nada menos que “La Consagración de la Primavera” de Stravinsky. “Ya estamos empezando a imaginar. Fue un proyecto que Christian Vásquez nos propuso. Además, el próximo año que viene serán los 80 de ‘Carmina Burana’”, lo que significa que el gran evento volverá a repetirse.