Comprometida con el desarrollo y bienestar de la sociedad venezolana, la Fundación Bancaribe RSC entregó nuevos aportes por el orden de Bs. 122.552.320 de su Fondo Solidario en respaldo a 10 proyectos educativos en ocho estados del país donde la institución tiene presencia.

La Fundación Bancaribe RSC se encarga de identificar proactivamente a organizaciones sociales que brindan oportunidades de inclusión y desarrollo a niños y jóvenes que se encuentran en situación de riesgo social. Desde 2015, respaldamos proyectos en las áreas de salud y educación que luego de ser evaluados reciben recursos para adecuación de la infraestructura, dotación de materiales y equipos o inicio de operaciones, lo que permite a las organizaciones ampliar la cobertura o mejorar la calidad de la atención prestada a la población beneficiaria”, expresó Erika Schmid, directora asociada de Responsabilidad Social Corporativa de Bancaribe.

Entre los proyectos respaldados en esta oportunidad, se encuentran la dotación de equipos y materiales médicos para el laboratorio de la mención Laboratorio Clínico de la Escuela Técnica Madre Mazarello en Coro, estado Falcón, así como de 42 pupitres para las aulas de la Escuela Técnica Popular María Auxiliadora en Chacao, estado Miranda; ambas adscritas al Instituto María Auxiliadora. De igual manera, la Escuela Técnica Salesiana Santo Tomás de Aquino, en Valera, estado Trujillo, recibió un aporte para la dotación del aula de computación dirigida a la formación complementaria de los jóvenes de sectores populares que cursan estudios técnicos; y en esa misma entidad, se asignaron recursos para el equipamiento de un nuevo centro de inclusión digital de Superatec en el Campus de la Fundación La Salle en Boconó, próximo a inaugurar.

Por su parte, dos instituciones que hacen vida en el estado Portuguesa, fueron también beneficiadas: la Granja Integral Toñero perteneciente a la Red de Casas Don Bosco que se encuentra ubicada en Píritu, con un aporte destinado a la recuperación del sistema hidráulico para el riego de los suelos y la Unidad Educativa Santa Elena, de Fe y Alegría, en Acarigua, para la repotenciación de equipos de computación de la mención técnica de Informática.

En el primer semestre de este año, el Fondo Solidario de la Fundación Bancaribe RSC consideró especialmente el respaldo a proyectos educativos vinculados a actividades productivas como es el caso del aporte otorgado para la activación de la línea de producción porcina para la cría y recría de lechones en beneficio de los estudiantes del Instituto Agropecuario Fe y Alegría, en Cumarebo, estado Falcón, y la adecuación de los espacios del Laboratorio Escuela de Chocolatería para la formación en bombonería de madres y jóvenes del Centro de Capacitación Laboral (CECAL) Luisa Cáceres de Arismendi, de Fe y Alegría, que forma parte del proyecto “Emprendedoras del Chocolate” que adelanta la asociación civil Trabajo y Persona, recientemente inaugurado en el sector Fundación Mendoza de Valencia, estado Carabobo.

Otras dos escuelas de la red Fe y Alegría, fueron respaldadas por la Fundación Bancaribe RSC en esta oportunidad, la Unidad Educativa María Luisa Tubores en Juan Griego, estado Nueva Esparta que recibió un aporte para dotación de material didáctico para los salones de clases; y el Centro de Capacitación Laboral Cristo Rey, Fe y Alegría en Maracaibo, estado Zulia para el arreglo de los techos y el sistema de aislamiento de los talleres de formación en oficios.

“Desde sus inicios Bancaribe se ha solidarizado con las causas más sentidas de la sociedad venezolana. Hoy, a través del Fondo Solidario respaldamos la urgente necesidad de brindar capacitación laboral y en especial formación técnica y tecnológica a los jóvenes de sectores populares”, agregó Schmid.

El Fondo Solidario de la Fundación Bancaribe RSC, desde 2015, ha beneficiado a más de 20.000 niños y jóvenes en, al menos, 19 estados del país donde Bancaribe tiene presencia, para lo cual ha destinado en estos dos años más de 157 millones de bolívares en respaldo de 28 proyectos educativos y de salud.  Esta iniciativa se enmarca en la línea de Responsabilidad Social del banco, denominada Solidaridad Bancaribe.