La socióloga habla de las metas de la institución, se refiere al recorte de presupuesto del ministerio de las Culturas y cree que la llegada de Andrés Rodríguez al GAM no es competencia.

Vía: culto.latercera.com | Por Rodrigo González

En noviembre del 2016, hace exactos dos años, Francisca Florenzano (46) asumió la dirección ejecutiva de la Fundación CorpArtes. La vara estaba alta, con los 150 mil espectadores que había logrado la artista japonesa Yayoi Kusama, pero las ambiciones de la ex directora del Senda iban seguramente aún más arriba. Hoy, CorpArtes luce como el principal polo de atracción de los músicos clásicos que visitan Chile y como destino de algunos de los artistas internacionales más gravitantes.

Ejemplos: el director y pianista Daniel Barenboim en el 2017; el artista chino Ai Weiwei y el conductor venezolano Gustavo Dudamel durante este año. En el 2019 los capítulos de CorpArtes tienen la misma ambición: vienen el destacado director inglés Simon Rattle y la Sinfónica de Londres y mostrará su trabajo el escultor británico Anish Kapoor.

A estas alturas del partido la ejecutiva y socióloga realiza un análisis de medio tiempo.

–¿En qué etapa se encuentra la Fundación CorpArtes?

-Yo detecto tres fases en la vida de CorpArtes: está la primera, que es desde la creación de la Fundación en el 2002; luego viene el centro cultural, que comienza en el 2014; y ahora creo que se debe dar un tercer y gran paso, que es diagnosticar y planificar el rol de la Fundación en el país. Creemos que la oferta cultural de artistas locales en el país es bastante buena y esa es una de la razones por la que nuestra programación privilegia muchas veces lo extranjero. Pensamos que hay propuestas de excelencia fuera de Chile que vale la pena tener acá.

–¿Qué artistas de la próxima temporada están más en esa sintonía?

-Se trata de artistas que se vinculan mucho a la ciudad en el caso de las obras e instalaciones de Anish Kapoor o con un fuerte compromiso social como Simon Rattle. Este año, un caso fue Gustavo Dudamel. Siendo una fundación privada sin fines de lucro tenemos un claro enfoque público.

–Su nombre se escuchaba para ser ministra de las Culturas. Actualmente hay una disminución en el presupuesto cultural del país, ¿Qué opina?

-He estudiado el tema y he visto lo que ha pasado con la disminución de aportes a la Cultura en países europeos, donde el modelo depende del Estado. No nos gusta la merma en presupuestos de este tipo. Dicho eso, creo que los organismos culturales deben prepararse ante esto. Todas las instituciones ligadas al mundo del arte y la cultura deben sudar hoy para no sangrar mañana. Así evitaremos que ocurra lo que hemos visto: un desenlace no feliz de algunas importantes instituciones de otros países.

–¿Qué se puede hacer?

-Creo que a mayor autonomía en lo financiero, menores son las posibilidades de sufrir una crisis por recortes presupuestarios producto de decisiones arbitrarias de terceros, sean estos quienes sean.

–Pero a CorpArtes no le afectan estas disminuciones estatales…

-No, somos una institución privada y no nos afecta el recorte en un 30 por ciento del ministerio de las Culturas. Pero una de mis principales preocupaciones es ver cómo se hace posible que la Fundación CorpArtes sea sustentable en el tiempo. Cómo logramos que pueda seguir teniendo vida en el futuro, más allá del compromiso fundamental en este momento de la familia Saieh.

–¿La filantropía tiene un límite?

-Es que en todo ámbito de cosas nunca hay que dar nada por sentado. Siempre hay que diversificar las fuentes de financiamiento y buscar ser más efectivos en la gestión. Es la manera de tener un impacto y una presencia en el país durante mucho tiempo más.

–¿Cree que la Fundación será financieramente autónoma en el futuro?

-Creo que uno debería esperar a que al menos el 60 por ciento de todos los gastos que se generen sean autónomos

–¿Y ahora en cuánto está?

-Estamos en un 35 por ciento y nuestra meta para el próximo año es del 50 por ciento.

–¿Qué modelos internacionales le atraen?


-Nos interesan mucho las instituciones que mezclan y alternan, que sin perder la excelencia, son innovadoras y contemporáneas. Me llama la atención el Teatro Real de Madrid, pero sobre todo lo que hace Gustavo Dudamel en el Walt Disney Hall de Los Angeles, uniendo música clásica con otras apuestas.


 

–¿Regresará Gustavo Dudamel?

-Creemos que va a volver en el 2020. Estamos en eso ahora.

–¿Con la Filarmónica de Los Angeles?

-No, es con otro proyecto muy bonito. Aunque esperamos traerlo algún día con la Orquesta Filarmónica de Los Angeles.

–¿La llegada del ex director del Teatro Municipal, Andrés Rodríguez, a la presidencia del directorio del GAM significa competencia para CorpArtes, en los espectáculos clásicos?

-No. Nunca hemos competido con el GAM. Son líneas diferentes de trabajo. En general, nuestra forma de trabajar tiene que ver con las sinergias. Con el Teatro del Lago tenemos una muy buena relación y lo mismo sucede con el GAM.