Camilo Jiménez Vera

Camilo Jiménez Vera

Entrevista Exclusiva a Camilo Jiménez Vera

La obra liderada por el maestro José Antonio Abreu echa raíces con la Orquesta Filarmónica de Bogotá, para beneficiar a los niños de la capital colombiana  a través de un acuerdo binacional. Venezuela Sinfónica –noticiero líder dedicado exclusivamente a la música sinfónica y de fusión- conversa vía Skype con el asesor y músico Camilo Jiménez Vera sobre este proyecto que ya arrancó con la dirección general de David García y la dirección musical de la Orquesta Filarmónica Prejuvenil de Bogotá, bajo la batuta del venezolano Manuel López Gómez.

Redacción Venezuela Sinfónica / Evelyn Navas Abdukadir /Eduardo Maurin

La Orquesta Filarmónica de Bogotá (OFB) celebra 50 años de existencia, siendo la orquesta líder del movimiento sinfónico colombiano y su objetivo siempre ha sido la democratización de la cultura musical en todos los ámbitos, ofreciendo sobre todo oportunidades a los profesores jóvenes para la práctica de la música de cámara, dirección y divulgación de la música sinfónica. Así que no era de extrañar que la OFB fijara su interés en el modelo educativo musical de Venezuela, conocido como El Sistema y desde hace un tiempo mantienen una activa relación con José Antonio Abreu, las Directivas de Fundación Musical Bolívar y sus profesores, para ser guiados en la implantación de algunos de sus proyectos y modelos pedagógicos en la capital colombiana.

Orquesta Filarmónica de Bogotá

Orquesta Filarmónica de Bogotá

Gracias al apoyo de la Alcaldía de Bogotá y la Secretaría de Cultura de Bogotá, la Orquesta Filarmónica de Bogotá concreta el acuerdo binacional que en su etapa inicial presenta un modelo educativo musical similar a El Sistema con 5 centros orquestales locales que tendrán 7 sedes (lo que aquí se denomina núcleo) que atenderán a 1.200 beneficiarios directos aproximadamente, con edades entre los 7 y 18 años, se ha creado una orquesta filarmónica prejuvenil conformada por aproximadamente 100 músicos, atendidos por profesores, bajo la denominación de artistas formadores. Para la dirección musical de este megaproyecto cuentan con el joven y talentoso músico y director orquestal venezolano Manuel López Gómez, quien fue tomado en cuenta por su valiosa y exitosa trayectoria internacional.

IMG_0599

La Orquesta Filarmónica de Bogotá –como institución matriz- cuenta con La Orquesta Filarmónica de Bogotá, que ha preparado el terreno para todos los nuevos proyectos de formación de la Entidad. En los últimos 3 años, la OFB ha creado 7 agrupaciones musicales más para Bogotá; la orquesta filarmónica juvenil, la orquesta filarmónica de cámara, una banda filarmónica, un coro filarmónico juvenil, un coro filarmónico infantil, y ahora una Prejuvenil, además se encuentra en proceso de creación una orquesta filarmónica infantil.

Gracias a El Sistema, la OFB dispondrá de su modelo pedagógico en los centros orquestales locales, en la orquesta filarmónica Prejuvenil, y en un colegio filarmónico gratuito, similar a lo que es el Colegio Emil Friedman de Caracas.

La OFB desde hace mucho tiempo cuenta con diversos proyectos sociales y actividades de formación musical para jóvenes como el programa de la Jornada Extendida (Antiguo 40 X 40) que impacta en 16 mil niños de escuelas públicas de Bogotá, bajo la atención de 250 artistas formadores. Así mismo ofrece un amplio portafolio de actividades para todas las edades: talleres, actividades académicas, conciertos y jornadas de formación, entre otras.

Venezuela Sinfónica conversa con el músico trombonista Camilo Jiménez, asesor de este proyecto de la Orquesta Filarmónica de Bogotá, quien vivió durante 12 años en Venezuela y adquirió formación en El Sistema de la mano de muchos de sus maestros y líderes, pero especialmente de la mano del maestro José Antonio Abreu, desempeñándose en distintas actividades de liderazgo en los Núcleos; Los Teques, Los Chorros y Mamporal, entre otros, así como profesor en el Conservatorio Simón Bolívar, la Orquesta Metropolitana de Caracas, el Ensamble de Metales del Conservatorio y en varios proyectos del Sistema, participando activamente en el quehacer musical orquestal venezolano.

VS: ¿Cómo nace el interés de la Orquesta Filarmónica de Bogotá en replicar a El Sistema?

CJ: “La OFB es una orquesta con mucha trayectoria y desde sus inicios estuvo siempre vinculada con el proceso formativo de jóvenes músicos. Ha contribuido de manera significativa al crecimiento musical no sólo de Bogotá, sino de toda Colombia. De allí –y no es de extrañar- que hubiese interés en conocer el verdadero alcance del modelo del maestro Abreu. David García Rodríguez, como director ejecutivo de la OFB, se interesa en este proyecto binacional como una oportunidad de ser orientados directamente por el maestro Abreu y dar con una formula exitosa para beneficiar a nuestros jóvenes en Colombia”.

VS: ¿Cómo se implanta  El Sistema a través de la OFB?

CJ: “Una vez que se obtuvo la guía para seguir parte del modelo venezolano en Bogotá, la OFB desarrolló una infraestructura que es similar a la del Sistema. Estamos prosiguiendo los mismos pasos que han dado éxito primero en Venezuela y luego en otras latitudes. Con el apoyo de la Secretaría de Cultura de Bogotá y la Alcaldía de Bogotá se cuenta con los recursos financieros para desarrollar la etapa inicial de este proyecto de formación. Actualmente la OFB participa con proyectos de formación musical muy grandes, a través de 40 x 40 Jornada Extendida lleva música a los colegios, atendiendo a más de 16 niños y niñas, y luego estarán en las diversas agrupaciones juveniles de la OFB. Este es un paso más de crecimiento en nuestra búsqueda de continuar dando educación musical a los jóvenes colombianos”.

“La OFB cuenta con una filarmónica juvenil, y ahora apuesta por la infantil con 100 músicos. Se hizo una convocatoria y 434 aspirantes se presentaron, con edades comprendidas entre 11 y 18 años. El director musical es Manuel López Gómez, y eso causó sensación porque se sobrepasaron todas las expectativas. Así que eso nos da ánimo para muy pronto crear una infantil. Es una oportunidad única para estos jóvenes, de que integren una orquesta sinfónica pública con un sistema de práctica orquestal lo más cercano a lo profesional”.

Manuel López-Gómez

Manuel López-Gómez

“Aunque las condiciones sociales y educativas son muy distintas en nuestros países, el lenguaje musical es universal, no hay barreras que se impongan. Se trata de seguir los pasos de una experiencia exitosa. Soy músico colombiano y completé mi educación en El Sistema, directamente en Venezuela. Sé lo que significa el lema Tocar y Luchar, y la educación musical que se ofrece se basa en la práctica grupal, muy diferente al sistema tradicional. El joven músico conoce primero a la orquesta y luego, inicia sus estudios particulares con su instrumento. La idea es arrancar con los primeros 5 centros orquestales en diferentes localidades de la ciudad, con el apoyo de la Alcaldía de Bogotá y la Secretaría de Cultura, después iremos ampliando, según las diferentes autoridades locales que nos vayan apoyando, facilitando la infraestructura y los instrumentos. La OFB ofrece la asesoría con este modelo educativo, el talento musical y la designación de los artistas formadores”. El objetivo a 2016 es llegar con 20 Centros Orquestales en las 20 localidades de Bogotá”.

VS: ¿Cuál es la percepción interna en la OFB frente a este proyecto binacional?

CJ: “Existe un fuerte compromiso histórico de la OFB al contribuir a través de sus proyectos educativos con un alcance de 16 mil jóvenes, niños y niñas en toda Bogotá. Así que ahora avanzamos en esta misma línea, replicando lo que ya ha sido probado con éxito no solamente en Venezuela sino a nivel mundial. Ha sido un convenio histórico sin precedente para la OFB, pues para poder llevar a cabo algo así se necesita la ayuda del Estado, de sus entes públicos y privados, para darle sostenibilidad en el tiempo. Es importantísimo para un país valorar su recurso humano desde la infancia. Cuando los niños tocan en una orquesta frente a su comunidad, se sienten reconocidos, estimados y aprenden valores y sentimientos ciudadanos, que luego desarrollaran a lo largo de sus vidas. No todos serán músicos, es verdad, pero sí serán mejores individuos y  ciudadanos. Aprenden a trabajar en equipo, a esforzarse, conocen de disciplina, todo eso les ayuda a que en su etapa adulta se conviertan en mejores personas y por tanto contribuyan con sus comunidades y su país. De allí que el programa educativo de la OFB se enfoque en la inclusión de los estratos sociales más vulnerables y necesitados, ofreciéndoles este modelo educativo musical gratuito”.  He encontrado en todos los maestros de la Orquesta, Directivas y en todo el personal de la OFB, una familia aliada y dispuesta a sacar adelante grandes proyectos sociales por su ciudad”.

VS: ¿Cómo fue la reacción de los artistas formadores durante la convocatoria para la conformación de este proyecto?

CJ: “Fue todo un suceso. La OFB fue innovadora hasta en este proceso con los profesores, que aquí se les llama artistas formadores. Vinieron profesores de Cuba, Estados Unidos, Chile, Venezuela y otros países más. De todos los rincones de nuestra Colombia se presentaron músicos dispuestos a respaldar esta propuesta educativa musical y esto demuestra que hay un notable interés en el país y es necesaria esta participación, porque aquí hay una diversidad enorme que ahora se está descubriendo. Eso significa que estamos rompiendo esquemas uniendo las diversas procedencias a través de la música. Así que la OFB no duda que muy pronto pueda expandirse a otras localidades, no sólo en la capital, sino seguramente en el interior del país. También recibimos una respuesta positiva de muchas instituciones musicales que comparten nuestro mismo norte e ideal. Así que ya estamos trabajando en generar aliados y amigos de este proyecto. La presencia de Manuel López Gómez, con toda la trayectoria de talla mundial que trae, nos augura un elemento positivo para que nuestros jóvenes reciban formación musical a través de un director musical de reconocimiento internacional. Nuestro ideal es crecer, con todo el apoyo posible, hacia 20 centros orquestales en Bogotá y ojalá otros más en el interior”.

VS: ¿Se unen a la celebración de los 40 años de El Sistema?

CJ: “¡Sí, por supuesto! La presencia del maestro Gustavo Dudamel en nuestro país responde también a este esfuerzo. Nos va a visitar para dirigir un estupendo ciclo de música y lo haremos binacionalmente. La Orquesta Filarmónica de Bogotá y el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo han aunado esfuerzos para que la Orquesta Simón Bolívar de Venezuela, la más representativa del Sistema Nacional de Orquestas y el gran director, Gustavo Dudamel, vengan a nuestra ciudad  y realicen seis conciertos los días 6, 8, 9, 10, 11 y 12 de julio. La Orquesta Filarmónica de Bogotá se presentará junto a la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela y bajo la batuta de Gustavo Dudamel, en el primer concierto programado en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, el lunes 6 de junio, a las 8 p.m. Como solista se presentará el pianista venezolano Sergio Tiempo para la interpretación de Música incidental para el drama “Egmont”, Op.84  Fantasía Coral, Op.80, de Ludwig van Beethoven. Allí compartiremos la alegría que representa no sólo para Venezuela, para Colombia, sino para el mundo entero, estos primeros 40 años de El Sistema”.

“Como músico colombiano puedo decir que hallé gracia en El Sistema. Conté con el apoyo directo del maestro José Antonio Abreu, quien me dio su confianza y su respaldo, con total generosidad y en todos los sentidos, porque llegué a Venezuela sólo con poco equipaje y mi trombón en un estuche, y enseguida me invitó a unirme a El Sistema, como músico, como profesor y luego en algunos retos en otras actividades administrativas y de liderazgo. Así que sólo puedo estar agradecido e inspirado para compartir mi experiencia, mi amor y pasión por la música y este proyecto social, con todos los niños y jóvenes de mi país. La verdad nunca fui muy tan talentoso con mi instrumento, pero llegué a ser quien soy y a conquistar algunos de mis sueños, a través de disciplina y mucho, mucho esfuerzo. Creo ser la demostración de un rotundo sí se puede y anhelo que muchos más de mis compatriotas se animen a apoyarnos y seguirnos la marcha, estoy seguro que esto es tan sólo ¡el primer paso de miles que daremos!”.

CAMILO ALBERTO JIMÉNEZ VERA

Camilo Jiménez nace en la ciudad de Bogotá-Colombia en el año de 1983, tuvo su formación pedagógica en el colegio San Bernardo de La Salle, donde se inicia musicalmente en distintas agrupaciones artísticas. Inicia su desarrollo musical en distintas bandas de marcha de Bogotá y en la Banda Sinfónica de Soacha, posteriormente ingresa al programa básico del Conservatorio de la Universidad Nacional e ingresa por audición en la Orquesta Sinfónica Juvenil de Colombia donde permanece durante aproximadamente 4 años. Luego prosigue sus estudios en la Academia Superior de Artes de Bogotá con el profesor de trombón Rubén Rodríguez Ferreira, por la misma época, ingresa por concurso como de trombonista fila en la Banda Sinfónica de Cundinamarca.

Durante el proceso de su formación, participó como músico supernumerario de la Orquesta Filarmónica de Bogotá, la Orquesta Sinfónica de Colombia, y la Orquesta Sinfónica de Siempre (Antigua Sinfónica de Colombia). Es becado en la Universidad Pontifica Javeriana y continua sus estudios con el profesor Giovanni Scarpetta, durante este período es ganador del Primer Concurso de Jóvenes Talentos organizado por la Sinfónica de Colombia, con quien realiza distintos conciertos y una gira nacional que abarcó más de 5 ciudades.

Posteriormente se traslada a la ciudad de Caracas para perfeccionar sus estudios en el Sistema de Orquestas Juveniles e infantiles de Venezuela. Ingresa por concurso en la Universidad Experimental de las Artes (Antiguo Iudem) en la clase de trombón del profesor Domingo Pagliuca. Gana la plaza de primer trombón en la Orquesta Sinfónica Juvenil de Chacao y en el año 2005, por recomendación de las directivas del Sistema de Orquestas (Antiguo Fesnojiv), ingresa como profesor de trombón en el Núcleo de los Teques, poco después gana el concurso de Trombón Asistente en la Orquesta Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho, cargo que mantuvo hasta el año 2011, cuando ingresó por concurso como Trombón Asistente en la Orquesta Filarmónica Nacional de Venezuela con quien realizó numerosas operas, ballets, zarzuelas y giras internacionales bajo la batuta de reconocidos directores a nivel nacional y mundial, ha actuado como músico invitado en distintas agrupaciones del Sistema, así como con la Orquesta Sinfónica de Venezuela, Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas y diversas agrupaciones de música popular.

En el año 2008 inicia gestiones culturales dentro del Sistema de Orquestas, siendo miembro fundador del Núcleo de Mamporal en Barlovento. A su vez es nombrado profesor de Trombón del área metropolitana de la ciudad de Caracas y es promovido al Núcleo Los Chorros, uno de los más importantes centros de formación musical del Sistema. Al mismo tiempo es sacabuchista de la Camerata Renacentista de Caracas donde permanece por más de 8 años, mientras realiza una investigación que duró más 5 años basada en la historia, llegada y el papel del sacabuche en los Virreinatos latinoamericanos, dicha investigación estuvo asesorada por reconocidos maestros y musicólogos como  Isabel Palacios, Nelson Hurtado, José Rafael Maldonado y Egberto Bermúdez, esta investigación se registró bajo el folio de grado del año 2013 de Unearte en Caracas obteniendo felicitación del jurado y “mención publicación”, simultáneamente se desempeñó como profesor de Trombón y Director del Ensamble de Metales del Conservatorio del Sistema – Simón Bolívar. Es miembro fundador de la Orquesta Sinfónica Juvenil del Conservatorio.

Camilo Jiménez inicia clases de dirección orquestal con distintos maestros del Sistema venezolano, es asesorado administrativa y musicalmente de manera directa por el Maestro José Antonio Abreu en distintos proyectos nacionales e internacionales, ha trabajado de la mano con la CAF y otras importantes instituciones. Igualmente, ha colaborado en distintos convenios y procesos Bi-nacionales que se presentan por medio del Sistema FundaMusical Simón Bolívar en Colombia, incluyendo muchas de las giras y presentaciones de la Orquesta Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar A y B, la Orquesta de Rock y la Banda Sinfónica del Conservatorio Simón Bolívar. Ha asistido a números cursos y talleres de Dirección y Trombón con maestros de talla mundial.

Ha trabajado de la mano con la Embajada de Colombia en Venezuela y la Cancillería colombiana en distintos proyectos sociales vinculados a la música. Fue Coordinador Musical Regional de Bogotá, Antioquia y Fronteras de la Fundación Nacional Batuta, actualmente asesora distintos proyectos de la Orquesta Filarmónica de Bogotá y con esta Entidad coordina la creación y consolidación de los Centros Orquestales Locales (núcleos) en su ciudad natal. Es vicepresidente de la asociación colombiana de trombonistas y mantiene actividades musicales constantes con su instrumento, así como el estrecho vínculo con El Sistema – FundaMusical Simón Bolívar.