El director venezolano volverá a dirigir la agrupación musical esta noche y el próximo viernes 31

Vía: www.lagacetasalta.com.ar/

Para Felipe Izcaray es inevitable hablar de la Orquesta Sinfónica con cariño, admiración y orgullo. Es que el músico venezolano fue el primer maestro de la agrupación, la dirigió durante seis años –desde el 2001 hasta el 2007-, y aunque volvió a trabajar a su país siempre la tuvo presente. Cuando terminó su gestión fue coordinador de la Orquesta durante un tiempo y ahora es su director honorario, cargo que le posibilita dirigirla dos veces al año. Por eso, y también para darse un gusto personal, tendrá la batuta de sus dos próximo conciertos. El primero será hoy, a las 21.30, en el Teatro Provincial –Zuviría 70- y el segundo será el viernes 31 en el mismo horario y escenario. Además, el lunes 3 de agosto estará al frente de la Orquesta Juvenil Mozart.

“La Orquesta Sinfónica de Salta, para mí, es una hija que creció muy bien. Tiene un sonido amalgamado y cálido, dos cualidades que la hacen una gran orquesta. El hecho de que haya sido nominada al premio de los críticos de la música argentina demuestra que ha mantenido su nivel de calidad, e incluso que lo ha aumentado. Se ha hecho un gran trabajo con ella”, enfatizó Izcaray, con quien el conjunto realizó giras por la provincia y presentaciones en el Teatro Colón de Buenos Aires, en la Semana Musical en el Llao Llao –Bariloche-, y en el Primer Festival de Música Internacional en Ushuaia –Tierra del Fuego-.

El venezolano, que actualmente dirige La Orquesta Infantil y Juvenil en su pueblo natal Carora, habló sobre el repertorio que se interpretará esta noche, en especial de la obra “Concertino para fagot y orquesta, Op. 49 de Eugène Bozza, en la que se lucirá, como solista la fagotista Karina Morán. “Será un estreno para Salta y me atrevo a decir que para Argentina también porque a la música se la trajo especialmente de Europa. Bozza es un compositor francés muy conocido porque en sus obras permite el lucimiento solístico de otros instrumentos además del violín, la flauta o el piano”, argumentó.

Para el concierto del viernes 31, Izcaray se dará el gusto de alternar piezas del repertorio clásico con composiciones de autores latinoamericanos. “Siempre me gustó acercar el repertorio de la Sinfónica de Salta a la gente, que el público conozca otras culturas a través de la música y que los músicos demuestren su versatilidad”, destacó.

En la ocasión, la audiencia disfrutará del vals “Danubio azul” y “Sinfonía concertante para violín y viola”, de Mozart; “Malambo”, del salteño José Sutti; “Las danzas del sombrero de tres picos”, de Manuel de Falla; “La cumparsita”, del uruguayo Gerardo Matos Rodríguez y la cumba colombiana “Colombia tierra querida”.