El 15 de Marzo de 1987 la Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas con la Coral Vinicio Adames, la Coral Siamora Guerra, el coro Polifónico Rafael Suarez, los coros de Medicina e Ingeniería de la UCV, la Coral Calcaño, el Orfeón universitario Simon Bolívar, los solistas Idwer Alvarez y Juan Tomás Martínez, interpretaron por primera vez la Cantata Criolla sin que fuese el propio Maestro Estévez quien la dirigiera. El maestro encomendó esta misión a Felipe Izcaray, quien visiblemente emocionado asumió el reto, asesorado de cerca por el compositor desde el primer ensayo con el coro. La ejecución estuvo cargada de sentimientos, de emociones, de anticipación, ante un Teresa Carreño repleto, y se repitió 2 días mas tarde en el Aula Magna de la UCV. La subida del Maestro Estévez, bastón en mano, eufórico y lloroso de alegría al final de la obra y su abrazo a solistas y director lo dice todo. Fué la primera cantata de Idwer alvarez (hoy anda por las 130) y de Juan Tomás Martínez. Una fecha para recordar. Todos éramos más jóvenes (y livianos). Era también la primera vez que la orquesta no era la OSV. La Municipal hizo un magnífico trabajo.