Fundador de King Crimson y vértice de Emerson, Lake & Palmer, murió a los 69 años, luego de batallar contra un cáncer.


Vía: vos.lavoz.com.ar


Greg Lake, uno de los vértices del grupo sinfónico Emerson, Lake & Palmer, falleció recientemente a los 69 años, luego de batallar varios años contra un cáncer. El músico británico también había sido miembro de King Crimson y, entre tantas cosas, lega un himno como Lucky man, del que fue compositor.

Greg Lake formó King Crimson con Robert Fripp, compañero suyo del colegio, al que cedió el rol de guitarrista para adoptar el de bajista y cantante. En el invaluable In the court of the Crimson King,  debut de ese proyecto, Lake brilló como cantante, compositor y productor. Pese a ese impacto, en 1970 abandonó King Crimson para fundar Emerson, Lake & Palmer. Junto a Keith Emerson (tecladista fallecido meses atrás) y Carl Palmer (baterista que viene al Cosquín Rock como heroico sobreviviente) están en las enciclopedias por el disco homónimo y también por Tarkus o Trilogy. Esas obras marcaron una época.

En los ‘80, Lake se pasó a las filas de Asia y se probó como solista sin tanta suerte. La suerte, precisamente, tampoco se presentó a la cita cuando Emeron, Lake & Palmer se reunió en los ’90, porque tras girar incansablemente y grabar, el trío se separó definitivamente.

El fallecimiento de Greg Lake no hace más que robustecer la idea de que 2016 fue un año nefasto para el rock.