Cree que Europa debería salir de lo que considera «normal» para poder entender la música africana


Vía: www.lavozdegalicia.es | Por TAMARA MONTERO


Formaba parte de una de las bandas de rap más famosas de Senegal, pero su alma de soulman le ha llevado al góspel que emociona solo con la voz y con la percusión corporal, como ha demostrado en el Womex. Faada Freddy (Saint Louis, Senegal, 1975), que se declara rebelde de la paz, ya puede «gritar» cuando quiera y como quiera.

-¿Cómo se hace música sin música?

-Hay que entender que el ser humano creó los instrumentos y que antes de crearlos no tenía más remedio que encarnar él mismo la música. Si miramos dentro de nosotros nos daremos cuenta de que somos música. Es una manera de hacer una música bio porque hoy en día lo material devora nuestras vidas. Cuando estamos con el móvil y con la tele nos olvidamos de vernos a nosotros mismos y todo lo que hemos creado. Quería hacer una música original que uniese a la gente, porque todo el mundo puede darse golpes en el pecho, dar palmas o hacer ruidos.

-¿Cómo se pasa del rap al góspel?

-Es que yo era el soulman del grupo. Aprendí a rapear dentro del montón, cuando empezaron a llegar a mi país los grupos más famosos. Pero yo soy un soulman que ha adoptado el rap.

-¿Europa desconoce lo que es realmente la música africana?

-El denominador común, la realidad de la música africana es el afrobeat, y el que mejor lo representa es Fela. Escuchando los acordes de Fela se escuchan acordes de jazz, con lo que podemos concluir que la música africana es jazz. Cada vez me veo más atraído hacia el jazz y todo músico debería ir hacia él como un alumno, porque es la base de todo. Transmite muy bien la locura y el trance africano. Creo que el mundo occidental no entiende el afrobeat. La sociedad europea tiene tantas normas y restricciones y realmente la música es la expresión de la locura. Europa debe abandonar lo que llaman normal y dejarse llevar por la locura.

-¿Entiende algo de África?

-Los políticos y las multinacionales la entienden, pero como se alimentan como vampiros de ella no quieren que el pueblo entienda lo que es realmente África ni tampoco que los descubran y los traten como neocolonialistas. Todos los conflictos que hay en África son por cuestiones de dinero y poder. Muchas de las cosas que pasan en África son insufladas por gente a la que le interesa que haya corrupción, que lleva a la división, y así pueden seguir engordando sus cuentas en Suiza y sus offshore.

-­­¿Ayuda la música a mostrarnos la África real?

-Sí, para las masas pero no para radios y distribuidoras, porque en cuanto empiezas a ser un poco honesto y decir lo que llevas dentro hay muchas radios que te borran..

-Su primer disco ha salido solo en formato digital.

-Normalmente tengo cedés disponibles. No sé por qué la discográfica lo ha hecho. No me gusta la industria de la música, pero es necesaria.

-¿Hay que pasar por el aro de la industria para poder expresarse?

-Nadie escapa a la industria. Incluso Bob Marley necesitaba a productores y distribuidores. Lo importante es dar con las buenas personas que crean en el valor humano, que tengan un compromiso ideológico y que no te vean simplemente como una hucha con patas. El interés económico puede degradar la música e incluso el alma humana y estropear completamente el mensaje.