Vía: elenamuerza.wordpress.com | Por ELENAMUERZA | Interesante blog, recomendamos revisar su contenido

Desde que empecé con esto del blog, muchos de vosotros os habéis puesto en contacto conmigo para plantearme diferentes cuestiones relacionadas con el aprendizaje de un instrumento, pero hay una que se ha repetido tanto que he decidido dedicarle un artículo completo: ¿Se puede aprender a tocar un instrumento siendo adulto?

Si buscamos en google encontraremos fácilmente información sobre cuál es la edad idónea para comenzar tocar (cuando eres niño) el violín o el piano e, incluso yo, le dediqué uno de mis primeros artículos a este tema: ¿A qué edad se puede empezar a tocar la flauta travesera? En cambio, hay mucha menos información dedicada a vosotros, los adultos que estudiáis un instrumento o tenéis pensado hacerlo.

Quizás cuando eras niño no tuviste la oportunidad de poder apuntarte a un conservatorio o simplemente tenías otros intereses, y es que no a todo el mundo le llega la llamada del arte y la música a los 8 años, como establece el plan de estudios oficiales en España. Pero como dice el refranero: nunca es tarde si la dicha es buena ¡ y qué mejor dicha que poder tocar un instrumento y disfrutar haciéndolo!

Cuando eres adulto es cierto que no siempre puedes dedicarle todo el tiempo que te gustaría a practicar con tu instrumento ya que sueles tener muchas responsabilidades extramusicales como la familia o el trabajo. Sin embargo, como estás haciendo algo que te gusta realmente y que has elegido tú estudiar, buscas siempre un hueco (por pequeño que sea) para sacar la flauta de su estuche. Y esto es algo que me encanta, el alumno adulto ve la música como una manera de disfrutar y no una obligación, como puede ocurrir cuando se es niño.

¿Puede un adulto llegar a ser buen músico?

Os resultaría curioso saber la cantidad de alumnos y lectores que me han hecho exactamente esta pregunta. A todos ellos les suelo contestar con otra serie de preguntas para demostrar que la calidad de un músico es independiente de su año de nacimiento.

¿Qué es un buen músico?

¿Cuál es el límite de edad para ser buen músico?

¿Es lo mismo un músico que un instrumentista?

Respondamos cada una de ellas:

¿Qué significa ser buen músico?

La mayoría de alumnos responden algo similar a “tocar muy bien”. Por desgracia, se tiene la idea de que tocar bien es sinónimo de no fallar en nada y dar todas las notas en su sitio. Pero seamos sinceros: el que toca, se equivoca.

Seguro que te viene a la cabeza alguno de los grandes intérpretes de tu instrumento y piensas que él o ella jamás se ha equivocado: pues seguro que lo ha hecho y por eso quizás ha llegado tan lejos, porque ha sabido aprender de sus propios errores.

Por tanto, un buen músico ha de reunir varias características como pueden ser la expresividad o el oído, y éstas no desaparecen porque en una actuación fallemos más o menos. Aprende a tener errores, o mejor dicho, acepta que los tendrás. Verás como ese día se liberará una parte de ti y te acercará al buen músico que nunca creíste poder ser.

¿ Cuál es el límite de edad para ser buen músico?

Siempre se ha oído que es recomendable empezar a estudiar música desde pequeño, ya que los niños son como esponjas y aprenden muy rápido. En España, son los 8 años la edad de comenzar el conservatorio, pero en países como Bélgica son los 6 ¿quiere eso decir que los músicos belgas son automáticamente mejores que los españoles por haber empezado antes? La respuesta parece bastante obvia…

Si ser un buen músico depende de muchos aspectos, una cifra en el carnet de identidad no es uno de ellos.

Al igual que hay niños de 10 años que tocan fantásticamente y otro que, con su misma edad, no muestran tanta facilidad, hay adultos que alcanzan un gran nivel, mientras que otros se quedan por el camino.

Respondamos ahora la última pregunta y la que más me gusta plantear:

¿Es lo mismo un músico que un instrumentista?

Todos hemos visto los típicos vídeos de niños tocando con su instrumento una obra dificilísima, a gran velocidad y encima sin fallar una sola nota. Muestran una técnica, en muchos casos, fantástica y lo tocan todo con gran facilidad, pero a mi me dejan indiferentes, más allá de decir (con cierta envidia) ¡menudos dedos tienen!

Estos niños serían un ejemplo de instrumentistas: dominan su instrumento y hacen prácticamente lo que quieren con él, pero a la hora de hacer música no llegan a conmover porque les falta ese “algo” o simplemente, madurez.

El paso de los años te ayuda a entender muchas cosas y ver otras de diferente manera. Por eso, una misma obra no la tocarás igual con 10, 30 o 60 años y esa obra tocada por otra persona sonará muy diferente a la versión que tu hagas.

Siendo dos personas instrumentistas, es su parte de músico la que les diferencia.

Como ves, tú también puedes ser un gran músico y por elevada que sea tu edad, no deberías dejar de lado tus ganas de aprender y, sobre todo, de disfrutar haciendo música. Tocarás mejor o peor, y puede que nunca seas solista internacional, pero algunos de nosotros que empezamos a la edad “perfecta” tampoco lo somos y, sin embargo, disfrutamos plenamente cada día siendo músicos y no lo cambiaríamos por nada.

¿Todavía no ves claro eso de empezar a estudiar un instrumento? ¡Cuéntame tus dudas en un comentario! Y si eres un adulto que ha empezado recientemente a tocar, anímate a compartir tu experiencia. Seguro que muchos se decidirán después de leerte