Inmediatamente después de su exitosa gira de 6 conciertos en la República Dominicana al frente de la Capella Santo Domingo, Gerardo Estrada cruzó de nuevo el océano enfilando el rumbo hacia Portugal para dirigir 3 funciones del Requiem de Antonin Dvorak al frente de la Orquesta y el Coro de la Universidad de Minho.

En el marco de la Semana Santa y en medio de la febril actividad cultural que se vive en estas fechas en el norte portugués, los conciertos serán realizados el sábado 19 en la Catedral de Coimbra (Sé Velha), el domingo de ramos, 20 de marzo en la Catedral de Guimaraes y el lunes santo, 21 de marzo en la Iglesia de la Santa Cruz de Braga. Cabe destacar que los 3 templos son joyas de la arquitectura sacra europea y constituyen un marco inmejorable para el disfrute de la música sacra.

En cuanto a la obra, el Requiem en Si bemol menor op.89 fue estrenado en Birminghan en 1891 bajo la batuta del propio Dvorak. Es una obra de grandes proporciones para 4 solistas, coro y una nutrida orquesta. Injustamente, esta obra no goza de gran difusión aunque guarda momentos de sublime belleza y de gran dramatismo. Está estructurado en dos grandes partes: en la primera se incluye el introito, el gradual y la secuencia (Dies Irae) y en la segunda el ofertorio, las preces, el santo y el agnus dei.

La batuta de Gerardo Estrada sigue ganando reconocimiento a su paso por el mundo y ahora afronta un gran reto al ponerse al frente de una exigente obra en las majestuosas iglesias del norte de Portugal.