Vía: Punto y Aparte.com | Escrito por: Jorge Vázquez Pacheco

Al lanzar la firma ‘Deutsche Grammophon’ un álbum con cuarto discos que contiene la actuación de Erasmo Capilla en el Festival de Lugano, en Suiza, el inolvidable maestro jalapeño se convierte así en el primer director mexicano promocionado por esta disquera alemana, seguramente la más importante y exigente en el contexto de la música de concierto.

Martha Argerich

Martha Argerich

Martha Argerich, con Cándido y Erasmo Capilla.

Este sello avala los registros fonográficos de los artistas más importantes en el mundo, y para la misma empresa han grabado directores de los tamaños de Herbert von Karajan, Karl Böhm, Eugen Jochum, Serge Koussevitzky, Leonard Bernstein, Claudio Abbado, Simon Rattle y los grandes nombres en la historia de la música durante todo el siglo XX.

La edición que nos ocupa contiene la actuación de Martha Argerich (considerada la más importante pianista mujer de los últimos tiempos) al lado del también pianista Alexander Gurning, interpretando el Doble concierto en re menor, de Francis Poulenc. La agrupación es la Orquesta Della Svizzera Italiana bajo la dirección de Capilla, en actuación llevada a efecto el 9 de junio de 2007, en el festival promocionado por la propia Argerich.

En el álbum de referencia aparecen también las actuaciones de varios de los amigos de Erasmo que se hicieron presentes en el único festival que llevó el nombre del virtuoso de la colonia Tamborrel, efectuado en agosto de 2006, como Akane Sakai, Yulia Zaichina y Alexander Mogilewsky, entre otros.

En la edición que nos ocupa, Erasmo comparte créditos en la edición con directores de la talla de Charles Dutoit, Ion Marin y Alexandre Rabinovitch-Barakovsky, lo que corrobora la estatura que rayaba el talentoso y joven veracruzano a quien el infortunio persiguió desde su regreso de Bruselas hacia Jalapa.

Era, sin duda, uno de los directores favoritos de Argerich, al lado del italiano Claudio Abbado y del suizo Charles Dutoit.

Este lanzamiento ubica a Erasmo como el primer y único director mexicano editado por la ‘Deutsche Grammophon’, y apenas el segundo latinoamericano después del venezolano Gustavo Dudamel.

El proceso de selección de esta firma es tan exhaustivo que solo tres artistas mexicanos aparecían en su catálogo: el tenor Francisco Araiza, con varios registros importantes; el barítono Roberto Bañuelas, en una grabación de la ópera Die Meistersinger von Nürnberg de Richard Wagner, y el tenor Fernando de la Mora, con un registro de la ópera Lucia di Lammermoor, de Gaetano Donizetti.

Y cabe añadir que no es la primera ocasión que una empresa importante edita algo de lo ocurrido en Lugano. En 2008, la firma EMI había lanzado al mercado otra actuación de Capilla, esta vez con el Concierto en la menor de Edvard Grieg y la solista Polina Leschenko al piano.

La trayectoria histórica de Erasmo

Erasmo nació en Jalapa el 27 de enero de 1966. Su primer maestro fue su padre, actualmente violinista de fila en la Orquesta Sinfónica de Xalapa, para continuar con Yolanda Reyes Pale. Becado por la Universidad Veracruzana, asistió a las escuelas más importantes de Bélgica hasta doctorarse por la Chapelle Musicale Reine Elisabeth, de Bruselas. De inmediato se distinguió como un violinista fuera de serie y es el único mexicano que ha resultado triunfador absoluto en tres concursos internacionales en Europa: Isidro Gyenes, en España (1982), Luis Coleman, también de España (1984) y el Karol Szymanowski, de Bélgica (1987).

Sus maestros allá fueron talentos tan reconocidos como Agustín León Ara, Hermann Krebbers y Henryk Szeryng, mientras que su profesor en dirección orquestal fue Sylvain Cambreling.

Capilla representó a México en el Festival Europalia 1993, con recitales al lado del pianista norteamericano Daniel Blumenthal, y fue profesor en las clases magistrales de la International Summer Academy, en la ciudad de Brujas, un privilegio reservado sólo para maestros de elevados alcances internacionales. Era el único artista procedente del Continente Americano que participaba en la misma serie. En las ciudades de Jalapa y Querétaro actuó como director en los conciertos que el virtuoso húngaro Roby Lakatos y su Ensamble ofrecieron, al tiempo que participó como solista al lado de este afamado maestro.

En mayo de 2006, actuó como director y solista con la Orchestre Collegium Brugense y la célebre pianista Martha Argerich, en un programa que incluyó obras de Mozart, Shostakovich y Schumann. La realización de su festival, en agosto de 2006, contó con artistas de formidable renombre y resultó en un acierto, sobre todo porque lo logró con una economía de medios casi milagrosa.

Este excepcional artista, con todos sus logros y reconocimientos, fue víctima de una incomprensión reiterada que le impidió concretar sus planes para traer a Jalapa a artistas de la talla de Argerich y el violinista Gidon Kremer con su Kremerata Báltica. Ello le hundió en el estado depresivo que finalmente le condujo a la tumba, en circunstancias que hacen suponer una muerte por voluntad propia, la mañana del 18 de agosto de 2008.