Vía: Lectormx.com | Escrito por Jesús Mejía

La trompeta es el instrumento del siglo XXI, asegura

Mérida, Yucatán.- Francisco “Pacho” Flores, considerado como uno de los mejores trompetistas del mundo, estuvo en Mérida, pero su presencia pasó casi desapercibida para el público, pero no para los estudiantes de música que tuvieron la oportunidad de conocer su técnica y pasión por la trompeta.

Pacho Flores

Pacho Flores

Es uno de los talentos surgidos del sistema nacional de orquestas juveniles e infantiles de Venezuela y ganador de premios internacionales en Hungría, Francia e Italia, y también señalado por la crítica como el mejor del mundo, pero el instrumentista, sin falsa modestia, mencionó otros nombres.

Lectormx.com platicó con este virtuoso del instrumento de aliento metal, en el marco del Merida International Brass Festival 2013 realizado recientemente, conversación en la que estuvo presente el también trompetista Jordi Albert, quien complementó algunas respuestas.

¿Qué importancia tiene la trompeta en una orquesta?
– Total. Antes no era tomada muy en cuenta, sobre todo en el período barroco, pero el instrumento ha crecido en sus posibilidades técnicas y los trompetistas son capaces de obtener sonidos inéditos. La trompeta es muy carismática y siempre va a estar en la lista de los instrumentos mayores. También es muy descarada, saca sonidos horribles, puede pasar de lo sublime a lo ridículo.

¿El piano fue considerado el instrumento del siglo XX, lo será la trompeta en el XXI?
– En efecto, la trompeta es uno de los pocos instrumentos que ha evolucionado, ya que no es el mismo como el violín por ejemplo. En más de cien años se ha ido transformado hasta convertirse en lo que es hoy: un instrumento versátil y los que la tocan le han sacado cualidades extraordinarias. Sin duda es el instrumento del siglo XXI.

¿Cómo ha evolucionado?
– La trompeta clásica del barroco es distinta al de la actualidad. En ese entonces no tenía color y hoy es anticuada. En su forma ha cambiado, pero siempre van a aparecer personas transgresoras como Louis Armstrong, quien se convirtió en un antes y un después, ya que obtuvo un registro del agudo que músicos de la época no conocían. Armstrong era como dos personas: una usaba ese agudo como un soprano y la otra cantaba como un bajo.

Explica un poco lo de la versatilidad…
– Sí, el instrumento tiene hoy en día un gran potencial, pueden obtener sonidos similares a un oboe, puede sonar como un violín Stradivarius o como un violoncello, e incluso hay quienes pueden obtener sonidos equiparables a la voz humana., además se puede tocar el instrumento en cualquier género.

¿Cuál es el potencial del sonido del instrumento?
– Bueno, de la trompeta se obtienen sonidos de tres octavas (escalas de notas); hace cien años eran de dos octavas y en la actualidad hay quienes pueden obtener hasta cinco octavas. Es de muchas coloraturas: soprano, spinto, dramático, barítono… hasta registros graves.

Me sorprende…
– Hay músicos que han obtenido sonidos de diferencia abismal a los de hace cien años, sobre todos los agudistas. Hay grandes músicos, trompetistas, ahora en este festival de instrumentos metales hay varios que son bastante buenos en su instrumento como Jacques Mauger en el trombón, Jordi Albert y Jeff Smith en la trompeta y otros.

¿Quiénes son para ti tu inspiración?
– Me quedo con dos: Wynton Marsali y Maurice André (ya fallecido), definitivamente, para mí los mejores.

Wynton Marsalis es el músico de jazz de mayor impacto mediático de los últimos veinticinco años y uno de los grandes trompetistas de la historia. Es el abanderado del neoclasicismo en el jazz, abarcando con un estilo clásico y técnicamente impecable al swing y las lecturas más modernas del bebop.

Maurice André nació en Ales, al sur de Francia, el 21 de mayo de 1933. Fue requerido por directores de la talla de Herbert von Karajan, Karl Böhm o Karl Richter y en las mejores formaciones de Europa, URSS, Norteamérica y Japón. Algunos profesionales de la trompeta lo consideran el mejor trompetista de los últimos tiempos. Murió el 25 de febrero de 2012.

Pacho Flores realizó estudios de perfeccionamiento en Francia con Eric Aubier y obtuvo el Premio de Virtuosismo por unanimidad del jurado más felicitaciones. Actualmente es integrante de la Sinfónica Simón Bolívar y profesor del Conservatorio Andino Itinerante.