Zarabanda en Concierto

Si hay una reflexión que nos hacemos los caraqueños a medida que se acerca la navidad, es que no es fácil vivir en Caracas. No es la más amable de las ciudades, entre sus características no podríamos enumerar la tranquilidad, la facilidad para trasladarnos, el orden, la seguridad, ni sobre todo, el silencio.

Por otra parte, la vida moderna está signada por la presencia de aparatos y máquinas que si bien aportan ciertos beneficios, como pudiera ser la comunicación a grandes distancias; también nos alejan de la naturaleza, y quizás muchas veces, de quienes tenemos más cerca. Al final, nos convertimos en individuos conectados con el mundo global, pero separados de su propio entorno.

Del total de horas en que estamos despiertos, son pocas las que permanecemos con los celulares apagados.

Un recital es una de esas ocasiones en que nos liberamos de la obligación de contestar llamadas, mensajes, y sobre todo, de mirar a cada rato el teléfono. Un recital es un momento en el cual el silencio debe ser absoluto, para que la música pueda llevarnos por un mundo de sensaciones y sentimientos.Hay pocos lugares en Caracas donde no penetra el rumor de los motores que atormentan la ciudad. Aquí, son pocos los espacios poblados por árboles y jardines cuidados, donde se respire el aroma puro de la tierra. Son pocas las salas de conciertos en que los instrumentos musicales no necesitan de micrófonos y altoparlantes para poder hacernos disfrutar de la belleza de su sonido.

Ensamble Zarabanda Foto: ©Lisbeth Salas

Ensamble Zarabanda Foto: ©Lisbeth Salas

Logo Centro de Arte Los Galpones

El Centro de Arte Los Galpones, ofrece uno de esos espacios, raros, preciosos y valiosos.

Los invitamos a un recital, totalmente unplugged, en el que el silencio de la noche será nuestro cómplice, para compartir con ustedes frases e ideas musicales creadas en uno de los períodos del arte más cercanos al hombre: el Barroco. Para ello, estaremos armados sólo de instrumentos, cien por ciento acústicos, donde la madera, el aire, el roce del arco; llenarán la atmósfera de las ondas a través de las cuales nos conectaremos con nosotros, entre nosotros y con el Cosmos.