Escrito por Prensa FundaMusical Bolívar

En la mina de Zipaquirá, a 180 metros bajo tierra, la CNJSBV vivió una experiencia artística única, y ofreció un concierto que arrancó lágrimas en el público. Este miércoles 27, a las 7:00 pm, serán protagonistas del esperado concierto de gala en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán                                    

En una de las estaciones del Via Crusis de la Catedral de Sal de Bogotá un grupo de jóvenes de la Coral Juvenil Simón Bolívar de Venezuela. Foto FundaMusical Bolívar

Una experiencia mística única, como si hubiesen realizado un viaje al corazón de la tierra para cantar, vivieron este martes los 100 jóvenes integrantes de la Coral Nacional Juvenil “Simón Bolívar” de Venezuela (CNJSBV), quienes ofrecieron un emocionante concierto teniendo como escenario el altar principal de la Catedral de Sal, en la mina de Zipaquirá, a las afueras de Bogotá.

La directora Lourdes Sánchez y la Coral Juvenil Simón Bolívar en la Catedral de Sal en Bogotá

Nada menos que a 180 metros bajo tierra, donde se mueven emociones y energías muy sui géneris, los coralistas venezolanos arrancaron lágrimas en el público que los escuchó. Desde el altar mayor de la sorprendente Catedral –Patrimonio Cultural de la Humanidad- comenzaron a emanar voces, más bien eran susurros de ángeles, sonidos hermosos que flotaban en el aire. El Alleluia, de Randall Thompson, el O Magnum Mysterium, de César Alejandro Carrillo, el Ave María, de Gustav Holst, así como el Ave María, de Rachmaninoff, se convirtieron en dulces oraciones.

Juan Gorrín, director asistente de la CNJSBV durante el concierto en la Catedral de Sal de Zipaquirá, Bogotá. Foto FundaMusical Bolívar

Ni público ni coralistas podían creerse la belleza del momento. Había que dar gracias a El Creador Supremo, fehaciente en esa mina y en esas enormes rocas. Y los jóvenes venezolanos, embajadores del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela lo hicieron como han aprendido: cantando de manera sublime el O Gloriosa Virginum, de Krzysztof Penderecki, y dejando un sello nacionalista con Venezuela, de Herrera y Armenteros.

En Bogotá ya se ha regado la voz en cuanto al prestigio de la Coral Nacional Juvenil “Simón Bolívar” de Venezuela, y el público, tanto el citadino como turistas y coralistas que participan en el Festival América Cantat, han reservado su agenda de este miércoles por la noche para asistir al concierto de gala de la agrupación de El Sistema, a las 7:00 p.m., en el Teatro Jorge Eliércer Gaitán de la capital colombiana.

Este nuevo compromiso internacional de los embajadores artísticos de El Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles –adscrito a la Fundación Musical Simón Bolívar, perteneciente al Ministerio del Poder Popular para el Despacho de la Presidencia de la República Bolivariana de Venezuela-, se inscribe en el marco de la presencia y solidaridad de El Sistema en América Latina y El Caribe.