En el marco de sus 28 años, la Orquesta Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho (Osgma) prosigue su lucha por mantener el nivel y calidad artística, a pesar de las crisis.
Su directora, Elisa Vegas, explica cómo van a celebrar este aniversario.


Por Ana María Hernández Guerra | @amhg_periodista | ESPECIAL PARA VENEZUELA SINFÓNICA

Veintiocho años se dicen fácil, pero han sido casi tres décadas de lucha por permanecer en el panorama musical venezolano: es la Orquesta Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho (Osgma), que nació por iniciativa de un grupo de músicos liderados por Rodolfo Saglimbeni, actual titular de la Sinfónica Municipal de Caracas.

Hoy en día, la agrupación está dirigida por Elisa Vegas, una músico formada sobre bases sólidas –su propio maestro fue Saglimbeni-, además de ser egresada con honores del Conservatorio Juan José Landaeta, y summa cum laude de la licenciatura en Artes, mención musicología, de la Universidad Central de Venezuela.

Ahora el reto es conducir musical y artísticamente a la Osgma, en los tiempos que vive el país en la actualidad.

-Son casi treinta años de la Osgma, ¿cuáles han sido los desafíos más grandes?

-La Ayacucho llegará a sus 30 años en el 2019. Son casi 30 años ofreciendo a Caracas espectáculos musicales de primer nivel y de muy variados estilos siendo referencia y modelo dentro de nuestro país. Desafíos han sido muchos -sobretodo económicos- pero el gran reto para mi es y ha sido poder, en esta nueva etapa que está emprendiendo la orquesta, devolverle el gran brillo que le otorgó su director fundador -mi maestro en la dirección- Rodolfo Saglimbeni. Soy directora en la Gran Mariscal de Ayacucho y en el Sistema Nacional de Orquestas. Cada institución con proyectos artísticos y visiones diferentes pero complementarias, lo que me ha permitido compaginar ambos retos musicales y asumirlos desde la batuta.

-¿Cómo hace la institución para sostenerse, a pesar de la crisis?

No ha sido fácil para la Ayacucho conseguir suficientes recursos estatales. Estoy clara que Caracas cuenta con al menos otras tres orquestas profesionales que, por ser más antiguas que la Osgma, y por sus características fundacionales, gozan de presupuesto estable de parte de ministerios. En el caso de nuestra orquesta, se recibe un subsidio que, al menos hoy, es insuficiente. Sin embargo, esto nos ha permitido mirar hacia otros horizontes y lograr alianzas con entes privados ávidos de una programación diferente y diversa. Este año en particular ha sido bastante difícil por la situación económica que vive el país pero nos estamos preparando para el futuro que seguramente será muy productivo. 

-¿Qué actividades tienen para la celebración aniversaria?

Celebraremos este aniversario de manera cónsona con la situación que vivimos. Haremos unos conciertos de corte familiar en agosto con música de Simón Díaz, y nos estamos preparando para hacer nuestra temporada anual de Zarzuela.

-¿Cuáles son los retos artísticos de la orquesta para los próximos tiempos?

Nuestro reto fundamental es que la Osgma siga siendo la orquesta para todo tipo de público y todo tipo de espectáculos musicales y así engrandecer este legado. Mis primeros conciertos con la Orquesta datan de 2009 y hemos podido construir a partir de allí bellas temporadas de ópera y zarzuela con títulos como Il Pagliacci, Gianni Schicchi, Aldemaro  El musical, Luisa Fernanda, Los Gavilanes, sólo por nombrar algunas producciones; además es la orquesta de los grandes musicales de nuestro país: La Novicia Rebelde, El Hombre de la Mancha, Los Productores, Anita la Huerfanita. Es una de las orquestas que por excelencia ha estado en grandes producciones del Teatro Teresa Carreño y además ha acompañado a un sin fin de artistas del mundo popular y del mundo académico. Siento que la Ayacucho es la orquesta más versátil y más dispuesta a abordar cualquier reto sin importar el estilo musical y venimos con un cronograma de conciertos y producciones para el 2018 que bien defiende esta bandera.

 

Celebraremos este aniversario de manera cónsona con la situación que vivimos

Nos debemos a la música y a los buenos espectáculos y confío en que esto en un futuro no muy lejano será bien reconocido.

Lo digo hoy y lo digo siempre, la Orquesta Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho es y ha sido la orquesta de todos.

-¿Cuál es la forma para mantener la calidad artística?

-La calidad artística se logra con el trabajo en equipo y la disposición de hacer, cada uno desde su rol, lo mejor que podemos. Esta orquesta cuenta con unos profesores y un personal que son simplemente de oro (comenzando por su presidente, Manuel Torres). La mística y las ganas de trabajar y hacer las cosas bien en esta orquesta va antes que la remuneración económica y eso es muy difícil de encontrar en otros lados hoy día. Aparte de esto, la calidad artística depende a su vez de la formación integral de los miembros de nuestra orquesta quienes hemos asumido que la excelencia se logra con el estudio, la lectura y la actualización de los conocimientos.

Lo digo hoy y lo digo siempre, la Orquesta Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho es y ha sido la orquesta de todos. En momentos de altísima tensión política, hemos sabido que nos debemos a nuestra gente y es por ello que sin distinción y sin miedo hemos realizado conciertos tanto en el Teresa Carreño como en el Teatro de Chacao, el Aula Magna de la UCV, por nombrar sólo nombrar tres espacios. Nos debemos a la música y a los buenos espectáculos y confío en que esto en un futuro no muy lejano será bien reconocido. Reactivaremos muy pronto la Sociedad de Amigos de la Orquesta y estamos reformando nuestra plataforma para que todos nuestros grandes artistas, populares y académicos así como el público tengan una orquesta de vanguardia, adaptada a las necesidades del mundo moderno.