SUSANA GAVIÑA, abc.es 

La mezzosoprano letona asegura que pasará «mucho tiempo en Sevilla» si eligen a su marido, Karel Mark Chichon, director del Teatro de la Maestranza y de la Orquesta Sinfónica de Sevilla

Elīna Garanča

Elīna Garanča

Elīna Garanča (Riga, 1976), que creció acunada por la música -es hija de un director de coro y una cantante de lieder-, está considerada una de las grandes mezzosopranos del momento. Con un repertorio que abarca desde Mozart a Wagner, dentro de unos días se la podrá escuchar en el Festival de Salzburgo en el papel de Leonor, en «La favorita» de Donizetti, acompañada por el tenor peruano Juan Diego Flórez.

Garanca ha retornado a los escenarios hace pocas semanas, después de un parón tras alumbrar a su segunda hija, Cristina. «Regresé a principios de mayo para un concierto en Lieja pero me di cuenta que fue precipitado. Entonces cancelé mis actuaciones para retomar mi agenda de nuevo a finales de junio. No es fácil saber el momento justo para volver, especialmente después de un segundo embarazo. Quería regresar lo más pronto posible también por las muchas presiones que siempre tengo para no cancelar más conciertos, que ya se cancelaron cuando estuve embarazada y después del nacimiento de mi primera hija», explica la mezzosoprano letona a ABC.

Un disco para cada momento

Este parón no le ha impedido continuar con su carrera discográfica,a la que acaba de añadir un registro de canciones de música sacra, grabadas con el sello DG, que se presentará dentro de unas semanas. «Todos los discos que he grabado están vinculados con el momento en que me encuentro de mi vida personal. El disco “Habanera” se hizo cuando nos compramos una casa en Málaga y significaba un nuevo rumbo en mi vida personal con España. “Romantique” vino porque estaba embarazada de mi primera hija y veía el mundo con unos ojos muy románticos y femeninos. Y ahora llega “Meditation”, un disco de música sacra que es el resultado de tener una joven familia, la estabilidad y la tranquilidad que eso transmite, y creo que puedo expresarme con una madurez espiritual que no tenía en antes».

Garanca ha querido dedicar este nuevo registro a la Virgen de la Macarena, por la que siente una gran devoción hasta el punto que tanto ella como su marido ingresaron en su Hermandad hace unos meses. Un acto, en el interior de la Basílica sevillana, celebrado a puerta cerrada, que culminó con la interpretación del Garanca del «Ave María» de William Gómez ante la imagen de la Virgen. La mezzosoprano confiesa que la admiración por la Macarena le llegó a través de su marido «que siempre ha vivido en Andalucía y es un amante de Sevilla. Mi devoción por ella ha sido desde siempre. Tanto mi esposo como yo sentimos un gran orgullo por pertenecer a su Hermandad».

Echar raíces en Sevilla

Las ganas de Elina Garanca y de su marido por echar raíces en España y, en particular, en Andalucía parecen ir «in crescendo». Al menos eso se desprende del hecho de que el director de orquesta, con una amplia trayectoria internacional, participe en el proceso de selección para optar a la dirección artística del Teatro de la Maestranza y la titularidad de la Real Orquesta de Sevilla (ROSS), puestos que ha ocupado hasta ahora Pedro Halffter, cuyo contrato acaba de concluirdespués de una década de vinculación con ambas instituciones.

«Creo que es una gran oportunidad tanto para el teatro y la orquesta como para mi marido -afirma la mezzosoprano-. Karel es un incansable trabajador que sabe ser director titular de una orquesta con todo lo que significa eso. Hay que saber exigir pero ser correcto a la misma vez y Karel siempre ha encontrado el punto justo para desarrollar esa dificil labor. Su gran talento está en crear grandes cosas a veces con poquísimos recursos». Algo que no le viene mal a ambas instituciones que han visto mermar su presupuesto. «Además -añade Garanca- a través de los años ha cosechado una gran experiencia trabajando con las grandes orquestas, como la Orquesta Filarmónica de Viena, la Concertgewbouw de Amsterdam o la Sinfónica de Londres y con los grandes teatros de ópera como los de Viena, Múnich, Berlín, etc.».

En cuanto a la posibilidad de que se traslade a vivir a Sevilla si su marido resulta elegido (han sido invitados media docena de directores para presentar su proyecto. Ningún español ha aceptado la propuesta), asegura que «pasaría mucho tiempo en Sevilla si la vida profesional de mi marido toma ese rumbo».

Para Chichon este era un paso lógico en su carrera y su vida pesonal. «Somos muy felices aquí y me encantaría vincular mi actividad profesional en los próximos años de algún modo a esta tierra. El Teatro de la Maestranza es uno de los más importantes de España y la ROSS una gran orquesta con enormes posibilidades artísticas, y creo que con la colaboración mutua las posibilidades de crecimiento son infinitas», explica a este periódico.

Grandes figuras

En cuanto a las claves de su proyecto, destaca la de «priorizar el talento joven y autóctono, pero también pretendemos conseguir un desfile continuo de primeras figuras internacionales que constituyan una programación de primer interés para cualquier aficionado, lo que sin duda repercutirá en el número de abonados y la taquilla».

Una lista de nombres que incluye a Jonas Kaufmann, Cecilia Bartoli y Anna Netrebko, a los que programaría «gracias a la racionalización de los gastos previstos para cada temporada. Es conocido que el presupuesto actual del Maestranza dista mucho de ser el de sus años más boyantes. La fuerza de mi proyecto reside en ser capaz de lograr la presencia de grandes figuras ajustándome al presupuesto disponible, gracias a mis contactos personales y de Elina y al apoyo de mi agencia Askonas Holt y patrocinadores. Además, mis honorarios serían muy inferiores a los que percibo normalmente».

La elección del nuevo responsable, que decidirán entre la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de Sevilla y el Ministerio de Cultura, se conocerá a finales de este mes.