Vía: La Verdad.com | Escrito por Silanny Pulgar / Maracaibo

Jóvenes del estado se preparan para integrar la Sinfónica Nacional Infantil de Venezuela. Los músicos fueron seleccionados luego de una prueba realizada en Barquisimeto. Se estrenarán en Austria el 10 de agosto

Jóvenes zulianos se preparan para ser parte de la Sinfónica Nacional Infantil de Venezuela (Foto: Eduardo Méndez)

Jóvenes zulianos se preparan para ser parte de la Sinfónica Nacional Infantil de Venezuela (Foto: Eduardo Méndez)e

Cinco deseos se convirtieron en realidad. Cinco almohadas son testigos cada noche del sueño de tocar en grandes escenarios junto a la gran inspiración que es Gustavo Dudamel. Luis Manuel Márquez, Javier Quintero, Valentina Borges, Ricardo Alayón y Laura Pérez viven la emoción de ser la representación zuliana de la Sinfónica Nacional Infantil de Venezuela que debutará en Austria el próximo 10 de agosto.

Los jóvenes fueron escogidos de entre 87 alumnos de los diferentes núcleos que hay conformados en el estado y que el pasado marzo viajaron a Lara para presentar la prueba de admisión a la nueva orquesta, que estará integrada por 200 niños de todo el país.

Rubén Cova, coordinador regional del Fesnojiv, dijo a La Verdad que para ellos el Zulia es una “digna representación” y que la orquesta hará un “excelente” papel en la gira que realizará fuera del país.

El “gran logro”

Luis Manuel Márquez es uno de los cientos de niños que pertenecen a los 12 núcleos del sistema de orquestas que existen en el Zulia. Él, como todos, soñaba con ser uno de los músicos que se dejaran llevar por la batuta del maestro Dudamel y, gracias a su empeño, logró que ese deseo se hiciera realidad.

Pertenece al núcleo Maracaibo Centro desde hace seis meses. Su instrumento es el fagot y a los 11 años aspira a ser un destacado músico. Sus padres pertenecen a la Orquesta Sinfónica de Maracaibo y para él son un gran apoyo. Lograr entrar a la sinfónica es para él una manera de retribuirles el cariño y las fuerzas que le dan para seguir adelante.

“Cuando presenté la prueba me sentí muy emocionado. Controlé mis miedos y eso me ayudó. Tenía muchas ganas de estar allí y por eso estudié bastante. Ahora estoy viendo los resultados. Cuando llamaron a mi mamá para darle la noticia me sentí satisfecho, no podía creerlo. Quiero que mis padres se sientan orgullosos de mí y voy a darlo todo para hacerlo bien en la gira”.

Javier Quintero, 13 años. Contrabajo. Núcleo Santa Rosa

Javier Quintero

Javier Quintero

Tiene cinco años dentro del sistema. Recuerda como una “gran” experiencia la prueba que presentó en Barquisimeto y que le dio la oportunidad de ser parte de la orquesta nacional. “Pensé que era muy poco tiempo y que no tenía chance porque había mucha gente. Sin embargo, estudié todo lo que pude y gracias a Dios quedé. Será emocionante ser parte de una gira internacional con artistas de tanto nivel.

Valentina Borges, 12 años. Flauta. Núcleo Fundación del Niño Zuliano

Valentina Borges

Valentina Borges

Dejó las fiestas y los días libres a un lado. Durante un mes se dedicó a practicar para lograr ser parte de la orquesta nacional, y lo logró. Tiene dos años dentro del núcleo y para ella esta es una nueva etapa. “Cuando me enteré brinqué de la felicidad. En mi casa están orgullosos. Esta es la primera vez que voy a tocar fuera y sé que va a ser maravilloso”.

Ricardo Alayón, 13 años. Percusión. Núcleo Maracaibo Centro

Ricardo Alayón

Ricardo Alayón

Se inició en El Sistema hace cinco años por iniciativa de su mamá, quien quería calmar su hiperactividad. Comenzó con el oboe, pero más tarde prefirió la percusión. Comenzó a practicar tres días antes de la prueba, cuando recibió la convocatoria, y se emocionó bastante al momento de su participación. “Esto para mí significa mucho. Son muchos los que querían estar aquí y yo soy un privilegiado por haberlo logrado”.

Laura Pérez, 13 años. Violín. Núcleo Santa Rosa

Laura Pérez

Laura Pérez

Se inició en el núcleo a los tres años de edad. Antes de comenzar a practicar para la prueba se preparó sicológicamente, pues sabía que había muchos aspirantes y que eso limitaba sus posibilidades de quedar. “Practiqué bastante porque sé que tengo potencial. Me sentí feliz cuando fui seleccionada. Es un compromiso enorme, todo el país tiene la confianza puesta en ti porque lo estás representando”.