Vía: quetescuchen.com/
La rapidez de la vida no nos deja apreciar en ocasiones lo que sucede a nuestro alrededor. Este es el caso de el violinista Joshua Bell que durante 43 minutos pensaba deleitar a las personas del metro y esto fue lo que pasó.

El viernes 12 de enero a las 7:54 am interpreto 6 piezas clásicas a 1,097 personas que pasabas por el lugar. Mucho de ellos iban en camino a su empleo. Lo que no sabían es que el violinista que se encontraron en el camina es uno de los músicos más reconocidos del mundo, tocando con uno de los mejores violines del mundo valuado en 1.2 millones de dólares y con 300 años de historia entre sus cuerdas.