El maestro José Antonio Abreu recibió el Premio Abu Dabi Festival 2014 por “transformar vidas a través de la alegría de la música”, como parte de la presentación en el evento de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela, que, bajo la dirección de Gustavo Dudamel, concluyó su debut en Medio Oriente

Prensa FundaMusical Bolívar

Una promesa: “para ustedes no habrá límites, serán la mejor orquesta del mundo”. Un responsable: José Antonio Abreu. El creador de El Sistema les regaló estas palabras proféticas a los 11 jóvenes que hace 39 años se reunieron junto con él en un garaje para darle inicio a lo que es hoy el programa educativo, social y musical más importante de Venezuela. Y no estaba equivocado. Este martes, 28 de enero, su frase se volvió a cristalizar: la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela (OSSBV), y su director Gustavo Dudamel, se presentaron por primera vez dentro de la programación del Abu Dabi Festival 2014, en los Emiratos Árabes.

El Sistema transformará la vida de los niños en los Emiratos Árabes Unidos

El Sistema transformará la vida de los niños en los Emiratos Árabes Unidos

Y sí, los integrantes del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela no conocen de límites. Llegaron a Medio Oriente, y dejaron su huella. Ayer, luego del concierto que ofreció la OSSBV en el Emirates Palace Auditorum, la Fundación de Artes y Música que lleva el evento firmó un convenio con la Fundación Musical Simón Bolívar.

Entre ambas instituciones se realizará un intercambio a favor de los niños y jóvenes de los Emiratos Árabes, al colocar al servido de ellos el modelo de enseñanza musical del programa venezolano. “El futuro de estos niños y jóvenes cobra vida indiscutible con la presencia de este hombre visionario, sabio y noble, como lo es José Antonio Abreu. Con El Sistema, en los Emiratos Árabes destinaremos el arte al alcance de todos y lucharemos juntos por un mundo pleno de unión y paz. Por ello, este convenio representa un nuevo hito para estas naciones”, declaró Hoda Al Khamis Kanoo, presidenta y fundadora del festival, quien aseguró que La Simón Bolívar volverá al evento en 2015.

Justamente para reconocer el trabajo que ha realizado el maestro Abreu, la directiva del evento le otorgó el Premio Abu Dabi Festival 2014, por “transformar vidas a través de la alegría de la música (…) Él dio vida a un movimiento social que utiliza la música como un instrumento de cambio, que hoy permite y faculta a los niños y las comunidades desfavorecidas incluso más allá de las fronteras de Venezuela”, rezaba el comunicado del festival en el que estuvo presente el ministro de Cultura de los emiratos, el jeque Shaikh Nahyan Bin Mubarak Al Nayham.

Abu Dabi, una ciudad que comenzó a construirse hace apenas 40 años, se ha convertido en la capital cultural de los Emiratos Árabes. Para una ciudad que está iniciando el impulso de la música a través del festival, la presentación de los músicos venezolanos significó un espaldarazo. “Agradecemos al maestro Abreu por dejarnos conocer a la Sinfónica Simón Bolívar, y por permitirnos un acercamiento a El Sistema. Sin duda, la implantación de este modelo contará con el total apoyo y respaldo de todos los Emiratos Árabes”, enfatizó el jeque Mohamed Kanoo.

Del mismo respaldo gozaron los integrantes de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar al presentarse en el opulento Emirates Palace Auditorium. Con la interpretación de La Tempestad y Romeo y Julieta, de Pyotr Ilytch Tchaikovsky, y la majestuosa ejecución de la Sinfonía Nº 5, de Ludwig van Beethoven pusieron de pie a los más de mil espectadores. Muchos de los cuales ondearon banderas venezolanas cuando el maestro Gustavo Dudamel dirigía el Danzón Nº2, de Arturo Márquez; Mambo, de Leonard Bernstein; y Aires de Venezuela, de José Terencio.

“Viva Venezuela”, gritaban una y otra vez un grupo de maracuchos que se encontraban en el concierto. Los músicos sonreían. Se abrazaban, felicitándose por haber finalizado una gira llena de expectativas: conquistaron la cultura del Medio Oriente; y  se presentaron por primera vez en la Catedral de Notre Dame para interpretar, junto a la Orquesta Filarmónica de Radio France, el Réquiem, de Hector Berlioz. Hoy son 500 mil niños de Venezuela los que creen en la promesa del maestro José Antonio Abure: el Sistema sigue sin conocer límites.

El cierre de la gira París – Medio Oriente 2014 es el preámbulo de la  celebración de los 39 años del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, perteneciente a la Fundación Simón Bolívar, adscrita al Ministerio del Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.