La familia Cotiere ha sentido los beneficios de la música en sus vidas. Sus dos primeros hijos, Roobentz y Roodjina, quienes ya tienen sus instrumentos, forman parte de la primera orquesta infantil de Haití.