Las calles, escuelas y plazas del campo haitiano, en Hinche, se han llenado de música y canto, gracias a recorridos y ensayos abiertos que han hecho los más de 700 niños, niñas, jóvenes y 47 maestros haitianos y venezolanos, fundadores del primer núcleo y de las primeras agrupaciones de El Sistema en Haití

Prensa FundaMusical Bolívar / Mppdpsgg

El naciente Sistema de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Haití es una realidad. Luego de 21 días de intensas mañanas y tardes de clases, ensayos, seccionales y talleres, a temperaturas de 40 grados centígrados, formaron su primera orquesta sinfónica, dos coros juveniles e infantiles, ensambles de percusión, de metales y guitarra. Agrupaciones que hoy suman más de 700 niños, jóvenes, acompañados de 47 profesores haitianos y venezolanos.

DSC_0951

A cielo abierto, este domingo, 11 de octubre, más de mil quinientas personas, aplaudieron a las primeras agrupaciones de El Sistema Haití, un proyecto que ha contado con el apoyo de PDV Caribe, Fundación Pétion Bolívar y de los gobiernos haitiano y venezolano. El espacio de la plaza de Hinche, en el centro de la isla, no fue suficiente. Padres, madres, familias, comerciantes, muchos ancianos y jóvenes, quedaron sorprendidos por la inusual presentación: una orquesta sinfónica infantil y juvenil con más 249 integrantes; un coro infantil de 70 pequeños, de entre 5 y 11 años de edad; un coro juvenil, con 85 adolescentes entre 12 y 20 años, y una agrupación de iniciación musical con cerca de 400 miembros.

DSC_0132

La música se apoderó de Hinche durante toda esta semana. Como promoción al concierto oficial de debut de las primeras orquesta y coro de El Sistema Haití, que será el jueves 15 de octubre, en el Teatro Triunfo, de Puerto Príncipe, profesores haitianos y venezolanos, y los niños fundadores, cantaron y tocaron juntos con sus ensambles y agrupaciones para invitar a la comunidad. Se regó la voz y la convocatoria de la plaza fue muy poderosa y estimulante, sobre todo para más del 50% de los niños y niñas fundadores del primer núcleo del programa, quienes viven en un orfanato, algunos solamente cuentan con la madre o el padre, pero  muchos otros son totalmente huérfanos.

DSC_0147

Contra todas las limitaciones materiales, El Sistema en Haití ha nacido con certezas contundentes. Decisiones que van a cambiar la vida de muchos jóvenes y niños haitianos, como la que tomaron las hermanas Damus, tres jóvenes hijas de agricultores, quienes se han jurado dedicarse a la música, comer y vivir de su oficio como músicos. Dieumene y Rosemene, las mayores, de 20 y 18, viven con sus padres, tocan trompeta y viola, respectivamente. Pero la más pequeña, Rossenette, de 16 años y quien también toca viola, tuvo que irse a vivir en el orfanato del padre Armand, ya que sus padres no tienen cómo mantener a las tres. “Nosotras vamos a ser grandes con la música. Aunque vivimos un poco separadas de nuestra hermana menor, en las clases de música nos vemos y hablamos. Ya no es posible dejar la música porque allí está nuestro futuro”, dicen.

DSC_0180

Pierre Rigaud Chery, director de la Escuela de Música de Hinche, dice estar sorprendido por “este milagro”. “Podemos afirmar que El Sistema en Haití es una realidad y dejó de ser una idea que nació en una fiesta a la que asistió nuestro presidente Martelly con el  presidente Chávez. Antes de la llegada de la Misión de El Sistema, tenía 400 alumnos, en 3 semanas tenemos más de 800 y una larga lista de aspirantes. Los profesores venezolanos nos han enseñado muchas cosas, pero entre las más importantes está que nos han traído un modelo de enseñanza de avanzada: sentir que tan solo con 4 notas que se aprendan en el primer día, ya podemos hacer música y celebrar la vida”.

El Sistema en Haití cumple con la misión que desde hace 40 años se propuso el maestro José Antonio Abreu: romper con los monopolios del aprendizaje y disfrute de la música para que todo niño y joven en el mundo, sin distingo de clases sociales, ni razas, ni credos, pueda crecer y evolucionar, rodeado de valores, transformándose en un digno  ciudadano del mundo.

Estos 700 niños haitianos hoy comienzan a cristalizar sus sueños, el mismo en el que creyó el maestro Abreu hace 40 años: el Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela cuyo órgano rector es la Fundación Musical Simón Bolívar, adscrita al Ministerio para el Poder Popular del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de Gestión de Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.