Prensa FundaMusical Bolívar

Representantes de El Sistema venezolano visitaron una de las locaciones que replica el modelo social y educativo creado por el maestro José Antonio Abreu en Francia, que funciona en la Escuela Santa María, en la región de Fougéres en Bretaña
victor_rojas

A casi 500 kilómetros de París, un aire fresco y renovado ha invadido uno de los salones más espaciosos de la Escuela Santa María en el Passeurs D’Arts, en la región de Fougéres en Bretaña -noreste de Francia. Cada vez más niños y adolescentes aprovechan los momentos del recreo y las pausas entre una clase y la otra para retar la rutina, y buscar un nuevo aliento para lidiar con las matemáticas, las ciencias, la química o la historia. Es la música, el poder aprender a tocar un instrumento, pertenecer a la orquesta del colegio, y hacer realidad el sueño del director de orquesta Stéphan Fourreau, lo que les está permitiendo sentirse más estimulados en sus estudios, elevar su rendimiento académico y alcanzar mejores calificaciones en sus estudios básicos.

Esta es la fortaleza y la forma con la que El Sistema de Orquestas y Coros de Venezuela está inspirando a uno de los núcleos ya establecidos en Francia. Allí, el modelo musical y social creado por el maestro José Antonio Abreu es archiconocido y admirado desde que la Sinfónica Simón Bolívar debutara en el país galo en 1986. Desde entonces, músicos y profesores, orquestas y agrupaciones de ambos países han cultivado una relación de mutuo enriquecimiento que hoy día está cristalizando, por ejemplo, en el Ensamble de Maderas y Metales de la mencionada escuela, integrado por más de 70 jóvenes, de los casi 100 miembros que desde hace 2 años forman parte del núcleo.

EnsambleMetalesMaderaFrEl profesor Stéphan Fourreau se encarga de dictar las clases de música, dirige el Ensamble y repara los instrumentos musicales. Explica que, “por ahora, solamente los adolescentes que están en el nivel intermedio, antes de entrar al bachillerato, son alumnos de la Cátedra de Música. Nuestro método es ‘aprender a tocar, tocando´ piezas musicales ligeras, modernas, populares, y luego van al proceso de lectura e interpretación con partitura. Gracias a este proyecto, muchos alumnos de nuestra escuela han logrado superar sus dificultades con los maestros, con sus compañeros de clase y con sus materias. Esta es la magia que está haciendo aquí el modelo venezolano del maestro Abreu”.