Es reconocido por ‘Indiana Jones’, ‘La lista de Schindler’, ‘Superman’, ‘E.T.’ y otras películas.

Redacción/Guayaquil | telegrafo.com.ec

Existe una secuencia cumbre en la película ‘E.T. El extraterrestre’ (1982). Elliott (interpretado por Henry Thomas) y los amigos de Michael (Robert Mac Naughton), su hermano mayor, huyen de la policía en unas bicicletas. E.T. va oculto en una canasta de uno de esos vehículos. Escapan por los agentes y científicos que están interesados en investigar al alienígena.

 John Williams

John Williams

Cuando todos se ven sin escapatoria, las bicicletas empiezan a elevarse, a través de la telequinesis de E.T. Todos vuelan, al sonido de una melodía muy conocida en nuestros días: ‘Adventures of earth’, del compositor John Williams.

Quienes han visto la película reconocen fácilmente la música. Y quienes la han oído pueden cerrar los ojos y recrear aquellas imágenes.

No obstante, ‘Adventures of earth’ tiene una anécdota. Williams, quien ya tenía tres premios Oscar por musicalizar películas, no sabía cómo enlazar la melodía con la secuencia que dura 15 minutos. Entonces, Steven Spielberg, el director del filme y uno de los socios habituales de Williams, le dijo: Olvídate de las escenas. Te quito la película para que hagas la música como mejor te parezca y luego remontamos las escenas para que se fusionen con la melodía. Williams le creyó a su amigo y ganó su entonces cuarto Oscar. Se había adjudicado los primeros por ‘Violinista en el tejado’ (música adaptada de 1971), ‘Tiburón’ (1975) y ‘Star Wars’ (1977). Todas inéditas. La quinta estatuilla la consiguió por ‘La lista de Schindler’ (1993).


Y es que a este músico estadounidense, nacido el 8 de febrero de 1932, en Floral Park, Nueva York, le sobran reconocimientos y candidaturas.

Solo para el Oscar ha sido nominado 49 veces, mientras que para los Globos de Oro fue considerado en 21 ocasiones de las cuales ganó 4. En cuanto a Grammys se ha llevado seis de 59 intentos.

Según los críticos fue la década del 80 en que más produjo, aunque en galardones no se reflejó tanto. Su música es tan reconocible en filmes como ‘Superman’ (1978, de Richard Donner, que protagonizó Christopher Reeves), la saga de ‘Star Wars’ con ‘tracks’ como ‘La marcha imperial’ y otras, sin olvidar las películas de ‘Indiana Jones’ con su clásico ‘Raider’s march’, que en realidad es una fusión de canciones que Williams le propuso a Spielberg.

Se conocieron en 1974 cuando Spielberg está a punto de estrenarse como director con ‘The Sugarland Express’ (La loca evasión).

En una entrevista, Williams recordó el primer encuentro así: “Había estado trabajando en “Universal Studios” durante seis o siete años en el departamento de televisión. Un ejecutivo me telefoneó y me propuso comer con él. Dijo: Creemos que (Spielberg) tiene mucho talento. Tiene una película llamada ‘Loca evasión’ que hizo con Goldie Hawn y creemos que es brillante. Y en particular, brillantemente editada. ¿Quieres conocerlo?’. Así que fui y lo conocí. Él tendría unos 23 años. Me invitó musicalizar y ya llevamos una amistad de 40 años”.

Muchos deben preguntarse cómo es el proceso de trabajar con ‘El rey Midas de Hollywood’. YWilliams, quien ha musicalizado para las series de televisión ‘El túnel del tiempo’, ‘Perdidos en el espacio’ y otras de los 60, responde: “La primera charla que normalmente tenemos es acerca de dónde sonará la música durante la película y después hablamos sobre el ‘tempo’. Él es muy consciente de la velocidad de la edición y de su correlación con el ritmo musical, más que muchos directores que no conocen con tanta precisión el efecto de la música en la forma de la edición. Si tu medición del tiempo es correcta, ya estás a medio camino de llegar al núcleo emocional. Yo trabajo con Steven de forma más estrecha que los otros directores porque nuestras oficinas son prácticamente contiguas y le encanta dar un paseo y escucharme tocar al piano tanto si estoy trabajando para una película suya o para la de otro”.

La relación entre ambos está llena de anécdotas. Otra de ellas ocurrió para la primera película de ‘Tiburón’. Cuando Williams fue contratado vio el filme que iba a musicalizar. Luego de verla se acercó a Spielberg y le dijo: “Dios mío, Steven, necesitas un compositor mejor que yo”. El cineasta le respondió: “Lo sé, pero todos están muertos”.

Lo de Star Wars fue por una recomendación de Spielberg a su otro entrañable amigo, George Lucas.

Williams, hijo de un percusionista de jazz también llamado John, asegura que nunca para de componer. No obstante, lo curioso de él es que poco escucha música, aunque sí tiene sus referentes: Richard Strauss, Max Steiner, Erich Wolfgang Korngold y Richard Wagner. Su estilo es tan fácil de percibir, al punto que pareciera que se repitiera en una que otra banda sonora, es cuestión de estilo, uno basado en el neorromanticismo.

“En la actualidad, raramente escucho música. De hecho, porque estoy escribiendo todo el tiempo. Ir al concierto también es complicado, porque es difícil desconectar mi mente de mi problema musical de cada día. Y además, a riesgo de parecer un poco fanfarrón, si la música es peor que la mía no ayuda, y si es mucho mejor que la mía tampoco ayuda. Créanme, si es mucho mejor, eso no reconforta”, sostiene el compositor de los Juegos Olímpicos de 1984, 1988, 1996 y 2002, y también padre de Joseph Williams, excantante del grupo Toto.

Cuando cumplió 16 años su familia se trasladó a Los Ángeles. Estudió piano y composición en la Universidad de California.

En 1952, fue reclutado para la Fuerza Área de los Estados Unidos, donde arregló y dirigió música para la banda naval. Cuando terminó su servicio militar en 1955, Williams se trasladó a la ciudad de Nueva York. En aquel periodo, trabajó como pianista en varios estudios y clubes de Nueva York. En esta época, tocó para el compositor Henry Mancini, el creador del tema de ‘La pantera rosa’, en las bandas sonoras de ‘Peter Gunn’, ‘Días de vino y rosas’ y ‘Charada’.

En 1960, fue contratado por Columbia Records como pianista y compositor. Las primeras composiciones musicales que realizó en el cine fueron para películas pertenecientes al género de la comedia como es el caso del filme ‘Como robar un millón’, protagonizada por Audrey Hepburn y Peter O´Toole.

En el nuevo milenio, Williams fue llamado para componer la banda sonora de la adaptación al cine de la serie de libros de Harry Potter. Se encargó de la composición en las tres primeras películas de la franquicia. Compuso “Hedwig’s Theme”, pieza característica de la saga que se empleó en todas las cintas.
Entre sus más recientes trabajos constan: ‘War horse’ (2011) y ‘Lincoln’ (2012), que fueron sus -hasta ahora- últimas nominaciones al Oscar. Las más recientes del señor de las bandas sonoras para películas, que curiosamente no tiene la costumbre de ir al cine.