Una muestra del saxofón en la orquesta desde una visión camerística, un retorno al repertorio original más destacado


Vía: www.docenotas.com

El trabajo que nos presentan Pedro Pablo Cámara Toldos es fruto de un cuidadoso estudio de la música para saxofón entendida desde una perspectiva más camerística que orquestal, prueba de ello es que las piezas que se interpretan se ensayaron y grabaron sin directos. Este disco compacto es una mirada a las principales obras del repertorio para saxofonistas más destacado hasta la primera mitad del siglo XX. El solista ha querido demostrar una música pensada para instrumento a solo integrada con la orquesta, en ese caso se aprecia un trabajo de musicalidad ensamblada con el resto de la orquesta de cámara I musici di Basilea, que lejos de ofrecer un simple acompañamiento se imbrica en la interpretación del concertista.

La formación de Cámara ha estado influenciada por Marcus Weiss y Vicente Toldos; y en música de cámara destacan F. Rados, S. Azzolini, C. Martínez-Mehner, R. Schmidt o E. Feltz; además de realizar estudios de Historia y Ciencias de la Música, así como Pedagogía. Se ha formado principalmente en la Hochschule für Musik de Basilea (Suiza), Universidad Complutense de Madrid y Universidad de La Rioja. La música de cámara es el gran eje de su carrera, actuando en festivales de Europa y América. Es miembro de Tamgram Project, Opera Lab Berlin, IVORY&REED, Neophon Ensemble y Art Sound Quartet. Así mismo, ha colabordo con la Orquesta Filarmónica Europea de Suiza, orquesta de la Academia del Festival de Lucerna y Orquesta de la Radio de Frankfurt, trabajando con directores como Simon Rattle.

Con Concertino da Camera, se brinda la oportunidad al oyente de acercarse a la música para saxofón más destacada en este ámbito. Se trata de la discografía básica para el instrumento, interpretada de elegante manera por Pedro Pablo Cámara, con precisión, musicalidad y gusto. No esperen en este CD grandes alardes de virtuosismo insípido ni de desbocada muestra de desparpajo musical, pues en él encontraran mesura, sensatez, gracia y estilo.

Las obras que se nos presentan son un recorrido por el repertorio clásico. En primer lugar la Fantasía W490 (1948) de Heitor Villa-Lobos, escrita para saxofón soprano y orquesta, en sus movimientos Animé, Lent y Très Animé. Influenciado por la música europea, el compositor brasileño escribe esta pieza tras conocer a Marcel Mule. Llena de intriga desde sus inicios, la obra nunca fue estrenada por su dedicatario, y más tarde se vio transportada a otro tono por ser más asequible. En este caso, el saxofonista la interpreta en su tono original, basándose en los manuscritos del compoistor, aportando un color especial, festivo, ligero y dándole el carácter distintivo de fantasía, en una brillante interpretación.

En segundo lugar el Concertino da Camera (1935) de Jacques Ibert para saxofón alto y once instrumentos, con su Allegro con moto y LarghettoAnimato molto. Obra que da nombre a este trabajo, y que presenta un análisis rítmico muy importante, con una presentación bien elaborada por parte de la orquesta y el solista. La mezcla con la música popular y de jazz se hace patente en la pieza, pero sin perder la compostura Pedro Pablo Cámara interpreta un Ibert muy pulcro.

Por otro lado, y volviendo un poco atrás en el tiempo, la Légende (1903) de André Caplet, escrita para saxofón alto y orquesta. Donde el solista pierde protagonismo para fundirse camerísticamente con la orquesta, aportando un sonido íntimo y cálido. La delicadez con la que Cámara Toldos nos presenta esta “leyenda” es de una gran belleza, conjugando la flexibilidad y el legato.

Por último, se incluye en este disco el Concerto in E Flatt Op. 109 (1934) de Alexander Glazunov. Una de las obras culmen del ruso para este instrumento y para la historia del mismo. Una pieza pensada para el timbre de este instrumento, y con las dificultades que conlleva un pensamiento idiomático entendido para la cuerda, con una escritura centrada en el repertorio sinfónico. Escrito en un único movimiento, el solista consigue darle sentido de unidad, dándole solidez a su interpretación

Un verdadero vademécum de este repertorio “neoclásico”, un CD interesante para saxofonistas y amantes de la música en general, desde un prisma español que conjuga calidad y calidez.