Texto y fotos: Jesús Alcívar

En la tarde de ayer, el maestro David Ascanio (piano) y la maestra Edith Peña (piano), se presentaron junto a la Sinfónica Juvenil “Teresa Carreño” de Venezuela, bajo la conducción de maestro Manuel López-Gómez; en la Sala Simón Bolívar del Centro Nacional de Acción Social por la Música, concierto enmarcado dentro del Festival “El Piano y los Períodos de la Música”.

Karina OchoaAlcalá

Karina OchoaAlcalá

Edith Peña y Manuel López-GómezLas gimnastas Michelle Sánchez y Grisbel López, realizaron una actuación a las afueras de la Sala Simón Bolívar (en los espacios abiertos del piso 1),  como antesala al concierto,  denominada: “Presencia de Sergei Rachmaninov”. Performance que fue muy bien llevado por las integrantes de la Federación Venezolana de Gimnastas, y que atrapó a más de uno, cautivado por las habilidades demostradas por las chicas.

Ya dentro de “La Simón Bolívar”, se dio inicio al concierto, con  “Ch’io mi scordi di te?” – “Non temer, amato bene” Recitativo y rondó para soprano, acompañamiento de orquesta y piano obbligato, de Wolfgang Amadeus Mozart, en la voz de la soprano venezolana Karina Ochoalcalá, acompañada por el maestro  David Ascanio. Obra compuesta originalmente en 1786 (con una música y texto diferentes) para Nancy Storace (de la que se presume, Mozart se había enamorado), por su concierto de despedida de Viena; consta de dos secciones: el Recitativo en Sol menor, y el Rondó en Mi b Mayor. La obra no se representaba en el país, desde hace más de 30 años, siendo escuchada la última ocasión, en voz de la gran Fedora Alemán.

Karina OchoaAlcalá

Karina OchoaAlcalá

La obra que daría continuidad a la cita musical, sería el Concierto No.21 para Piano y Orquesta (en Do Mayor) del mismo compositor de la obra anterior, cuyo nombre completo era Johannes Chrysostomus Wolfgangus Theophilus Mozart. Concierto similar al K.466 por su inventiva estructural  y la utilización de las mismas fuerzas orquestales, pero diferente en su impacto dramático. La melodía romántica del movimiento central en Fa Mayor, surge de un modo operístico que invita a soñar, y  fue hermosamente desarrollada por el maestro Ascanio, contrastando las distintas atmósferas de la obra en la que -solista y orquesta- parecen perseguirse.

Luigi Sciamanna

Luigi Sciamanna

Luigi Sciamanna (actor) junto a Brixio Bell/Nadeschda Makagonow (bailarines) con libreto/dirección  de Antonio Constante, pondrían la pauta teatral, con el performance: “Presencia de George Gershwin” como abreboca a las siguientes dos obras. “Summertime” (de la ópera Porgy and Bess) con la soprano Ochoalcalá y el maestro Ascanio, quienes colocaron al público en sintonía con el jazz, gracias al piano en una  progresión de acordes similar al blues, y un enfoque vocal diferente (de la soprano) que radicó en lo agudo, delicado, y en el juego silábico de los cambios de nota. “Rhapsody in blue” (para piano y orquesta), en la cual el maestro David dejó en claro el carácter solista del piano sin romper con el ambiente de blues afroamericano que va marcando la orquesta. Ambas obras fueron aplaudidas y elogiadas  por el emocionado público, que percibió de manera particular, cómo era posible tomar material escrito en un idioma popular y someterlo a métodos clásicos, produciendo resultados convincentes; ah claro¡¡¡ , gracias a aquel compositor de canciones de Broadway… “GG”.

Manuel López-Gómez conduciendo a la Sinfónica Juvenil "Teresa Carreño" de Venezuela

Manuel López-Gómez conduciendo a la Sinfónica Juvenil “Teresa Carreño” de Venezuela

David Ascanio y Manuel López-Gómez

David Ascanio y Manuel López-Gómez

Luego de un descanso, los músicos de la Juvenil Teresa Carreño, junto al maestro Manuel López-Gómez (recientemente incorporado a la Dirección  Artística del Proyecto Batuta/Colombia), salieron al escenario para acompañar a la Solista Edith  Peña, quien interpretaría el Concierto No. 2 para Piano  y  Orquesta (en Do menor) de Rachmaninov. Los primeros  acordes de la obra resultan inolvidables, y la solista demostró su extraordinario dominio del instrumento, con una interpretación magistral que evidenció la riqueza temática del concierto, con tonalidades eslavas e incomparables líneas melódicas.  El público acogió con una lluvia de aplausos la intervención de la Maestra Edith, la cual cerró el concierto con un bis, del mismo compositor.

Edith Peña

Edith Peña