Vía: El Comercio.es | COLPISA/AFP | VIENA
El compromiso nazi de uno de los mayores directores de orquesta de la historia, el austríaco Herbert von Karajan (1908-1989), era real ya en 1933, como lo demuestra el historiador austríaco Oliver Rathkolb, gracias a documentos hasta ahora desconocidos.

Herbert von Karajan

Con motivo de un seminario universitario en Viena, a contracorriente de muchos biógrafos de von Karajan, el profesor en la Universidad de Viena indica que el director de orquesta se había afiliado el 8 de abril de 1933 al partido nazi (NSDAP) con el carné número 1.607.525, dos meses antes de que el movimiento hitleriano fuera prohibido en Austria, donde se mantuvo prohibido hasta la anexión (Anschluss) del país por parte de Adolf Hitler en 1938.

Al no haber pagado sus cotizaciones, un nuevo carné de afiliado (número 3.430.914) le fue concedido, retroactivamente, el 1 de mayo de 1933. Este tipo de carné de afiliado retroactivo era entregado por el partido nazi a personalidades prestigiosas.Estos elementos figuran en un fichero de tarjetas de afiliados del NSDAP, con una foto del joven von Karajan y una confirmación escrita sobre su adhesión por parte el músico, fechada el 26 de noviembre de 1936.

Ante una Comisión de Desnazificación instituida por los Aliados en 1945-1946, von Karajan había admitido haberse afiliado al partido nazi, y afirmó haberlo hecho no por convicción sino preocupado por su carrera, en una época en la que los nazis controlaban por completo la vida cultural en Alemania, bajo la supervisión del jefe de la propaganda nazi, Joseph Goebbels.

Mediación de Goebbels
Sin embargo, durante su juventud, von Karajan ya había manifestado sus simpatías hacia la extrema derecha nacionalista. Cuando estaba en el instituto, era miembro de una asociación ultranacionalista, la Corporación pangermanista Rugia. En las cartas de la época, no escondía su antisemitismo y denunciaba por ejemplo el «enjudiamiento de Volksoper» en Viena. El hecho, avanzado en su defensa por muchos biógrafos, de que después de su divorcio en 1942 se casara el mismo año con la hija de un rico industrial textil, Anita Gütermann, un «cuarto judía» («Vierteljüdin») en el vocabulario burocrático de las leyes raciales nazis, no sirve para poner en duda su compromiso nazi, según el historiador.
El padrastro de von Karajan se había divorciado de su esposa judía, estaba muy vinculado a los dirigentes nazis y su empresa prosperó durante toda la Segunda Guerra Mundial. Y Joseph Goebbels intervino personalmente para poner fin a una investigación sobre los antepasados judíos de Anita Gütermann, permitiéndole así casarse con von Karajan.