El compositor José Antonio Abreu recibe el galardón de manos del concejal José Blas Fernández. :: FRANCIS JIMÉNEZ


El compositor José Antonio Abreu recibe el galardón de manos del concejal José Blas Fernández. :: FRANCIS JIMÉNEZ

Vía: La Voz Digital.es | Una orquesta que elimine las fronteras físicas y una a los jóvenes de Cádiz y Venezuela a través de la música. Este es el propósito que se marcó ayer el director de orquesta venezolano y creador de “El Sistema”, el maestro José Antonio Abreu al recibir el Premio Iberoamericano de Música Cortés de Cádiz. Abreu, gran amante de la música, abogó ayer por unir el talento de los estudiantes del Conservatorio Manuel de Falla y el de la fundación de las Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela y, todo ello, en el plazo de un año. De momento es una propuesta que espera que llegue a buen término.

Pero éste no fue el único deseo que expresó ayer el músico venezolano. Consciente de la responsabilidad y del camino recorrido con su orquesta en el que niños y jóvenes que viven en la calle obtienen una formación como músicos, expresó su anhelo de que «desde hoy mismo alentemos un movimiento musical juvenil e infantil símbolo de la cultura y de la paz».

El maestro José Antonio Abreu

El maestro José Antonio Abreu

También hubo palabras para el premio, que representa «más que un honor», «un magno compromiso ético que convoca poderosamente mi responsabilidad como hombre y como artista». El artista lo dedicó a los «abnegados educadores que me han acompañado durante más de tres décadas» en la fundación de la Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela y que en este tiempo han atendido a más de 300.000 niños de las 25 países.

El que obtuviera el Premio de la Paz de Seúl por ‘El Sistema’ en 2010 y con el Príncipe de Asturias de las Artes en 2008 afirmó que, tras este trabajo, se encuentra «el propósito de dignificar a los niños en situación de calle a través de la música». A ellos y a los jóvenes afectados por graves discapacidades o los «reclusos que en el seno de las cárceles adquieren las destrezas necesarias para tocar un instrumento mientras aguardan su reinserción en la sociedad como profesionales de la música». De esta manera «la pobreza material será rotundamente vencida por la riqueza espiritual que germina por y en la música».

Por su parte, el primer teniente de Alcaldía, José Blas Fernández, destacó que revivir su experiencia en la formación de la música para jóvenes es una vuelta a la esperanza, un ejemplo a seguir y una muestra de como «la cultura puede ser el mejor vehículo para transformar una sociedad». Durante el acto, han actuado Federico Sierra Catalán, al violín y José Manuel González Fornell, a la guitarra, ambos alumnos de música de cámara del Conservatorio Manuel de Falla.

Abreu, de 74 años, creó el Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela en 1975 para educar y rehabilitar a través de la música a los jóvenes que viven en las calles del país latinoamericano.