La relación personal entre Davide Livermore y José Miguel G. Cortés, el intendente de Les Arts y el director del Institut Valencià d’Art Modern, solo se ha estrechado desde que los dos iniciaran sus responsabilidades al frente de los dos centros de excelencia artística de la Comunitat Valenciana


Vía:  valenciaplaza.com

Si el año pasado se activaron los conciertos mensuales del Centre de Perfeccionament Plàcido Domingo en el IVAM y la instalación de esculturas de Miquel Navarro en espacios del coliseo valenciano, en este segundo de curso se mantiene esa primera ‘contaminación’ pero se ambicionan frutos artísticos entre ambos polos.

La intención de ambos, según expresaron durante la presentación de la actividad conjunta para la temporada 2016-2017, es la de impulsar proyectos interdisciplinares “de relevancia internacional”. Sin concretar si en ese sentido se refieren a una escenografía, Cortés ya dejó claro que la participación de artistas como Picasso, Matisse o la Bauhaus en las artes escénicas durante el siglo XX supuso una referencia, mientras que Livermore destacó que la ópera tiene esa capacidad de arte total y de integración de todas las disciplinas. Sea cual sea el resultado, con lo que ya cuenta la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte es con una relación plagada de “ilusiónes”, de “pasión” y con ganas de convertir esos “sueños en obras de arte”.

Aunque ambos admitieron que son tiempos difíciles en materia económica, la intención podría delimitarse en la creación de un proyecto conjunto. Ese proyecto tendría, desde las constantes alusiones a la “modernidad” y a la “contemporaneidad”, un “carácter plural e interdisciplinar”. Livermore, que reconoció que Cortés fue la primera persona que le contactó una vez fue nombrado en el cargo, destacó que ese “impulso” es relevante dado que las dos instituciones son importantes “económica, cultural y artísticamente para esta ciudad y para lo que puede significar”.

Cortés ha insistido en que es una idea que irán “concretando” y en que están “trabajando en ello” y ha reconocido que las circunstancias económicas “no son las más adecuadas”. El objetivo de esta colaboración es obtener “relevancia internacional”, sobre lo que Livermore ha asegurado que “en pocas ciudades se ha hecho algo así, para sacar el potencial que tiene Valencia”. “Ni el IVAM acaba en los muros del IVAM, ni el Palau de les Arts termina en sus muros tampoco”, ha subrayado.

Livermore ha argumentado, por su parte, que buscan “hacer un ágora” de Les Arts, en el que se instale “el concepto de polis, que los ciudadanos lo sientan como una ciudad” a la que acudir a disfrutar del arte.

La actividad conocida para este curso

Entre las iniciativas que tendrán lugar en esta ocasión, han anunciado que se celebrarán conciertos y manifestaciones artísticas, con “obras muy significativas de la colección del IVAM”, según ha comentado su director. Bajo la idea de que los visitantes “tengan la oportunidad de conocer y amar ambas instituciones”.

De este modo, cantantes del Centro de Perfeccionamiento Plácido Domingo de Valencia ofrecerán un domingo al mes un concierto en el museo de arte moderno, una actividad que ya se ha llevado a cabo durante el último año. Livermore también ha destacado que Les Arts sacará a concurso el punto de venta de ‘merchandising’, donde se podrán adquirir productos de ambas instituciones artísticas.

Además, la muestra ‘Testigos del Arte II (diálogo entre lírica y plástica)’ expondrá cinco obras en distintos puntos del Palau: ‘París’, de Markus Lüpertz; ‘The Cage’, de Magdalena Abakanowicz; ‘Conversación con Brancusi III’, de Alberto Corazón; ‘Escalera Mecánica’, de Ángeles Marco, y ‘Opus DCXLV. Homenaje a Robert Smuthson’, de Alberto Bañuelos.

Al respecto, Cortés ha afirmado que las obras “quedan perfectas y contundentes” ya que “dan la impresión de estar inacabadas en un espacio tan perfecto y acabado como es el Palau de Calatrava”.

Livermore empieza a cumplir con las nuevas exigencias de Cultura

El intendente y director artístico del Palau de les Arts, señaló también que no tiene “ningún problema” con las nuevas condiciones que le ha solicitado la Generalitat sobre sus trabajos como director de escena para otras instituciones -como que los contratos especifiquen que se trata de una labor artística o que sean revisados por el Patronato del coliseo– porque “no tiene nada que esconder”. “No tengo ningún problema. Esto es lo que me han pedido y lo que he aceptado. No tengo que esconder nada”, ha aseverado.

La nueva situación llega después de que hace unos meses el informe de auditoria incluido en la Cuenta General de la Generalitat señalara que “la imparcialidad o independencia de las funciones que desempeña el intendente en su puesto directivo en la Fundación (Palau de Les Arts) pueden verse comprometidas por el ejercicio de las funciones de dirección de escena que ha declarado realizar para otros teatros“, como ya publicó este diario.

Al ser preguntado por si continuará en los próximos años como responsable del Palau de les Arts y si todo está solucionado, Livermore ha asegurado que no ha firmado un contrato “con un amigo” sino con “el Gobierno de esta comunidad, con las máximas instituciones”.

Sobre su contrato con el Gobierno valenciano, Livermore ha manifestado: “Estamos haciéndolo”. De hecho, hoy mismo ha enviado a la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte el último contrato suscrito con el Teatro Real, tras ser firmado por el director general, con motivo de la representación del espectáculo ‘Norma’ y en el que ya se contempla que su labor es de creación artística de dirección de escena.

Además, sobre el control del Patronato a sus trabajos externos, ha recalcado que no tiene “ningún problema” con que cada contrato pase de forma individual por ese organismo. “Esto es lo que me han pedido y lo que he aceptado. No tengo nada que esconder”, ha rematado.