El genio sordo: La conmovedora historia detrás del estreno de la Sinfonía nº 9 de Beethoven

En Viena, la expectación era palpable ante la primera aparición pública de Ludwig van Beethoven en doce años. El Teatro Imperial se preparaba para el estreno de su Sinfonía No. 9. Sin embargo, en ese momento Beethoven ya había perdido por completo la audición, lo que le impedía escuchar la interpretación de su monumental obra.

A pesar de ello, se cuenta que el compositor se encontraba sentado en la orquesta, supuestamente dirigiendo la ejecución. Sin embargo, Michael Umlauf, el maestro de capilla que en realidad estaba llevando a cabo la dirección, advirtió a los músicos que no prestaran atención a los gestos de Beethoven al marcar los tiempos.

El gran Ludwig siguió el estreno sumergido en la lectura de una copia de la partitura, imaginando en su mente los sonidos de su obra. Al finalizar el concierto, la multitud estalló en aplausos, pero Beethoven no podía escucharlos y continuaba inmerso en los pentagramas. Fue entonces cuando uno de los solistas lo tocó en el brazo para alertarlo, y finalmente Beethoven pudo ver a la audiencia aplaudiendo.

Con un gesto de agradecimiento, se inclinó y saludó al público por última vez. Después de aquella presentación, que resultaría ser su última sinfonía, Beethoven se retiró de la vida pública. Tres años más tarde, fallecería.

El éxito del estreno de la Novena Sinfonía fue absoluto, tanto que el público ovacionó la obra con repetidas andanadas de aplausos y agitando pañuelos en el aire.

Sin embargo, cuando los asistentes estallaron en gritos y aplausos por quinta vez, el comisionado de policía se vio obligado a pedir silencio. Según la norma establecida para la familia imperial, solo se permitían tres andanadas de aplausos, por lo que resultaba imprudente otorgarle a Beethoven cinco.

Si bien hoy en día se considera una de las mayores obras de la música “tradicional”, en su momento representó una ruptura con la tradición establecida. En aquel entonces, las sinfonías clásicas solían tener una duración promedio que no superaba los treinta minutos (aunque Beethoven ya había compuesto algunas más largas) y seguían una estructura clásica de cuatro movimientos: Allegro, Adagio, Scherzo, Allegro.

La obra de Beethoven fue extraordinaria, ya que su duración superaba la hora de ejecución y, aunque en apariencia seguía la estructura tradicional con los cuatro movimientos, estos se desarrollaban de manera completamente original, brindando una nueva experiencia de la música sinfónica. Sus transformaciones rítmicas eran constantes y rompían con el sentido de equilibrio y mesura del clasicismo.

Además, en “la Novena”, Beethoven, el último de los clásicos y el primero de los románticos, introdujo por primera vez la percusión en una sinfonía, dotándola así de una particular potencia emocional.

Otra innovación importante fue la inclusión del coro y los solistas en el cuarto movimiento, pero eso merece una mención aparte.

En el último movimiento, Beethoven incorporó a cuatro solistas y un coro, quienes interpretaron el texto de “An die Freude” (“Oda a la Alegría”) del poeta alemán Johann Christoph Friedrich von Schiller. Este poema, escrito en 1785 y ligeramente anterior a la Revolución Francesa, invocaba la unión y la fraternidad entre todos los seres humanos. Sus versos proclamaban: “¡Alegría, chispa divina y bella, hija del Elíseo! ¡Entramos ardientes de embriaguez, oh divina diosa, en tu sagrado santuario! Tus encantos unen lo que la rígida costumbre ha separado, y bajo tus alas benéficas todos los hombres se convierten en hermanos”.

No fue Beethoven el primero en musicalizar este texto. En 1815, Franz Schubert ya había compuesto música para estos versos (D 189). Sin embargo, la versión de Beethoven se convirtió en la definitiva sin lugar a dudas. De hecho, el compositor agregó su propio texto, que se escucha cuando entra el barítono. “¡Oh amigos, dejemos esos tonos! ¡Cantemos canciones más placenteras y llenas de alegría! ¡Alegría! ¡Alegría!”. Inmediatamente después, comienza el texto de Schiller, que también sufrió algunas modificaciones para adaptarse a la métrica musical.

Patricia Aloy
Patricia Aloyhttp://www.facebook.com/aloypatricia
Directora del Noticiero Digital Venezuela Sinfónica @vzlasinfonica www.venezuelasinfonica.com Los invito a leerlo! Caracas, Venezuela

Deja un comentario

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Artículos Relacionados

Dakum: El nuevo álbum de Prisca Dávila tendrá gira en España

Estrenado el viernes 26 de abril en plataformas digitales, “Dakum” es el 8vo disco de la pianista, cantante y compositora venezolana Prisca Dávila, quien...

Cuatro músicos europeos llegan a Caracas para la nueva edición del Festival Europeo de...

El Festival Europeo de Jóvenes Solistas, programado para realizarse del 13 al 19 de mayo, es una de las iniciativas que la Delegación de...

Facultad de derecho de la USM lanza importante revista de investigación

Fomentando siempre los más grandes pilares de la educación en Venezuela como es la investigación, la Facultad de Derecho de la Universidad Santa María...

La pareja que enamoró a Caracas: Sonya Yoncheva y Domingo García Hindoyan

Ella, una diva moderna, encantadora, ejemplo de mujer y madre empoderada; él, maestro de la dirección que representa la talentosa estirpe de los músicos...

Las 100 Protagonistas 2024: Un concierto sinfónico por la igualdad

La edición 2024 de Las 100 Protagonistas es un hecho. Por tercer año consecutivo, el evento busca reconocer, valorar y celebrar a mujeres venezolanas...

Violonchelista venezolano, Andrés Vaccaro, conquista el Concurso Maura Dowdall 2024 en Irlanda

El talento venezolano ha conquistado una vez más los escenarios internacionales, esta vez de la mano del violonchelista valenciano Andrés Vaccaro. Con una trayectoria...

Síguenos

80,000FansMe gusta
52,300SeguidoresSeguir
136SeguidoresSeguir
33,900SeguidoresSeguir
364SuscriptoresSuscribirte

Últimos Artículos