Vía: www.farodevigo.es | Por A. Blasco

Crea un servicio de apoyo a los alumnos pionero en España -Inicia una investigación internacional, junto a expertos de la UNED, para conocer las necesidades de los músicos en este campo

Las herramientas de la psicología aplicada han demostrado ser muy útiles en ámbitos de gran sobrecarga física y psíquica como el deporte de élite. La música es otro campo altamente competitivo, cuyos alumnos y profesionales invierten muchas horas de ensayo y pueden estar sometidos a grandes presiones. En cambio, en este caso, no existen psicólogos especializados en la interpretación musical, que les puedan ayudar a mejorar su rendimiento. El Conservatorio Superior de Música de Vigo ha decidido implantar este servicio, a propuesta de la profesora de canto Patricia Blanco Piñeiro, también licenciada en Psicología.

La mayor parte de los alumnos del centro compaginan el estudio de la música con el instituto o con la actividad docente. La formación musical requiere “altas dosis de motivación, compromiso y una atención adecuada”, mientras que las actuaciones en público exigen “un nivel de confianza y un control emocional adecuado”, según subraya Patricia Blanco. Para ayudar a los alumnos o a profesionales en estas cuestiones, defiende que existen “técnicas psicológicas muy útiles” para la relajación y el autocontrol, que van desde la adecuada planificación de la tarea a la aplicación de técnicas de visualización creativa Esto es lo que pretende poner al servicio de los estudiantes del Conservatorio Superior para que puedan mejorar su rendimiento.

El Servicio de Investigación e Intervención Psicológica se creó en el mes de diciembre y atraviesa su primera etapa: la “diagnóstica”. Blanco quiere conocer las necesidades más habituales de los alumnos para diseñar un programa de actividades complementarias, fuera del contexto académico. “Tener que ponerles nota, si fuera una asignatura, iría contra los principios y objetivos de estas técnicas”, sostiene la profesora.

Por su experiencia, Blanco tiene la “impresión” de que los alumnos “no están sobrados de autoconfianza” y sospecha que el segundo problema podría ser la ansiedad. De hecho, un 21% de los músicos profesionales padece lo que se conoce como “ansiedad escénica” y “un porcentaje elevado deja los estudios por eso”. Pero Patricia quiere hacer un diagnóstico más certero de las necesidades en el Superior de Vigo. “¿La preocupación de tener que actuar me impide dormir bien la noche anterior?”. “¿Siento ansiedad antes de una actuación?”. “¿Cuando estoy en plena actuación me falla la memoria?”. Estas son algunas de las treinta preguntas que se incluyen en el cuestionario que ha propuesto a sus alumnos. Está diseñado, entre otros, por los expertos en psicología de la interpretación artística Andrés López, Mª Carmen Pérez. Junto a ellos, la profesora de Vigo, ha iniciado una investigación a nivel nacional, que espera que se convierta en internacional, “con una muestra amplia de músicos españoles y europeos”. Remitirán este cuestionario, adaptado a los diferentes niveles, con el objetivo de que pueda “convertirse en una herramienta de medición más precisa y útil para aquellos psicólogos interesados en trabajar en el campo de la interpretación musical”.

Si se demuestra el beneficio de la psicología en los conservatorios, “a lo mejor también se puede reclamar un gabinete psicopedagógico como el que disfrutan otros centros de educación secundaria, como en el caso de los institutos”, defiende Patricia Blanco.