Vía: www.lavanguardia.com/

Madrid, 4 may (EFE).- El 5 de mayo de 1891 se inauguró el Carnegie Hall, la célebre sala de conciertos de Nueva York. Al frente de la orquesta se puso Tchaikovsky y mañana, justo 125 años después, será el español Pablo Heras-Casado el que ocupe su lugar para dirigir una gala “estelar” que presentará Richard Gere.

Martina Arroyo, Emanuel Ax, Michael Feinstein, Renée Fleming, Marilyn Horne, Lang Lang, Isabel Leonard, Yo-Yo Ma, Itzhak Perlman y James Taylor son las estrellas que actuarán junto a la Orquesta de St. Luke, dirigida por Heras-Casado.

“Es verdad que es una nómina impresionante. No falta nadie. Todos los que están invitados tienen o han tenido una relación especial con el Carnegie y así, por ejemplo, la St.Luke’s, de la que soy director, tiene su ‘casa’ en ese teatro”, detalla Heras-Casado en declaraciones a Efe.

En la gala, “una hora y media dinámica e inolvidable”, habrá “muchos numeros y muy variados”, que empezarán, “como merece la ocasión”, con la interpretación del himno nacional de los Estados Unidos.

Luego, habrá piezas de Richard Strauss, Haendel, Bizet, Dvorak, Gershwin, arreglos de Leonard Cohen cantados por James Taylor… “una gala entretejida por Richard Gere que incluirá un vídeo histórico”, detalla el director español (Granada, 1977).

Construir una gala así, asegura, es un trabajo de producción extenuante porque hay que cruzar la agenda de muchos artistas, pero “todo funciona tan perfectamente que los ensayos, como ocurre en esta ocasión, pueden empezar justo el día anterior; son muy profesionales”, alaba.

Heras-Casado, que debutó en el Carnegie Hall, se subirá al podio que hace 125 años ocupó el ruso Piotr Ilich Tchaikovsky (1840-1893), y ha querido que sean testigos de la ocasión sus padres: “Les he invitado a venir y me hace mucha ilusión que estén entre el público”, revela.

“Creo que será una noche para la historia, llena de muchos y brillantes momentos para recordar. No hay que olvidar que ese escenario ha sido el lugar de grandes estrenos de la música clásica, pero también de actuaciones antológicas de jazz o de music hall”, detalla.

El Carnegie, que debe su nombre a su fundador, Andrew Carnegie, cuya familia fue su propietaria gasta 1921, ha sido durante 125 años el lugar donde artistas de todos los géneros comenzaron a hacerse un nombre en Nueva York. EFE