Tenemos el gusto de presentar en esta oportunidad al Centro Académico de Formación Musical “Roraima”, creado por dos grandes músicos venezolanos, Efraín Lara y Javier Abi Harb, maestros provenientes del Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, quienes decidieron emprender un sueño en tierras dominicanas con el firme propósito de fomentar la formación en valores de los niños y jóvenes del país.


Vía:  www.revistafactordeexito.com

Efraín, director del centro de formación musical, manifestó que la iniciativa fue motivada principalmente, porque la docencia se ha convertido en los últimos años de su vida, en una de sus más grandes pasiones.

“En diciembre de 2016, recibí una invitación de mi gran amigo y ahora socio, Javier Abi Harb, para compartir su experiencia al frente del proyecto musical que él dirige en la Organización Children International. A raíz de esa visita, pude compartir con muchísimos colegas músicos venezolanos provenientes, como nosotros, del Sistema de Orquestas de Venezuela, que trabajan actualmente en la República Dominicana, así que poco a poco fue surgiendo la idea de crear una academia o centro de formación.”

Con 39 años de experiencia en el medio musical sinfónico, a Efraín nunca le ha gustado permanecer mucho tiempo en actividades rutinarias, siempre ha tenido la necesidad de innovar, así que al unir fuerzas con Javier, quien cuenta con 30 años de trabajo como músico, docente, director y gerente, al contar con una amplia plantilla de profesores en RD, y teniendo todos el mismo objetivo de continuar ayudando a los niños y jóvenes en su formación musical e intelectual, no fue nada difícil compartir sus ideas para lograr materializar el proyecto.

La misión del centro de formación es sistematizar la educación musical y promover la práctica colectiva de la música a través de agrupaciones académicas y populares, para así ayudar a los niños y jóvenes dominicanos a alcanzar su pleno potencial, adquiriendo valores que favorezcan su crecimiento intelectual e impacten positivamente en sus vidas, valores como: solidaridad, compañerismo, trabajo en equipo, disciplina, constancia en el estudio, respeto a sus similares y a sus superiores, y el más importante de todos, el amor por lo que se hace.

Dentro de este marco, Efraín destacó que aspiran convertirse en un modelo educativo comprometido con el desarrollo social, cultural y económico de la República Dominicana, a través de un innovador programa de educación musical que se distingue por su excelencia, y por tener resultados positivos en los individuos y las sociedades en las que se implementa.

¿Por qué es innovador este centro de educación musical?

“Nuestros programas ofrecen desde los 3 años la estimulación e iniciación musical a través de manualidades y juegos. Los niños comienzan a distinguir las cualidades del sonido, desarrollan la psicomotricidad, noción temporo-espacial, entre otros. Se inician en el lenguaje musical y aprenden una escritura incluso bastante antes de aprender a leer y escribir en sus escuelas. A partir de los 6 años los niños tienen la oportunidad de pertenecer a agrupaciones pre-infantiles e infantiles: coros, orquestas y bandas rítmicas. Cuando cumplen los 12 años pasan a integrar las diferentes agrupaciones juveniles tales como Orquestas Sinfónicas, Orquestas de Cámara y Coros Juveniles. De esta manera el alumno va desarrollando una carrera artística integral en todas las etapas de su formación. De ahí el origen de nuestro nombre: Centro Académico de Formación.

¿Qué diferencia su programa de educación musical de otros que existen en el país?

“La casi totalidad del cuerpo de profesores del CAFMR proviene del Sistema de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, el cual tiene ya 42 años de fundado; gracias a la iniciativa del Maestro José Antonio Abreu. Este sistema cuenta en Venezuela con una matrícula de más de 700.000 mil niños y jóvenes en toda la geografía nacional. Queremos emplear y poner en práctica toda la amplia experiencia que poseemos en esta materia, respetando siempre la idiosincrasia del pueblo dominicano. Y tenemos una herramienta de lujo, el valioso potencial humano que con su trabajo y esmero hará posible la consecución de las metas propuestas.


“La mejor estrategia que aplicamos fue la de rodearnos y contar con el apoyo de un maravilloso equipo de profesores que poseen conocimientos muy amplios en cada materia.”


Otro de los factores que contribuye a que el centro ofrezca bondades únicas, es su modelo de educación, porque gracias a él, logran que el niño involucre a su familia y amigos en sus actividades cotidianas y en sus conciertos. Luego, la familia comienza a promover las actividades en su comunidad más cercana, posteriormente, esta comunidad se convierte en vocera y multiplicadora a nivel de la sociedad que la rodea. Así que de manera inevitable ocurre un proceso de transformación social, cultural e intelectual, desde el niño hasta su entorno familiar y sus comunidades cercanas.

¿Por qué República Dominicana y no otro país?

“La República Dominicana es una hermosa tierra con muchísima tradición y cultura musical. Es prácticamente parte integral de la vida cotidiana de sus ciudadanos y está omnipresente en toda su extensión territorial. Los niños ya llevan el ritmo en su sangre y su oído melódico es impresionante. Por todas estas razones pensamos que emprender este proyecto en RD será un éxito asegurado desde sus comienzos.”

Al consultar a Efraín en relación al significado del éxito, recalcó que es materializar sus sueños, ideas, proyectos con trabajo duro, constante y con un enfoque correcto de la energía, porque se puede tener mucho talento o habilidades en áreas específicas, pero esas cualidades nunca serán suficientes si no se emplean hacia una dirección en concreto. “Alguien muy sabio dijo alguna vez que el éxito consistía en 1% de inspiración y 99% de transpiración. De manera que hay que tener mucha constancia, dedicación, disciplina y estar dispuesto a hacer sacrificios. Por supuesto, como siempre digo: la actitud netamente positiva es primordial. Y otra clave muy importante en la obtención del éxito es saber identificar cuándo nos establecemos en una zona de confort. La magia del éxito nunca nos alcanzará si siempre estamos haciendo las mismas cosas una y otra vez instalados cómodamente en nuestra zona de confort.”

Por otra parte, Efraín puntualizó que la mayoría de las veces se asocia la palabra emprendedor con tener o manejar una empresa, pero hay que ir más allá de ese concepto.


“Para mí ser emprendedor es crear y enfrentar siempre nuevos retos y con una actitud 100% positiva. Hay que ser precavido y estar dispuesto a asumir los riesgos que los nuevos retos puedan acarrear; pero definitivamente tu actitud te ayudará a tener la capacidad de crear constantemente. Con total confianza en uno mismo, con la actitud mental netamente positiva, con creatividad, pasión, tenacidad, liderazgo y teniendo un espíritu de trabajo en equipo; podemos alcanzar cualquier meta que nos propongamos con un éxito total asegurado.”


Finalmente, aconsejó a quienes tienen el deseo de emprender que definan muy bien qué es lo que los apasiona verdaderamente, porque mucha gente quiere emprender en áreas en la cuales no está preparada, o no cuenta con las habilidades necesarias, así que una vez identificado el objetivo, hay que detenerse a pensar cuánto deseas conseguir esta meta, cuánto estás dispuesto a sacrificar, y debes tener presente que probablemente en el camino te encontrarás con personas que te digan que esa idea es muy difícil de realizar y que hay que ser muy “realistas”.


“No creo que Thomas Alva Edison, los hermanos Lumière o Albert Einstein hayan sido realistas al emprender sus maravillosas investigaciones. Siempre tuvieron absoluta convicción de lograr sus metas ya que desde el momento en que entra en la mente la más remota imposibilidad de realizar tus sueños, se corta esa conexión mágica que tenían al principio y nunca estos sueños podrían llevarse a cabo.”


El Centro Académico de Formación Musical Roraima es un ejemplo de que cuando se quiere se puede, y de que siguen surgiendo emprendimientos para contribuir con el desarrollo de la sociedad dominicana.