“No me molestaría en lo más mínimo volver a la tierra después de mi muerte”, dijera alguna vez Edith Piaf, y sin duda con este musical esas palabras están más que presentes.

Vía: www.cronica.com.mx | Por ARTURO RODRÍGUEZ MUÑOZ

La noche del pasado jueves se llevó a cabo la presentación del musical Piaf, Voz y Delirio el cual es una remembranza de la vida personal y la carrera musical de una de las cantantes más importantes de Francia, Edith Piaf.

Piaf, Voz y Delirio recorre la fascinante vida de una mujer que se convirtió en el símbolo de todo un país. Un viaje al fondo del alma de la gran cantante, muestra cómo se ganaba la vida cantando en las calles de París hasta que terminó convirtiéndose en una leyenda universal. Sus canciones emblemáticas adquieren protagonismo para conocer y recordar una vida marcada por la intensidad, el temperamento y el desgarramiento.

La encargada de darle vida a la cantautora francesa es la venezolana Mariaca Semprún, quien luego de interpretar exitosamente personajes como La Novicia Rebelde, Hanna Arendt y La Lupe, se enfrenta a su mayor desafío actoral y musical en esta puesta en escena.

La obra nos lleva a todo un vaivén de emociones, compasión, admiración, alegría, deseo, situaciones muy presentes en la vida de la cantante. Nos plasma los momentos maravillosos y amargos que conllevó a la cantante a alcanzar el éxito, es sin duda un musical cautivador y necesario para descifrar una leyenda que nació en los suburbios, creció en la desventura, padeció el amor y la adicción, la guerra y la enfermedad, y terminó cautivando a generaciones enteras de amantes de la música.

“Milord”, “Non”, “Je Ne Regrett Ríen”, “Les Amants De París”, “Hymne à l’amour”, y por supuesto “La Vie En Rose”, son algunas de las piezas musicales que, junto a una banda de músicos que contaba con un conjunto de instrumentos de cuerdas, viento y percusión dirigidos por el venezolano Hildemaro Álvarez; nos llevan de la mano a disfrutar esta hermosa puesta en escena.

Mariaca Semprún, con una actuación espléndida, narra lo que pasaba detrás del escenario del teatro Olympia de París, lugar que la llevó a la cima del éxito y que formó parte importante en la vida de la reconocida intérprete. La necesidad del uso de morfina, las fiestas y celebraciones interminables, sus amoríos secretos que llevaron a crear un vacío dentro del éxito y el reconocimiento mundial, así como también los padecimientos y abusos que vivió cantando en los suburbios de París; hacen de esta puesta en escena, una obra completa que a lo largo de más de una hora y media nos cautiva con la interpretación en vivo de la actriz venezolana con versiones en francés, Inglés y español.

Al término de esta primera presentación el público ovacionó de pie a Semprún y a todo su equipo, quien a manera de agradecimiento, deleitó a los presentes con “La Foule”, acompañada por mariachi. Pieza musical que en la actualidad hiciera popular Margarita y La Sonora Dinamita.