Vía: El País.com | Escrito por Javier Pérez Senz

El Palau de la Música catalana está jugando bien sus bazas y, a pesar de los recortes en las subvenciones y el aumento del IVA, saca pecho frente a la crisis. Nada menos que Simon Rattle y la Filarmónica de Berlín abrirán el 1 de julio la temporada 2013-2014, que ofrecerá 91 conciertos hasta el 16 de junio de 2014. Vendrán batutas carismáticas —Gustavo Dudamel, Lorin Maazel, René Jacobs y John Eliot Gardiner— y famosos solistas, como la soprano Anna Netrebko, la pianista Marta Argerich y el violinista Gidon Kremer. Ramon Humet es compositor invitado y hay sorpresas como el debut concertístico del novelista Carlos Ruiz Zafón.

Grandes sorpresas en el Palau

Grandes sorpresas en el Palau

La consolidación del nuevo rumbo emprendido por el Palau la pasada temporada indica la buena salud artística del templo modernista barcelonés. “Los grandes nombres son la guinda de una programación que pretende dar carácter extraordinario a cada concierto, bien por el carisma de los intérpretes o por el interés de las obras”, comenta Joan Oller, director general del Palau de la Música, quien, en la presentación de la temporada, destacó con satisfacción las visitas de Dudamel con la Sinfónica de la Radio de Baviera, Maazel al frente de la Filarmónica de Múnich, y el debut de Netrebko en un concierto de arias con la orquesta del Liceo.

No todas las consecuencias de la crisis económica son negativas. Los auditorios y teatros disponen de menos recursos para mantener su oferta y orquestas e intérpretes famosos se han visto obligados a ajustar sus honorarios. “La rebaja en los honorarios nos ha permitido mantener el presupuesto artístico: 1,9 millones de euros para un total de 91 conciertos, similar a la temporada pasada”, explica Joan Oller.

Las buenas cifras de ocupación, que se traducen en más ingresos por taquilla, ayudan a equilibrar el presupuesto. “En la actual temporada hemos alcanzado un porcentaje de ocupación del 74% en el ciclo Palau 100 y siendo optimistas calculamos que en la próxima llegaremos al 80%”, indica Oller. Para que siga la racha, han bajado los precios un 13% respecto a la temporada actual, asumiendo el impacto del IVA y fijando en 200 euros el tope para las localidades más caras. También han puesto en marcha un nuevo ciclo de recitales, Constelación Palau, con precios más asequibles, entre 15 y 60 euros.

Hay apuestas originales, como el debut como pianista y compositor del famoso escritor Carlos Ruiz Zafón, que tocará la suite La sombra del viento, que ilustra su trilogía novelística, en un concierto del ciclo de la Simfònica del Vallès. También se busca el diálogo con las artes plásticas: distintos espacios del Palau acogerán grabados, esculturas, instalaciones y documentales sobre el universo creativo de Louise Bourgeois, Eulàlia Valldosera y Pina Bausch. “Son muestras que enriquecen la programación y abren camino a la complicidad con otras disciplinas”, afirma Víctor García de Gomar, director adjunto para temas artísticos.

Ganan protagonismo el Orfeó Català y el Coro de Cámara del Palau, que, por primera vez en su historia, actuarán con la Filarmónica de Berlín y Rattle —interpretarán el Requiem de Fauré—, y, entre otros compromisos, cantarán bajo la dirección de Charles Dutoit y Pablo Heras-Casado. La apuesta coral incluye el regreso de Gardiner y el Coro Monteverdi y el Coro Eric Ericson y la música actual gana terreno con obras de Humet, Alberto García Demestres y Albert Guinovart.

Y continúan ofreciendo proyectos de largo recorrido: Jacobs inicia con Le nozze di Figaro la trilogía de óperas de Mozart/ Da Ponte; Benjamin Alard prosigue la integral de obras para clave de Bach y Kristian Bezuidenhout iniciará un ciclo de sonatas para pianoforte de Mozart. “El Palau se posiciona entre las salas europeas que más atención prestan al movimiento historicista, y lo hace con proyectos de largo recorrido que invitan a redescubrir el gran repertorio”, comenta Víctor García.