Prensa FundaMusical Bolívar

Este jueves 6 y el viernes 7 de febrero, dos de los más destacados intérpretes de El Sistema se adueñarán de la sala Simón Bolívar. José Gregorio Nieto (chelo) y Angélica Olivo (violín) tomarán sus instrumentos para interpretar dos complejas obras del repertorio solista del compositor ruso
Angélica Olivo

Angélica Olivo

Jose Gregorio Nieto

Jose Gregorio Nieto

Dos solistas, dos generaciones. Ambos se encomendarán a la Divina Pastora al subir al escenario esta semana, pues se encargarán de hacer vibrar a la sala Simón Bolívar del Centro Nacional de Acción Social por la Música (Cnaspm) con la más elevadas interpretaciones de obras solistas del compositor romántico Pyotr Ilych Tchaikovsky.

La primera de ellas será Variaciones sobre un tema rococó para violonchelo y orquesta, Op. 33. Quien asumirá la riqueza emocional e interpretativa de esta obra será José Gregorio Nieto, al subir al escenario el jueves 6 de febrero a las 6:00 p.m., junto a la Sinfónica Juvenil Teresa Carreño (SJTC) y bajo la dirección de su ex compañero de orquesta, el maestro Christian Vásquez.

No es la primera vez que Nieto interpreta la obra del compositor ruso, pues se trata de las más representativas para su instrumento dentro del catálogo solista. Antes de viajar a Rusia y estudiar con la afamada Natalia Gutman (2009-2012), ya la tenía en los dedos. Sin embargo, afirma que en esta oportunidad “será como hacerla por primera vez”, pues su estudio en el Conservatorio Tchaikovsky de Moscú le brindó una enseñanza de esta cultura con mucho énfasis en los detalles; “los rusos valoran mucho los elementos de su tradición y de su identidad, y son muy estrictos en este sentido”.

Este larense de 29 años dedicó los últimos cuatro años de su formación como intérprete a madurar musical y técnicamente, cosa que demostrará con esta obra concebida para que el solista brinde derroches de virtuosismo y su capacidad de transmitir un amplio abanico emocional. La versión que hará será la del músico a la que fue dedicada, el chelista Wilhelm Fitzenhagen, que se desarrolla en siete variaciones. “La última de ellas muestra la máxima exaltación del tema”, apunta Nieto.

Esta cita del jueves será el primer concierto solista de José Gregorio Nieto en Venezuela desde que dejó Rusia, y el primero después de haber ganado el Primer Premio y la mejor interpretación de la obra impuesta en la primera edición del Concurso Internacional “Rio Cello International Competition”, evento realizado en agosto de 2013 en Brasil en homenaje al maestro Heitor Villa-Lobos.

El violín según el compositor ruso

El viernes 7 de febrero a las 6:00 p.m. será el turno de uno de los conciertos más exigentes del repertorio de su instrumento: el Concierto para violín en re mayor, Op. 35 de Tchaikovsky. La solista a cargo de mostrar su brillo, energía y exigencias técnicas será la joven -también larense- Angélica Olivo, quien será acompañada por la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela, todos bajo la batuta del maestro Gustavo Dudamel.

“A pesar de que la técnica del violín ha evolucionado en relación a cuando el compositor escribió esta obra (1878), sigue siendo un concierto realmente virtuoso. Para mí siempre es un reto hacerlo. El primer movimiento solo es casi un concierto de aproximadamente 22 minutos”, confiesa la violinista de 21 años de edad, quien es una de las concertinas de la Sinfónica Juvenil Teresa Carreño. El que lo sienta como un reto al virtuosismo está bien fundamentado: Tchaikovsky encomendó el estreno de esta obra a Leopold Auer, quien en esa época se negó a hacerlo porque lo consideró intocable.“El Tchaikovsky es uno de mis conciertos favoritos, es quizás el más completo para violín -opina la intérprete formada dentro de El Sistema, bajo la guía del maestro José Francisco del Castillo-. Requiere de mucha resistencia y entrega musical. Cuando lo toco me llega al alma, a la fibra; saca lo más romántico, lo más bonito de un músico”.

Olivo asegura que el compromiso de este viernes le llena de emoción, no solo por la conexión especial que tiene con la obra, sino porque tocará con la principal orquesta de El Sistema. “Esta experiencia es fascinante, estoy realmente emocionada. Ellos son una generación que admiro muchísimo; el maestro Gustavo Dudamel es el director más grande que hay en el mundo y es un honor y un orgullo tenerlos aquí en Venezuela”.