Domingo García Hindoyan

Esta puesta en escena de “La Traviata”de Verdi se llevará a cabo el 11, 20, 31 de octubre y el 2, 9, 16, 25 de noviembre en la ciudad de Graz, con la presentación de la Orquesta Filarmónica de Graz bajo la conducción del joven maestro venezolano Domingo García Hindoyan, de quien la crítica ha destacado su expresividad.

García Hindoyan, una de las batutas emergentes de mayor proyección internacional y que recientemente formó parte de la Academia Internacional de de la Fundación Cultural Allianz, que culminó en un concierto con la Orquesta Filarmónica de Londres, se confiesa profundo admirador de Daniel Baremboin, Claudio Abbado y Bernard Haitink.

Peter Konwitschny (Director de escena), en segundo plano: Christa Altrichter (apuntador)

Peter Konwitschny (Director de escena), en segundo plano: Christa Altrichter (apuntador)

Miembros del Coro de la Ópera de Graz ©Fotos von Werner Kmetitsch

Miembros del Coro de la Ópera de Graz ©Fotos von Werner Kmetitsch

“La Traviata” es quizás una de las pocas óperas de Giuseppe Verdi con un contenido totalmente contemporáneo. Y esta puesta en escena de  Peter Konwitschny es una clara muestra de ello. Despojada absolutamente de toda escenografía, sólo una silla y diversos telones encuadran esta historia que esta vez decidió apuntar al texto y las actuaciones sin ningún elemento amortiguador del drama. Y debo decir que el resultado es altamente satisfactorio. Para quienes hemos tenido la oportunidad de ver numerosas versiones tanto en vivo como grabadas de “La Traviata” esta puesta es una bocanada de aire fresco. Es intensa, provocadora, excelentemente interpretada y actuada: una muestra más que lo único necesario sobre el escenario es simplemente el talento.

Marlis Petersen (Violetta) ©Fotos von Werner Kmetitsch

Marlis Petersen (Violetta) ©Fotos von Werner Kmetitsch

Marlis Petersen encarna una Violetta real, moderna y lleva a cabo una de las interpretaciones más ponderosas del personajes que yo haya visto, desprovista de manierismos, intensa y de una calidad vocal sublime. Esta Violetta es un personaje totalmente creíble y conmovedor a la mirada crítica contemporánea. El Alfredo Germont que interpreta Giuseppe Varano es también más real, no tanto un hombre joven avasallante  sino más bien un “nerd” con algunos toques de timidez, egoísmo, necedad y un poco de comicidad. Varano posee una muy buena voz, no quizás entre las más ponderosas que han interpretado este rol pero que en ningún momento se desmerece y siempre acompaña de una muy buena labor actoral.

Debo confesar que si bien la lectura de la propuesta escénica me asustó en un comienzo, estos miedos se disiparon a los pocos minutos de comenzar la ópera (es que hay tantas puestas que amparándose en el minimalismo y la modernidad crean aberraciones que en realidad no son más que un disfraz de pobres puestas en escena resultado de falta de fondos económicos que ponen de muy mal humor. Pero éste no es el caso aquí). Esta es una puesta despojada pero impactante, intensa no sólo desde lo vocal sino también desde lo actoral, filmada con muchos primeros planos priorizando los sentimientos humanos y los condicionamientos sociales que Verdi pretendía reflejar en esta obra. Este sufrimiento de amores negados y repudiados  conduce a uno de los mejores finales de Traviata y con mayor fuerza dramática que haya visto: final no tradicional, con muy poco, un lento camino hacia la oscuridad y mucho talento. Una metáfora muy apropiada en una puesta perfecta para personas no ortodoxas respecto a la ópera, ya que ésta es una “regie” no convencional, no sólo respecto a la puesta en escena sino también en lo musical, ya que se han cortado diversas partes en pos del concepto final.

Dado el minimalismo de la puesta, los detalles están dados mayormente en los personajes y sus expresiones, pero éstos se ven muy bien apoyados por un diseño lumínico preponderantemente cálido. Los primeros planos son extremadamente detallados y puros permitiéndonos casi sentir las emociones de los personajes.

Elenco:
Conductor: Domingo  Hindoyan
Director de escena: Peter Konwitschny
Escenografía: Johannes Leiacker
Iluminación: Joachim Klein
Dramaturgia: Bettina Bartz • Bernd Krispin

Violetta Valery: Margareta Klobučar
Alfredo Germont: Giuseppe Varano
Giorgio Germont: Ales Jenis
Flora Bervoix: Xiaoyi Xu
Annina: Fran Lubahn
Gastone: Manuel von Senden • Taylan Reinhard
Baron Douphol: Ivan Oreščanin • Andrè Schuen
Marquis d’Obigny: David McShane
Doktor Grenvil: Konstantin Sfiris
Giuseppe: Juraj Hurny
Ein Dienstmann: Roland Fischer • Richard Jähnig

Fuente: Culturalmenteincorrecto