Vladimir Prado, director de orquestas nacido en Baruta (Edo. Miranda), es la batuta seleccionada por unanimidad con votos de la gerencia y de los músicos, para el cargo de director musical, jefe, de la Orquesta Juvenil de la Baja Austria a partir de enero del 2018.

La Jugendsynfonieorchester Niederösterreich (según su nombre en alemán) es una agrupación musical fundada hace más de 40 años con fines musicales y sociales. La orquesta tiene como principal objetivo, fomentar la práctica orquestal de alto nivel cualitativo, integrando a los jóvenes de las regiones más apartadas de la Baja Austria, quienes son convocados varias veces al año para ensayar y realizar ciclos de conciertos. Los músicos que integran la orquesta son jóvenes en edades comprendidas entre los 15 y 24 años quienes aprenden a tocar sus instrumentos desde temprana edad en las escuelas de música de sus comunidades. Aquellos músicos que en opinión de sus maestros, muestran una calidad sobresaliente tienen la posibilidad de presentarse a una audición para optar a una plaza vacante en el ensamble sinfónico durante una temporada de conciertos, con opción a prolongarse por otras temporadas en caso que su desarrollo musical siga siendo satisfactorio.

Los conciertos de Jugendsynfonieorchester Niederösterreich se realizan en hermosas salas de concierto a lo largo y ancho de la geografía de ese país, con el objetivo de llevar música sinfónica a todos los rincones de ese país descentralizando de esta forma la práctica cultural. La sede musical de la orquesta es el moderno auditorio del castillo de Grafenegg, en el que se efectua anualmente el Festival de Música organizado año tras año por el afamado pianista austríaco Rudolf Buchbinder. El castillo de Grafenegg se encuentra situado al noroeste de Viena en medio de una importante zona de producción vinícola. La oferta musical del castillo es ampliada con una excelente oferta culinaria, por lo que se el sitio se ha establecido desde hace años como un importante polo turístico.

Vladimir Prado realizó su debut con esta orquesta al dirigir su tradicional concierto de año nuevo en enero del 2017. Prado es igualmente el primer director venezolano que ha sido electo por una orquesta austríaca como director musical con contrato hasta el año 2020.

Entre los objetivos propuestos por Prado al frente de la orquesta se encuentran: hacer la orquesta más competitiva a nivel europeo y fomentar talentos musicales sobresalientes, llamados a ser la generación de relevo de músicos profesionales en Austria.

La primera aparición del maestro venezolano en su rol de director musical jefe de la agrupación será la conducción, por segunda vez consecutiva, del tradicional concierto de año nuevo en el auditorio del Castillo de Grtafenegg. El programa del concierto estará integrado por obras de Dimitri Kabalevsky, así como de Johann Strauss hijo, entre ellas el famoso Valse “El Danubio azul” y la Marcha de “Radetzky”.

Austria posee una tradición centenaria de conciertos de año nuevo con obras de desbordante de alegría. Estos conciertos surgen de la idea de dar un recibimiento colmado de felicidad y optimismo al ciclo calendario que comienza cada primero de enero.