Entrevista a Dietrich Paredes

 27, 28 y 29 de agosto La Sinfónica Juvenil de Caracas demostrará también su talento y profesionalismo en Milán

La orquesta juvenil llega a Milán para presentarse los días 27, 28 y 29 de agosto en el Teatro alla Scala y el Teatro Continuo de Burri en el Parque Sempione bajo la batuta del Maestro Dietrich Paredes. Adicionalmente la Sinfónica Juvenil de Caracas se unirá a la Orquesta SEYO -Sistema Europe Youth Orchestra-, agrupación europea formada por 150 jóvenes de diversos países, para un campamento de 10 días de ensayos donde Dietrich Paredes junto a Alessandro Cadario y Etienne Abelin, realizarán una convivencia junto a jóvenes de distintas, culturas e idiomas para presentarse finalmente en el Teatro degli Arcimboldi. Venezuela Sinfónica, conversa con este director venezolano, caraqueño de 35 años, de grandes sueños, que ha construido carrera a base de esfuerzo, autocrítica y trabajo continúo.

Evelyn Navas Abdulkadir/ Patricia Aloy, Redacción Venezuela Sinfónica

Dietrich Paredes

Dietrich Paredes

¿Qué espera Dietrich Paredes de esta Residencia en La Scala de Milán?

-Un encuentro hermoso y humano con el arte de los sonidos como medio de conexión.

En una oportunidad Riccardo Muti afirmó que sólo se pueden sentir seguros y confiados los jóvenes y los estúpidos ¿cómo maneja el exceso de confianza en una orquesta tan joven para lograr el equilibrio entre entusiasmo y una interpretación perfecta?

Nunca hay exceso de confianza en nuestra orquesta, ni en nuestros ensayos y menos aún en los escenarios, pero lo que sí puedo asegurar es que nunca hay miedo, reina la fe del trabajo arduo y ferviente de cada ensayo, conocemos nuestras debilidades y fortalezas y con esos conocimientos subimos al escenario a dar el máximo de nosotros. Lo único seguro es que pondremos el alma en cada nota, compás, frase y sinfonías.

¿Cuál es el criterio de selección de repertorios, se elige en función de la capacidad y fortalezas de la orquesta o se incentiva a los músicos a lograr determinada partitura?

Es un mezcla de lo que desean los escenarios del mundo más lo que nosotros como orquesta deseamos hacer. Siempre asumir una partitura es un reto llevarla a sonar como una gran obra de arte

¿Cómo enfrenta una obra nueva? ¿Tiene un método de análisis en especial?

De varias maneras, Estudio la partitura detenidamente, la analizo al máximo, ubico los posibles problemas a ocurrir en el primer ensayo y trato de solventarlos en mi cabeza por adelantado, en estos tiempos modernos de tecnología y avance es necesario escuchar todas las versiones posibles para ir forjando el criterio de interpretación. Y eso da un conocimiento histórico de la obra por diferentes orquestas, directores y años en los que se hicieron esas grabaciones, de tal manera hago mi versión y la plasmo en la orquesta hasta que la sientan en sus venas.

Cómo músico usted es el mediador entre el compositor y el público. ¿Cuál sería para usted la reacción ideal del público?

Más que mediador entre el compositor y el público soy mediador entre el compositor y la orquesta. El público reacciona en consecuencia de lo que la orquesta ha hecho de la obra en el escenario.

Cuando el maestro Paredes dirige ¿Qué historia narra? La historia tal cual él la entiende o se ciñe a la interpretación del compositor

El argumento histórico de cada obra es imposible de cambiar. Lo que hace la diferencia es como se interpreta y eso pertenece de manera individual a cada artista.

¿Qué diferencia encuentra entre las presentaciones en Salzburgo y La Scala?

Son 2 escenarios diferentes, cada una de esas salas posee grandes historias, estrenos, debuts, artistas. Verdaderamente para mi persona y para la orquesta que dirijo es un inmenso honor haber realizado dos conciertos en Salzburgo y Milán es un nuevo reto hacer repertorio tan difícil y tan conocido por esa audiencia el cual es honorable estar en una de las salas más importantes del mundo como lo es La Scala de Milán.

¿Qué se siente dirigir la Obertura de la ópera “La forza del destino” en el Teatro alla Scala donde fue estrenada en su versión definitiva? ¿Qué elementos piensa que pueden jugar a su favor y al de la SJC?

Dirigir la obertura de la ópera “La forza del destino” en el Teatro alla Scala es un infinito honor, es una obra hermosa que a la orquesta le encanta y a mi favor y a favor de la orquesta está el trabajo duro y muy arduo que hemos tenido.

¿Usted se considera un hombre autocrítico? ¿Cómo saca provecho de ello?

Muy autocrítico. Debemos ser cada día mejores artísticamente y humanamente.

¿Hablemos de los planes para el campamento de verano de la Orquesta SEYO- Sistema Europe Youth Orchestra junto a la SJC?

Será una convivencia hermosa, donde nos encontraremos con niños y jóvenes de diferentes culturas e idiomas y esto es gracias al arte. La verdad es que cada nota, cada sonido que en nuestro sistema se siembra tanto aquí como en los rincones del mundo que llevan la frase “El Sistema” es gracias e infinitas gracias a uno de los venezolanos más importantes de la historia como lo es nuestro Maestro José Antonio Abreu.

El Maestro Abreu es quien nos ha encendido hermosamente y nos abrió una puerta a una vida llena de luz, respeto, amor, unión, a través del arte de los sonidos en comunión, que se encuentran y se expanden de manera fulgurante por la orquesta.

Dedicando de mi vida y de cada uno de los integrantes de la Sinfónica Juvenil de Caracas cada nota que hagamos en los escenarios del mundo a nuestro Maestro.