El maestro de la dirección confía en sus gestiones para limar asperezas e impulsar el trabajo de la orquesta, el ballet, los coros, la sinfónica juvenil y del conjunto de música de cámara del Servicio Oficial de Difusión, Radiotelevisión y Espectáculos de Uruguay (Sodre)


Por Várvara Rangel Hill
ESPECIAL PARA VENEZUELA SINFÓNICA

El próximo 24 de febrero el maestro Diego Naser dirigirá el concierto inaugural de temporada de la Orquesta Sinfónica del Sodre (Ossodre), por primera vez, como director titular del conjunto y como director artístico de la institución cultural más importante de Uruguay.

El también violinista asumió el “compromiso” luego de las renuncias de  Martín García como batuta de la orquesta y de Julio Bocca al Ballet Nacional, en 2017, por quejas y desencuentros por la forma de trabajar y aspectos laborales.

Naser confía en sus gestiones para limar asperezas e impulsar el trabajo no solo de la orquesta y del ballet sino también de los coros, la sinfónica juvenil y del conjunto de música de cámara. En conversación con Venezuela Sinfónica, el maestro adelantó detalles de su misión en el seno del Servicio Oficial de Difusión, Radiotelevisión y Espectáculos de Uruguay (Sodre).

-En una entrevista en 2016, publicada en nuestro portal, dijo que la música en Uruguay pasaba unos momentos muy difíciles ¿Qué ha cambiado?

-Estamos frente a una oportunidad enorme, siempre los periodos de cambio son periodos de debilidades pero también de grandes oportunidades, en este momento nos encontramos con una orquesta que está sedienta de tocar más conciertos y de asumir una programación exigente y que territorialmente hablando, abarque diferentes zonas del país y de la capital nacional. Es difícil encontrar a un equipo humano que pide que le exijan más y esto habla del compromiso que se tiene por sacar las cosas adelante y porque la orquesta retorne a sus épocas de esplendor y de gloria, hay amor por la camiseta de la orquesta y por la institución Sodre. Los músicos saben que integran una orquesta que es una de las mas antiguas de la región, de las que gozan de mayor tradición e historia, eso se nota cuando se los escucha hablar de ella.

-¿Qué le hizo aceptar la oferta de ser director artístico y musical de la Ossodre?

-Como lo decía anteriormente “compromiso” es la palabra clave para todo, en este caso se trata además, de la institución más importante relativa al arte en mi país, conozco esta institución desde niño, y además integré la orquesta desde los 17 a los 21 años, época durante la cual fui último de los segundos violines, en otras palabras el último violín. Luego me fui a estudiar y trabajar fuera de fronteras, a Alemania y Austria. Hoy, me emociona mucho recordarme como aquel joven de 17 años orgulloso y nervioso en sus primeros ensayos con la sinfónica nacional y ver que hoy desde este lugar, puedo ayudar a esa misma institución a recorrer caminos más prósperos.

“La sinfónica siempre ha sido parte de la población nacional, esta era la oportunidad de trabajar por profundizar ese relacionamiento histórico”, agregó.

-A un mes del inicio de sus funciones, el pasado 1º de enero ¿Cómo lo recibieron los músicos? ¿Qué ha hecho en este tiempo?

-Aún no me he encontrado cara a cara con la orquesta porque enero es el mes de vacaciones de la misma y este año el reintegro es excepcionalmente a mediados de febrero, pero sí me he reunido con muchos y las respuestas a las gestiones realizadas han sido altamente positivas y alentadoras. En este tiempo hemos revisado y perfeccionado los canales administrativos, canales comunicacionales entre áreas y dilucidamos relacionamientos y distintos términos de referencia contractuales, planificamos artísticamente todo el año 2018 y generamos nuevos ciclos de conciertos, en ese sentido creemos que todo esto era fundamental a la hora de realizar una excelente gestión artística.

-¿Cuál es la visión que tiene como director artístico y musical de la Ossodre?

Creo que la Ossodre tiene la madera necesaria para brillar como una de las mejores sinfónicas del continente, quiero internacionalizarla y que cumpla un fuerte objetivo educativo y de formación de público y jóvenes en nuestro país, todo esto es posible y creo que gran parte de estas metas se verán un poco más cerca luego del ejercicio y temporada de conciertos 2018. La música como factor educativo y transformador de vidas y espíritus estará transversalmente presente durante toda mi gestión artística al frente de la principal orquesta del país.

La música como factor educativo y transformador de vidas y espíritus estará transversalmente presente durante toda mi gestión artística al frente de la principal orquesta del país.

-¿La orquesta trabajará de la mano con los otros cuerpos estables del Sodre?

 

“La Ossodre en 2018 romperá paradigmas y se posicionará entre las mejores orquestas del continente”, remató.

El Sodre es una institución polifacética y vasta, tenemos al Coro Nacional, al coro infantil nacional, al conjunto nacional de música de cámara, al ballet nacional, la orquesta juvenil nacional y la orquesta sinfónica nacional.

“La sinfónica nacional -continuó el maestro- se encuentra en el centro de todo porque todos los espectáculos requieren de música y en el caso de la orquesta juvenil, debemos tener una comunicación y ascendencia formativa naturales sobre nuestros jóvenes músicos, a partir de este año 2018 vamos a explotar al máximo nuestras posibilidades y buscaremos todos los canales posibles en pro de la formación de los chicos, brindándoles también oportunidades para realizar sus primeras armas a nivel profesional”.

“La Ossodre en 2018 romperá paradigmas y se posicionará entre las mejores orquestas del continente”, remató.

 

-¿Qué proyectos, planes y sueños le gustaría llevar a cabo con la Ossodre?

-Sueño con llevar a la Ossodre a la noche de los Proms de la BBC de Londres, en el Royal Albert Hall, realizar salidas internacionales todos los años, interactuar con la juventud nacional en el campo educativo de manera trascendente y profunda. Sueño con una orquesta moderna y adaptada a la tecnología de la época, estamos trabajando en todos estos aspectos y este año la Ossodre volverá a tener una primera e importante presentación internacional luego de casi tres décadas.

“Tenemos un equipo de trabajo muy bueno, haremos cosas muy importantes por la Ossodre”, recalcó Naser.

-¿Qué puede adelantar de la temporada de 2018?

-Puedo adelantar que cerraremos el ciclo de las sinfonías de Beethoven y Brahms. Haremos un concierto monumental para festejar el cumpleaños de la orquesta el día 1° de junio, donde pondremos a unas 200 personas en escena y a todos los elencos de la institución con la mezzo Nancy Fabiola Herrera haciendo la Tercera sinfonía, de Mahler; inauguraremos un nuevo ciclo de conciertos fuera de nuestra casa, en la sala Nelly Goitiño, otro auditorio de la ciudad, prácticamente realizaremos un concierto didáctico por cada concierto sinfónico programado. Homenajearemos a Rossini con muchas de sus oberturas, pondremos en escena a la Viuda Alegre junto al Ballet Nacional y presentaremos la ópera Madama Butterfly, a fines de noviembre.

-¿Cómo combinará su compromiso con la Ossodre y la West-Eastern Divan Orchestra?

-Continuaré viajando y presentándome internacionalmente ya que es fundamental para una orquesta, tener un director que se nutra de nuevos conceptos y aprendizajes regresando luego a volcar todo eso en los ensayos.

“De todos modos si bien continuaré con una agenda internacional nutrida, aún no tengo claro eso, de todos modos West Eastern Divan es como una familia de la que uno es parte y eso no se rompe aunque uno no pueda asistir por un tiempo debido a determinadas circunstancias, el maestro Barenboim ha logrado que entre todos, conformemos una familia muy unida”, aseguró el director.