Por Roberto C. Palmitesta @RPalmitesta | Especial para @vzlasinfonica

El incansable, inalterable e inspirador Gerry Weil dará un concierto de piano solista o “recital muy especial de piano”, como el mismo dice, este jueves 16 de agosto a las 7:00 pm en el Centro Cultural BOD. Desde un principio, este maestro del piano de origen austríaco pero más venezolano que la arepa, deja claro entre risas que en la velada, “el protagonista es el piano y no Gerry Weil”. El público podrá disfrutar desde obras de Bach, jazz contemporáneo, música tradicional venezolana y hasta versiones muy originales de temas compuestos por integrantes de The Beatles.

Voy a abrir el concierto con un Aria y 5 variaciones de Bach, quien para mi es el padre de la música en occidente, es una puerta al cielo. Esta obra es música terapéutica que escribió Bach a petición de un amigo de él que era clavecinista, y cumplía la función de  aliviar momentos de pena, pero cuenta la historia que no solo se aliviaron quienes lo escuchaban, también se les quitaban las penas. Yo la descubrí y me enamore de esta obra, está tan hermosamente escrita que tiene efectos curativos cuando uno la estudia. He escuchado varias versiones y la de Barenboim me gustó mucho, pero yo voy a hacer algo diferente”, explicó Gerry Weil.

El pianista, quien además ha formado a la mayoría de los mejores pianistas venezolanos del jazz, recuerda que cuando descubrió dicho género musical cuando vivía en Austria prácticamente enloqueció: “Descubrí una fuente de vida, me gusta el jazz porque es un camino totalmente abierto y es tan mágico que no lo puedo expresar bien con palabras, yo mejor lo explico tocando y en parte para eso es el recital de este jueves”.

El siguiente segmento del concierto estará dedicado al jazz, desde lo más clásico, hasta lo más venezolano, con temas como  “All right, ok, you will”, donde también va a cantar o “El Reencuentro”, que actualmente tiene un video rotando en redes sociales tocado a dos pianos junto a su discípulo Baden Goyo y que también tiene elementos del blues.

“Luego abro la mente con algo más experimental, con una composición frente al público, en la que la gente será parte y podremos compartir. También tocaré una versión muy particular de Blackbird de Paul McCartney, muy libre y muy bonita. Después viene una suite criolla para piano, formada por  temas como Caballito frenado, Caracas a las 11, Hondo y raíz, donde se muestran distintos elementos de la música tradicional venezolana”, añadió.

“Para este concierto yo estaba  buscando un repertorio que me haga feliz, hay muchas cosas que quiero mostrar. Interpretaré un tema que compuse una cuando vivía en las montañas de Mérida, pero que es un golpe mirandino – tuyero. Al final voy a cantar mi versión de Imagine de John Lennon, donde uso mi voz solo como referencia y es una versión muy libre”, destacó.


El maestro enfatiza en sentirse “bendecido” por tocar el piano, que para él es un instrumento “perfecto” y que “todo lo puede alcanzar”. Todavía queda mucho Gerry Weil para rato y su música seguirá llenando los corazones de los venezolanos.


 

El pasado 11 de agosto viene de cumplir 79 años de edad, pero su espíritu libre y jovial se mantiene intacto, ya quisieran muchos jóvenes de hoy en día tener la personalidad y el sentido del humor que conserva el maestro Gerry y en este sentido manifiesta sentirse: “agradecido con la vida, estoy muy feliz con mi vida y con mi familia, y con todas las cosas que he podido hacer, manteniendo mis locuras (risas) y me alegro de poder ayudar y enseñar a otros, no me puedo quejar”.

El ser consultado sobre el futuro del jazz venezolano y las nuevas generaciones, Weil habló de algunos de sus alumnos y compañeros de banda y aseguró que hay mucho porvenir: “Cuando quienes editaron el libro que sacó Banesco sobre el nuevo país musical, me pidieron que nombrara cuatro músicos debajo de los 30 años de edad que representen el jazz venezolano y su futuro, y yo dije: Linda Briceño, Freddy Adrián, Baden Goyo y Eric Chacón”.