LIMA (Sputnik) — La orquesta sinfónica Lima Symphony Project es una iniciativa que busca estrechar lazos entre inmigrantes venezolanos y la sociedad peruana, y que luego de desarrollar un «flashmob» con el auspicio del ACNUR, tiene pendiente un concierto en la capital de este país.

mundo.sputniknews.com

«La idea principal con el (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) ACNUR era realizar un concierto y un flashmob por el Día del Refugiado; hicimos el flashmob y ahora el concierto está pendiente porque queremos ver si empresas o bancos se animan a apoyarnos», dijo a Sputnik el director musical de Lima Symphony Project, Marnix Willem Steffen.

El 20 de junio, fecha conmemorativa del Día del Refugiado, Steffen, un director holandés radicado hace ocho años en Lima, sorprendió a los medios locales al dar sin previo aviso un concierto al aire libre o flashmob. Éste tuvo lugar en el Gran Terminal Terrestre del distrito de Independencia, donde diariamente llegan autobuses con personas venezolanas que han decidido emigrar. Allí, la orquesta de Steffen tocó para todos los venezolanos que arribaban por primera vez a la capital de Perú.

Por otro lado, hubo un detalle adicional: la orquesta estaba compuesta en un 50% de músicos venezolanos que el director ha ido contactando incluso antes de recibir el ofrecimiento de ACNUR para apoyar su causa.

«Hace un año hice una serie de cuatro conciertos con una orquesta sinfónica en Lima, en la cual solamente tocaban músicos de Venezuela; ACNUR se enteró entonces y buscó el contacto conmigo», explicó Steffen.

Lima Symphony Project es un proyecto creado y dirigido por el músico holandés hace cuatro años. Su esfuerzo por estrechar lazos entre los migrantes de Venezuela y la comunidad peruana se alimenta del gran nivel de los músicos llegados del país caribeño.

«Creo que [la adaptación de los músicos venezolanos] no ha sido tan difícil porque en Venezuela el sistema es mucho más avanzado que en otros países de Sudamérica. Siento que para muchos países a donde llegan son como una bendición porque traen un nivel muy bueno», dijo Steffen.

Entre los cerca de 40 músicos que componen su orquesta, el ánimo por apoyar la integración entre migrantes y ciudadanos peruanos es constante, aunque limitado por las dificultades de conseguir un trabajo en un país nuevo.

«Yo nunca he visto a nadie que le diga a un músico venezolano que no puede tocar por ser venezolano. Eso no sucede. Sin embargo, conseguir un trabajo fijo es difícil para los músicos de acá o los extranjeros», dijo el director.

Lima Symphony Project prevé anunciar nuevas actividades que permitan que el arte sirva para el entendimiento entre quienes llegan y quienes tienen la tarea de acogerlos.