Leo Blanco dedica concierto “A la salud de los músicos”
Por Roberto C. Palmitesta | @RPalmitesta
ESPECIAL PARA @vzlasinfonica

El pianista venezolano Leo Blanco es sin duda uno de los mejores del mundo sobre todo en el campo de las fusiones entre el jazz, la música tradicional venezolana y el Word music, tomando siempre elementos étnicos de diversas culturas, porque además es un compositor brillante. Discos como “Africana Latina” y “Roots and effects” le han dado la vuelta al mundo, recibiendo excelentes críticas.

Vale recordar que en 1997 se convirtió en el primer latinoamericano en ganar el prestigioso Boston Jazz Society Award y un año después recibió el Premio Billboard Grant por su compromiso y contribución a la sociedad a través de la música. Actualmente, es docente del Berklee College of Music, una de las casas de estudio dedicadas a la enseñanza musical más importantes del mundo.

Pero la fama y el reconocimiento internacional no le han impedido mantener contacto con su Venezuela natal, porque para él su país “fue su primera casa de estudios y el lugar que me ha dado las enseñanzas musicales más importantes”. El pianista últimamente ha estado enfocados en sus causas sociales, dedicando parte importante de su tiempo en dar conciertos para recoger fondos que son destinados a comprar medicamentos y alimentos para los niños que sufren la crisis económica.

“Tengo la responsabilidad de contar lo que sucede en mi país, además nosotros los músicos somos parte de la comunidad, la integramos y no podemos ser ajenos a lo que pasa en nuestro alrededor.  Como artista uno siente la frustración de la gente, si yo fuera médicos estaría en un hospital haciendo lo imposible por salvar vidas, si fuera arquitecto estaría diseñando viviendas o centros de salud, pero yo soy músico y la música eleva el espíritu y eso ayuda, pero además uno tiene que informarse sobre lo que sucede y cómo uno puede contribuir a mejorar la situación”, expresó Leo Blanco.

El artista señala que últimamente sus conciertos han tenido una función más social, “dedicados al aspecto humano, espiritual, subjetivo, buscando un apoyo más concreto en cuanto a ayuda humanitaria, en EEUU ya he dado 3 o 4 conciertos para recabar fondos con la iniciativa Music Aid 4 Venezuela”.


Siguiendo con su causa, el miércoles 18 de julio dará un concierto en el Centro Cultural BOD titulado A la salud de los músicos, cuya taquilla en su totalidad será donada a los músicos que sufren serios problemas de salud y que no tienen recursos para pagar sus tratamientos.


En el concierto Blanco se presentará en un formato de trío, contando con Carlos Nené Quintero en la percusión y con Carlos Rodríguez en el contrabajo. El repertorio estará conformado por temas de su discografía, así como por obras de grandes maestros venezolanos como Aldemaro Romero, Simón Díaz y Otilio Galíndez.

Este será el primer concierto de Blanco desde el año 2013, cuando se presentó en el Centro Nacional de Acción Social por la Música, junto a una de las orquestas de El Sistema, interpretando un concierto escrito por él mismo para Trío de jazz y orquesta. “Me siento muy contento por volver a tocar en mi tierra, es algo que tiene otro tinte y además nuestro público siempre está muy metido con la música, es abierto a los géneros, le gusta las propuestas que uno trae, las fusiones y sobre todo las propuestas nuevas”, subrayó.

Con la iniciativa de los conciertos Music Aid 4 Venezuela, Blanco y su equipo han recabado una cifra importante, gracias a la cual se han podido enviar medicinas y alimentos como fórmulas para niños, además lograron cubrir un año de tratamiento para unos hermanitos de 10 años de edad que sufren de VIH.

Blanco considera que los conciertos que ha dado en EEUU “no son solo para recolectar, también para hablar sobre la crisis que vive Venezuela. A mis estudiantes en Berklee también les cuento lo que sucede. He tenido músicos de Israel, Palestina, Rusia, EEUU así como de diferentes países de Latinoamérica y Europa, y a todos les hablo de nuestra problemática, porque como músico tengo una responsabilidad y yo les enseño música no solo para ser famoso o hacer dinero, uno como artista también tiene una función social”.

Destacó que sus actividades no tienen tinte político, son netamente humanitarios y solidarios con los más necesitados, sea cual sea su forma de pensar. También lamentó que existan artistas que se aprovechan de la crisis para hacer fama o buscar promocionarse.

Pero Leo Blanco es incansable y sus energías también han estado dirigidas a hacer música. Entre sus planes futuros destaca un disco que grabará a dúo con el violinista zuliano Alexis Cárdenas: “Estoy terminando de editar  y mezclar el disco, el cual desde ya es uno de mis favoritos entre todos los que he grabado, existe una gran fluidez entre los dos. Este proyecto lo comenzamos hace ocho años, pero no lo terminamos de grabar, en esa oportunidad solo grabamos 6 u 8 temas, yo tenía los masters, se los pasé a Alexis, los escuchó y le gustó tanto que vino a Boston hace 4 meses para terminar de grabar”.

Al ser consultado acerca del éxodo de tantos músicos venezolanos que militan en toda clase de géneros musicales, el merideño considera que es un hecho lamentable por un lado, pero por el otro ha sido muy positivo, porque ha permitido que las diferentes manifestaciones musicales de Venezuela se expandan por el mundo y que ejerzan influencia en otras culturas: “Un fenómeno similar sucedió en con Broadway como consecuencia de la recesión, y luego en Hollywood tras segunda guerra mundial, los inmigrantes dieron un gran impulso al arte y eso está empezando a pasar con Venezuela, pronto se van a ver resultados”.

Leo Blanco dedica concierto “A la salud de los músicos”