Lauren Conklin, la talentosa y conocida violinista de Nashville, Tennesse, da un gran paso en su ya exitosa carrera al lanzar su primer EP en solitario: Water Music. 

Está compuesto por cuatro pistas increíbles: The One Finger Song, Black Lake, Nashua y Mako. Todas son composiciones originales y ofrecen una combinación intrigante de world music, música country, bluegrass, newgrass, folk e incluso pop. Fue producida por la propia Conklin, editada por Benjamin Johnson y Erik Coveney, mientras que la mezcla y masterización fue realizada por Sean Spence en Blue Grotto Studios. Para sorpresa, Lauren es fanática de la música tradicional venezolana, admira el trabajo del maestro Eddy Marcano y sueña con venir a tocar en el territorio nacional, así como hacer submarinismo en nuestras costas.

En el pasado, Conklin ha trabajado con artistas en una variedad de géneros, incluyendo estrellas como Miley Cyrus, Lonestar y para la serie de televisión ABC: Nashville. También es una reconocida compositora y arreglista a la que le gusta experimentar con una amplia gama de sonidos. Ella cree que los límites no existen en la música y le encanta improvisar, inclusive, una de las cosas que la hace tan especial es su sonido apasionado que evoca tantas emociones. Al mismo tiempo trabaja activamente en la conservación de los océanos, inclusive parte de lo recaudado con las ventas del EP será destinado a financiar campañas de concientización. 

“La música en mi primer EP se siente como una visión general de quién soy como músico: es una mezcla de todos los estilos que amo, todos los diferentes maestros con los que he entrenado, artistas que he escuchado y experiencias vividas y todo eso me ha influido. Si bien bluegrass es la combinación de género más cercana para mis canciones, también hay muchos otros estilos mezclados. Mi forma de tocar tiene mucha influencia celta, y mi escritura tiene fuertes matices newgrass con medidores y teclas mixtas que no encontrarías en el bluegrass tradicional. Esos son los dos obvios, pero hay influencias sutiles que van desde de la música árabe hasta la música latina, el rock and roll y el country moderno. La dirección musical terminó siendo dirigida más hacia lo que se sentía bien para cada canción, tanto para mí como para los músicos, así como para la grabación que por encajar en cualquier género”, expresó Lauren Conklin.

VENEZUELA en el corazón:

Si bien aún no he tenido el placer de visitar Venezuela, su música y su gente tienen un lugar especial en mi corazón. En particular me encanta la música del violinista venezolano Eddy Marcano, y sus grabaciones han inspirado mucho la mía. Su álbum Venezuela en violín, Vol I es uno de mis favoritos, y la pieza Pajarillo me inspiró a combinar estilos clásicos y mundiales en las presentaciones en vivo de varias de mis composiciones originales. Su disco Tarde Tinta está lleno de ritmos y motivos venezolanos que también me han inspirado y me han enamorado aún más de la música de ese país. No podía hablar de Venezuela sin mencionar a su encantadora gente. He tenido el placer de hacerme amiga de muchas personas a través de las redes sociales y espero pronto poder visitar esa tierra llena de música maravillosa, hermosos paisajes y gente amable”.

¿Por Qué Water Music? 

“Muchas de estas canciones nacieron durante largas pruebas de sonido: guardo notas de voz de pequeñas melodías o enlaces en mi teléfono y luego las retomo para escribirlas más adelante. Sin embargo, cada canción tiene una historia específica que la acompaña, y el tema que se desarrolla es el agua. Amo el océano y todo lo que vive en él, y me apasiona la investigación y conservación del océano. ¡Espero poder devolver mi inspiración donando una parte de todas mis ganancias musicales para ayudar a salvar los océanos!”, explicó la violinista.

Lauren Conklin comenzó sus estudios musicales a la edad de 6 años dentro del universo de la música clásica, pero más tarde fue seducida por los sonidos de diferentes estilos, especialmente el bluegrass y el country (lo cual es natural porque su ciudad natal es Nashville, Tennessee), llegando a participar en varias competencias y festivales. También disfruta explorando géneros como jazz, pop, música tradicional venezolana, world music e incluso rock, pero sin dejar de lado su pasión por la música clásica y de cámara.  Todas estas influencias están presentes en los ritmos y estructuras melódicas de sus composiciones originales.