Luego de dos años de ausencia en la escena nacional, el venezolano, actual director musical de la Joven Orquesta de Filipinas, guiará a la Sinfónica Juan José Landaeta por piezas de Verdi, Haydn y Beethoven

Por Várvara Rangel Hill | @VarvaraRangel ESPECIAL PARA @Vzlasinfonica Foto Luiza Dorneles

La Sala Simón Bolívar del Centro de Acción Social por la Música (Caspm) recibirá este viernes 13 de julio de 2018 a uno de los prodigiosos hijos del Sistema, el director carabobeño Joshua Dos Santos, que tiene una parada en Caracas como parte de su Tour por Suramérica 2018, con orquestas de Uruguay, Argentina, Venezuela y próximamente Chile.

El batuta venezolano, actual director musical de la Joven Orquesta de Filipinas (OFY, por su sigla en inglés), regresa luego de dos años a la escena nacional de la mano de la Orquesta Sinfónica Juan José Landaeta, con la que se presentará a las 4:00 pm, para interpretar la Obertura Nabucco, de Giuseppe Verdi y el Concierto N° 2 para Violoncello y orquesta en Re Mayor Job. VIII b: 2; Op. 101, de Joseph Haydn, que contará con la participación de Juan Figuera como solista. Luego del intermedio, tocarán la Sinfonía N° 3 “Heroica” en Mi bemol Mayor, Op. 55, de Ludwig Van Beethoven.

A sus 33 años de edad, Dos Santos se considera un “joven director” en búsqueda de orquestas que confíen en su batuta para “construir” juntos una identidad. Dice estar “cansado de dirigir orquestas que suenan como otros directores”.

En esta breve estancia por Caracas, el director revela detalles de sus pasos por esta parte del continente y sostiene que quiere hacer más por la música sinfónica en Venezuela.  

–  Viene de recorrer varios escenarios en esta parte del continente ¿qué le ha dejado este periplo en el ámbito musical y personal?

-Estoy muy contento por esta primera gira por Suramérica, ha sido una gran experiencia. En lo musical puedo decir que he conocido nuevas orquestas, pude hacer mi debut como director en Argentina y he podido tener una visión más amplia de lo que está sucediendo musicalmente aquí en América del Sur. Por otro lado, venir a Venezuela ha sido lo más espectacular de todo la gira, encontrarme con tantos generaciones haciendo música y tener la oportunidad de ensayar con la (Orquesta) Juan José Landaeta ha sido un verdadero honor. Me he planteado regresar nuevamente y con más frecuencia.

–  ¿Cómo fue el encuentro con estas orquestas y los públicos de la región?

-Cada orquesta tiene una personalidad distinta. Las orquestas en Suramérica están pasando por un proceso de renovación, muchos jóvenes músicos están ganando posiciones en  las orquestas profesionales y esto hace que varias cosas estén cambiando. En Uruguay ya he dirigido varias veces y el público siempre es muy generoso ahí. En Argentina me quedé realmente sorprendido porque hubo bastante audiencia en los conciertos, yo realmente no lo esperaba.

DE VUELTA EN CASA

-¿Cómo ha sido el reencuentro con el Sistema mediante la Orquesta Sinfónica Juan José Landaeta?

-Creo que no hubiese podido ser mejor. Desde el principio mi idea de venir era apoyar a las nuevas orquestas y nuevas generaciones de músicos que están haciendo vida en el Sistema actualmente. Por supuesto, me hubiese encantado trabajar también con la (Orquesta) Simón Bolívar (ambas) pero el tiempo era muy corto y fue muy difícil logísticamente coordinar esas actividades.

–  La orquesta es muy buena. Está conociéndose y definiendo su personalidad, es un proceso muy lindo que es completamente normal en el Sistema.

–  ¿El programa que interpretarán el viernes tiene algún significado especial para usted?

-La verdad es que no. El programa fue elegido para impulsar el nivel de la Orquesta Juan José Landaeta. Lo importante era que fuese bueno para ellos musicalmente.

–  ¿Qué opinión le merece esta orquesta que dirigirá el viernes formada en su mayoría por integrantes de las extintas sinfónicas Teresa Carreño y de Caracas?

–  La orquesta es muy buena. Está conociéndose y definiendo su personalidad, es un proceso muy lindo que es completamente normal en el Sistema.  Lo que pasa es que antes se daba principalmente en las orquestas del interior y no pasaba en las principales orquestas de Caracas. Ahora está pasando acá y hay que asumirlo como por muchos años lo han asumido las orquestas del interior del país. Por otro lado, creo que la etapa de la Teresa Carreño y la Juvenil de Caracas hay que superarla. La orquesta (Juan José Landaeta) yo diría que está conformada 80% por gente nueva y no por antiguos integrantes de las orquestas ya mencionadas.

–  En otra entrevista me dijo que habían sido “muy egoístas” con el Sistema ¿qué hace para resarcirse con el programa? ¿Al Sistema le faltan los músicos que formó y ahora recorren el mundo?

– Yo tenía la disponibilidad de venir y lo comuniqué al Sistema, ellos se encargaron de decidir qué iba a hacer. Qué se pueden hacer más cosas ¡Por supuesto que sí! Creo que una sola vez no es suficiente y tengo que buscar la manera de regresar con mayor frecuencia.

– Ya usted no es una joven promesa de la dirección ¿Hacia dónde enrumba su carrera como director, como músico?

– Creo que en el ámbito de la dirección de orquesta sigo siendo un joven director, eso me da una ventaja y es que tengo oportunidad de construir. Estoy un poco cansado de dirigir orquestas que suenan como otros directores, ahora estoy en la búsqueda de orquestas que quieran confiar en mí, construir un sonido y una identidad, tal como lo hizo el maestro José Antonio Abreu aquí en Venezuela hace 43 años.  Eso es exactamente lo que estoy haciendo en Filipinas y estoy bastante seguro de que gracias (esta oportunidad) en algunos años, la orquesta será un digno representante musical de ese país.

– Luego de este concierto ¿cuál es su próxima parada?

– Sigo para Chile, donde el próximo 21 de julio estaré con la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Concepción y de ahí, salgo corriendo a Filipinas, a empezar los preparativos de la Gira a Qatar con la Joven Orquesta de Filipinas.

– Antes de continuar la gira ¿tiene alguna otra actividad en Venezuela?

– No, estaré solo con la Juan José Landaeta y luego viajo a Chile.