Jazz, el séptimo álbum de Queen, probablemente sea el más original y variado, resultado de una época de creatividad y experimentación de la banda de rock.

Vía: elpais.com | 

Esta obra musical, considerada como el apogeo de su heterogeneidad musical, fue el primer álbum grabado fuera del Reino Unido. Los Mountain Studios de Montreux (Suiza) y los Super Bear Studios de Niza (Francia) acogieron a la banda durante el verano de 1978 para que grabaran las 13 canciones que conforman el reconocido álbum. Este sería el último disco producido por Roy Thomas Baker, su mítico productor de los setenta. Jazz es la nueva entrega de The Queen collection, que llega este domingo a los quioscos (9,95€) y está también disponible en la web de Colecciones de EL PAÍS.


Al igual que ocurre con todos los discos de la banda, Jazzcuenta con una selección variada y curiosa de canciones y estilos, reflejo de su creatividad y causa de su gran éxito internacional. El elepé se publicó en el Reino Unido en noviembre de 1978 y pocos días después en Estados Unidos. Llegó a ser el número 2 de las listas y alcanzó ventas de disco de oro.

Don’t stop me now, compuesta por Freddie Mercury, es el gran himno del álbum. La versatilidad y la combinación de estilos queda reflejada en la que es una de las canciones más recordadas y características de la banda. Comienza con un solo de Mercury al piano al que se incorpora Brian May con su guitarra ofreciendo un cambio de ritmo frenético. Fue su coreado estribillo el que convirtió al tema en uno de los más solicitados por el público. “Fue escrito desde la perspectiva de Freddie de aquella época. Se lo estaba pasando en grande, así que no había que pararle. ¡No se nos pasó por la cabeza pararle! Le salía del corazón, y al mismo tiempo es irónico”, explicaba Brian May, tal y como queda recogido en el libreto que acompaña a esta recopilación de éxitos.

Otro de los clásicos de Queen que componen este álbum es Bicycle race. Su irónica y curiosa letra se inspira en el Tour de Francia. La mezcla de sonidos y estilos vuelve a dar la cara a través de la combinación de timbres de bicicletas con un solo de guitarra. “Bicycle race’ fue una de las ideas locas de Freddie que a mí me parecían que podían ser un disco muy bueno. El Tour de Francia pasó cerca un día, y Fred se lo quedó mirando con un asombro absoluto. Creo que desencadenó algo en su imaginación”, explica Taylor.

Una polémica fotografía

Roger Taylor, batería de la banda, se inspiró en una de las muchas obras que componen el Muro de Berlín para proponer la que sería una de las cubiertas más originales de toda su carrera musical. La ilustración interior corresponde a una fotografía de la banda en los estudios de Montreux, lugar en el que grabaron algunos de los temas junto con su colaborador Peter Hince.Sin embargo, el elepé contaba con otra fotografía en su interior que generó una gran polémica. Se trataba de un póster de chicas desnudas montando en bicicleta en el estadio de Wimbledon en Londres. Dicha carrera ciclista se organizó como acto de promoción del sencillo Fat bottomed girls bicycle race. Tanto el póster como el vídeo promocional trajeron consigo consecuencias imprevistas ya que suscitaron acusaciones de explotación descarada y sexismo.