El violinista venezolano, formado en el Sistema de Orquestas y en la Fundación Mozarteum, prepara su primera producción discográfica

Se formó en el Sistema Nacional de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela, el Colegio Emil Friedman y en la Fundación Mozarteum. Pero Stefano Melillo, violinista, compositor y productor musical graduado en la Berklee College of Music, da el salto a la world music y al pop con su primer disco, que publicará en el segundo trimestre de 2018.

A la medida. Así se llamará la producción discográfica debut de Stefano Melillo, que contará nada menos que con la participación de la cantante y jazzista venezolana Biella Da Costa y del cantautor Daniel Somaroó.

 “Un disco en el que recopilo algunas de las piezas que he compuesto en los últimos años y que me complace decir que han sido hechas a la medida de mis artistas invitados: la gran Biella da Costa y Daniel Somaroó. Por eso quise llamarlo A la medida. Y hay otros invitados quizás más nuevos, pero no por ello menos talentosos, como Lolita de Sola, quien también está a punto de editar su primero disco”, cuenta el violinista, quien agrega que el disco será producido por él mismo y contará con Darío Peñaloza, ingeniero de sonido y ganador del Grammy Latino para las mezclas y mastering.

El primer sencillo llevará el nombre de Juntos, fue compuesto por Stefano junto con su padre Guido Melillo, y mezcla los ritmos caribeños con el violín de Stefano Melillo.

La música ha estado presente en su vida desde que nació por una razón: su padre es el productor musical Guido Melillo y, además de criarlo en su propio estudio, lo inscribió a los dos años en clases de violín. Primero en el núcleo de Montalbán del Sistema Nacional de Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela, después en el Colegio Emil Friedman  donde fue un alumno becado por excelencia musical– y luego en la prestigiosa Fundación Mozarteum.

“Yo toco violín desde que tengo uso de razón”, dice él, que luego se graduó de Escritura Contemporánea y Producción en la Berklee College of Music, en Boston, Estados Unidos.


Y allí, en Berklee, logró hacer realidad tres de sus sueños. El primero: conocer a Alejandro Sanz cuando el cantautor español recibió el Honoris Causa de la institución estadounidense, y luego tocar con él en la ceremonia de los premios Grammy Latino, realizada en la ciudad de Las Vegas en 2013.

El segundo: tocar con A. R. Rahman, el compositor, productor y cantante, quien fuera nominado al Óscar por la música de la cinta Slumdog Millionaire, y con quien compartiera escenario en el Symphony Hall de Berklee en 2014.

El tercero: crear el proyecto Puentes Venezuela, cuya meta era enlazar a Venezuela con Berklee a través de una alianza con el Colegio Emil Friedman, ubicado en la urbanización Los Campitos de Caracas, promoviéndolo con presentaciones musicales con compañeros músicos venezolanos de la Berklee College of Music. 

Para la elaboración del disco destacamos la participación de Alí Tovar (bajo), Rodrigo Gamboa, Alex Mor, Alejandro Carrizales y Luis D’Elias (guitarras), Marco Echeverria (batería), Alexis Soto (percusión), Leonardo Melillo y Josu Ortiz (piano y teclados). 


 “Y lo hicimos con una versión del tema Merengue venezolano, de Rodrigo Riero. Una adaptación de la versión de Encapaya que grabamos en el auditorio del Emil Friedman y que fue publicada en el canal de Youtube de Berklee.”   

 “La idea era conectar a Venezuela con Berklee a través de la música, explica Melillo, que ha tocado además con la cantante de soul Patti Austin; el pianista, compositor y jazzista panameño Danilo Pérez; la cantante y compositora estadounidense Siedah Garret; y el bajista y contrabajista estadounidense John Patitucci.

Y la música continúa siendo su norte. Además de trabajar en la creación de su primer disco, Melillo trabaja en la producción musical publicitaria y de TV. De hecho, formó parte del equipo de Personal Music, una de las mejores casas de producción musical de Estados Unidos, que está a cargo de Alberto Slezynger, cantante, productor, arreglista; y Alexis Estiz; ambos ganadores de galardones de no poca envergadura como el León de Cannes, el Ascap, y el Clio.

“Stefano se distingue por sus producciones musicales. Sus composiciones son elevadas por su gran capacidad artística como multi-instrumentista. Lo que es único e indispensable en su caso es la gran capacidad que tiene como violinista y la combinación de esta destreza con sus producciones”, dice Slezynger.