Vía: www.docenotas.com | Por Joan Estrany

Flórez y Dudamel, dos apellidos indiscutibles de la música clásica del siglo XXI y dos de las aportaciones iberoamericanas más celebradas de las últimas décadas, pisarán los jardines del Castell de Peralada, cada uno por separado, en un margen de apenas 24 horas. Con las actuaciones del tenor peruano y del director venezolano, 9 y 10 de agosto respectivamente, el festival gerundense alcanza el clímax de su XXXIII edición y recibe asimismo a dos de las orquestas invitadas del verano: la Orquesta Simfònica del Vallès y la Mahler Chamber Orchestra.

De sobra es conocida la debilidad del festival por las voces de tenor. Flórez regresa a Peralada cuatro años después de su última aparición por tierras ampurdanesas y lo hace acompañado de la joven soprano Ruzan Mantaskhian (Auditorio de los jardines a las 22 h.). La veteranía del peruano y la prometedora carrera de la armenia se miden junto a la Orquesta Simfònica del Vallès a un programa de corte eminentemente decimonónico, centrado en el repertorio italiano y francés (Donizetti, Puccini y Gounod).

El joven director Guillermo García Calvo, a quien se le ha podido ver dirigir ya en escenarios tan prestigiosos como la Staatsoper de Viena o la Deutsche Oper de Berlin, será el encargado de dirigir a la orquesta barcelonesa, habitual colaboradora del festival. La actuación de Flórez y Mantaskhyan brinda una oportunidad excepcional de poder gozar del presente y el futuro de la ópera. Al siempre exquisito fraseo y la nitidez impoluta de los agudos de Juan Diego Flórez se le une en esta ocasión la savia nueva de la joven armenia finalista del concurso Francesc Viñas. Ruzan Mantaskhyan, apenas en los inicios de su carrera todavía, ya ha debutado en algunos de los principales teatros operísticos de Europa. Junto a sus contrastadas dotes vocales, conviene significar su vis políglota, lo que le permite abarcar sin apuros el repertorio ruso, inglés, italiano, alemán y francés.

Sin solución de continuidad Flórez cederá el relevo a Gustavo Dudamel, quien el 10 de agosto a las 22 h. dirigirá en idéntico escenario, se presenta junto a la Mahler Chamber Orchestra, en dos auténticas joyas simfónicas del romanticismo temprano y tardío: El sueño de una noche de verano de Mendelssohn y la Primera Sinfonía ‘Titán’ de Gustav Mahler. Para la música incidental, a partir de la homónima obra de Shakespeare, la prestigiosa orquesta fundada por Claudio Abbado, contará con la inestimable participación del coro femenino del Orfeó Català, amén de las solistas Mercedes Gancedo (soprano) y Lidia Vinyes-Curtis (mezzosoprano). La actriz María Valverde asume el rol de narradora y su dicción servirá de hilo conductor por el imaginario élfico, onírico y hasta cierto punto lunático, de una obra muy indicada para la actual época de año, como su título indica.

Gustavo Dudamel, aupado a los altares más codiciados de la dirección orquestal desde hace más de una década, no se ha cansado de manifestar su fascinación por la música de Gustav Mahler. Junto a la orquesta que lleva su nombre, el venezolano tendrá la ocasión de atestiguar su devoción con la primera de sus nueve sinfonías. La ‘Titán’ del austriaco será la obra que cierre el concierto posiblemente más esperado del festival, cuando menos entre los aficionados al repertorio sinfónico.

La interpretación de la prestigiosa Mahler Chamber Orchestra se acompañará simultáneamente de proyecciones lumínicas sobre el mismo recinto del parque del Castell de Peralada. La propuesta en formato videoarte corre a cargo de Alberto Arvelo, (director artístico) Gabriela Camejo, (Productora Artística), Miguel Guerrero (Animación de Vídeo Arte) y Nascuy Linares (diseñadora de proyecciones).