La Orquesta Sinfónica Municipal de Caracas (OSMC), gestión cultural de la Alcaldía de Caracas, en conjunto con la Asociación Cultural Humboldt, en el marco de la celebración de sus 70 años, continúa este fin de semana con el Festival Beethoven las Nueve Sinfonía.


Las entradas para este concierto están a la venta en la taquilla de la Asociación, ubicada en la Avenida Jorge Washington cruce con Av. Juan Germán Roscio, San Bernardino.

El domingo 9 de junio a las 4:00 pm en la Sala Alexander von Humboldt, la OSMC dirigida por el maestro Daniel Gil ejecutará la Sinfonía Nº 6 y la Sinfonía Nº 8. La Sexta Sinfonía, llamada «Pastoral», es una de sus pocas obras «programáticas» o «descriptivas» y se encuentra, históricamente hablando, a medio camino entre las brillantes Cuatro Estaciones de Vivaldi. Sin embargo, el compositor con esta obra no pretendía otra cosa que evocar sentimientos.

Por su parte, la Sinfonía Nº 8 en Fa mayor Op. 93 llegó en una época donde Beethoven se vio obligado a enfrentarse a verdades muy penosas acerca de sí mismo, cuando tuvo que renunciar al único amor profundo que había conocido, entre otros acontecimientos y fue ahí cuando compuso su sinfonía más alegre, más despreocupada, una obra totalmente desprovista de las emociones sombrías de su vida.

Para el próximo fin de semana la OSMC interpretará la célebre Novena Sinfonía, en doble función. Sábado 15 a las 3 pm en la Sala José Félix Ribas del Teatro Teresa Carreño y Domingo 16 de junio a las 4 pm en la Asociación Cultural Humboldt, contando con la participación de los solistas Annelia Hernández, Isabel Palacios, Víctor López y Gaspar Colón, junto al Coro de Ópera del Teatro Teresa Carreño, dirigido por el director asistente William González, todos bajo la dirección musical del maestro Rodolfo Saglimbeni. 

De esta manera la OSMC, ofrece al público una de las obras de arte más importantes de la historia de la humanidad. “La novena sinfonía de Beethoven no solo es una de las más grandes obras sinfónico – corales de todos los tiempos, es quizá también una de las creaciones musicales más complejas de la historia, y es algo que no solo se ve en el primer movimiento, también el virtuosismo del segundo, los temas con variaciones del tercero, y la muy novedosa estructura del cuarto movimiento con la inclusión de los solistas y el coro. Además junto al contenido del texto Friedrich Schiller hace que su grandiosidad no sea solo musical, sino también una obra de proyección humana”, explicó el maestro Saglimbeni.